Por qué leo blogs

Cómo un recorrido diario por blogs de negocios pueden ayudar a su empresa
Hillary Jonson

Esta mañana, antes de salir de la cama, un inversionista de riesgo me hizo reír. Por estos días, mi hábito es prepararme una taza de té, acomodarme cómodamente con mi computadora portátil para leer el correo electrónico y seguir la serie de weblogs relacionados con negocios. Hoy el primero que abrí fue VentureBlog, donde David Hornik, socio de August Capital, contaba la anécdota de un emprendedor, en busca de financiamiento, que se comía las uñas durante la reunión.

- Cuando cuento que leo blogs, la gente generalmente dice algo como: “Debe ser agradable tener tanto tiempo libre”. La mayoría de las personas piensan que los blogs son diarios públicos de egoístas que habitualmente hacen comentarios políticos inapropiados y estrepitosos en medio de una comida familiar o que estropean la discusión de un club de libros, o que son aprendices de periodistas que publican historias sensacionalistas sin verificar los datos duros. Y entre los más de 20 millones de blogs que se han creado hasta la fecha, es verdad que hay muchos de ese tipo, y algunos hasta son buenos. Lo cierto es que hace poco que renuncié a mi trabajo para empezar mi propia compañía y no tengo ni un minuto libre. Los blogs de negocios que leo no están escritos por tontos ni tampoco están destinados a ellos. Creo que leerlos es una parte de mi ‘trabajo’, que además es divertida.

- Un grupo de la comunidad virtual de orígenes diversos escribe VentureBlog. He aprendido muchas cosas prácticas en Demo (un sitio de emprendedores) desde cómo acercarme a una compañía hasta no halagar mi propio producto, y ya que aspiro a algún día lograr mis seis minutos de fama en el escenario de Demo, es bueno saber este tipo de cosas.

- También aprendí que sólo 4.2% de los financiamientos de riesgo va a proyectos de mujeres, hecho estimulante que leí en el blog de Kristen Osolind. Ella es la presidenta de Re:invention, una compañía de mercadotecnia de Chicago, que anuncia su blog como “una caja de herramientas para empresas lideradas por mujeres”. Afirmación acertada, ya que si no fuera por este blog, no estaría fantaseando con presentarme en Springboard, una especie como de Demo para mujeres.

- Después seguí las aventuras de Tim Wolters, que cuenta en su blog el proceso completo de cómo comenzar una compañía. Mezcla datos cotidianos como por qué está ubicado en Delaware con consejos de otros y mapas mentales. Por ejemplo, hace unas pocas semanas publicó una especie de software de mapa mental llamado FreeMind que ya estoy usando para crear mis flujos de caja.

- Joe Kraus, presidente de Excite, también está publicando sus nuevos emprendimientos. Kraus actualiza su blog cada dos meses aproximadamente, pero es uno de los mejores para captar las sinergias azarosas que hacen que un negocio sea exitoso, así como esos momentos buenos y locos que suceden en el proceso, como cuando relata que si te encuentras a Bill Gates por primera vez en un baño y te cuestiona si le das la mano o no.

- En un apartado refleja los beneficios de hacer relaciones inesperadas y Kraus comienza citando un consejo de la abuela de su esposa: “Toma una galleta cuando te la hayan ofrecido”.

- El mundo del blog es un lugar sorprendentemente íntimo, amplio y anónimo habitado por todo tipo de criaturas exóticas… ¿o es que el blog saca lo exótico de las personas? Sé, gracias a los datos biográficos de Hornik, que tiene un título en música computarizada en la Universidad de Stanford y otro en criminología de la Universidad de Cambridge. Pero gracias a su blog también sé que le encanta la lucha libre, y que su hijo de nueve años se disfrazó de Danny Zuko, el personaje de Vaselina, en la fiesta de brujas.

- En una era en la que todos hablan de exceso de información, esto podría parecer más de lo que uno quisiera o necesitaría saber sobre un desconocido, pero a mí me parece justo lo contrario: éste es precisamente el tipo de información que me ayuda a decidir a quién quiero escuchar en realidad. Ayer contraté a un ingeniero de software para mi compañía simplemente por una broma que escribió sobre las vacas locas.

- Claro que es cierto que no hay nada como un encuentro cara a cara. Una vez tuve el privilegio de entrevistar a  Meg Whitman, presidenta de eBay, para un artículo que estaba escribiendo para una revista. Fue una de las horas que más influyeron en mi vida, aunque ella estuviera en la típica actitud defensiva frente a la prensa. La experiencia fue algo así como una audiencia con el Papa.

- Pero el encuentro cara a cara tiene también sus límites. En mi último empleo, a menudo se me acercaban jóvenes que empezaban sus carreras profesionales en busca de consejos. Siempre quería sentarme a charlar con ellos, pero me ponía en guardia porque es un encuentro con un desconocido para una charla por primera y última vez.

- Para mí, una mujer que no se graduó en Stanford y que no vive en Silicon Valley, la lectura de los blogs escritos por otros emprendedores me da un acceso inesperado a un grupo de pares virtuales. Y es lo mismo para los dueños de pequeñas empresas.

- Un amigo me conectó al blog de un equipo formado por una madre y su hija que operan Cracked Cauldron, una panadería de Oklahoma. Además de publicar instantáneas sobre las fórmulas de la levadura como si fueran fotos de bebés, las propietarias hablan libremente sobre su propio recorrido y de cómo solían vivir en las calles y qué las llevó a querer empezar con la panadería. No tenían ninguna expectativa cuando comenzaron con el blog, pero gracias a él encontraron un espacio de venta, se conectaron con proveedores, atrajeron clientes y empezaron a  intercambiar correspondencia con otros emprendedores de lugares tan lejanos como Ghana.

- Siempre pensé que la palabra ciberespacio era un tanto forzada. Por más maravillosa que resultara la red, nunca creí que fuera en realidad un espacio. Para mí era simplemente otro medio, otra forma de transmitir las cosas. Una página web no es diferente a una página en una revista o catálogo y los boletines en internet son de alguna manera muy lineales para ser de verdad dinámicos. A menudo se dice que eBay es una comunidad, pero he pasado muchas horas conectada ahí comprando lámparas y sintiendo que lo único que estaba haciendo era ir de compras en pijama.

- Pero ahora siento que hay algo allí. Tan pronto como me sentí a gusto navegando en las complejidades de la ‘blogosfera’, descubrí que volvía una y otra vez a los mismos sitios. Estaba relacionándome, armando redes y moviéndome como si estuviera en un cóctel. Una fiesta grande ilimitada en espacio y tiempo a  la que todos estaban invitados.

- Y hablando de gente interesante con la que no te encuentras en una fiesta, nunca he tenido la suerte de coincidir en espacio y tiempo con Warren Buffett, pero hoy tengo planeado pasar la tarde leyendo sus cartas escogidas a los accionistas.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- Estas cartas no se publican, pero Buffett ha dado permiso a los bloggeros para que permitan su circulación en forma privada. A mí me las facilitó Brad Feld, director ejecutivo de Mobius Capital, que no me conoce. Me gusta su blog en parte porque ambos apreciamos las novelas de Harlan Coben y el programa de TV 24… pero, qué bueno sería que Buffet tuviera su propio blog.

- Copyright © Inc Magazine 2005.

Ahora ve
Pese al tiempo, Salvador Dalí conserva su rasgo más distintivo
No te pierdas
×