Por si las dudas

Las grandes empresas quieren ampliar el plazo de su deuda, pero encuentran pocos inversionistas.
Roberto Campa Zuñiga

Dígase lo que se diga, a las empresas aún les atemorizan los cambios sexenales. Muchas buscaron refinanciar deuda de corto a largo plazo para saltar el riesgo electoral. Pero no todas tuvieron éxito. Unas 15 empresas pospusieron sus emisiones de deuda, en espera de mejores condiciones.

-

Bufete Industrial y Tribasa, están entre ellas. Otras, como Hylsa, IMSA y Desc, optaron por obtener créditos bancarios sindicados en lugar de emisiones públicas.

-

Sólo empresas con socio extranjero y buena calificación de riesgo pudieron emitir nueva deuda. En la Bolsa Mexicana de Valores los corporativos se financiaron o refinanciaron con más de $25,737 millones de pesos. Los mayores financiamientos los obtuvieron Telmex con $10,000 millones de pesos; Telecom, $4,975 millones y Ford Credit México, $1,766 millones. De los recursos captados, “80% fueron para refinanciar deuda, ya que en algunos casos las empresas han pospuesto su expansión hasta que encuentren mejores condiciones” dice Eduardo Uribe, director de calificación de riesgo corporativo de Standard & Poor’s (S&P).

-

Quizá en los primeros seis meses del 2000 haya una oportunidad de salir al mercado a precios accesibles, cuando se perciba menor riesgo electoral. También deberán mejorar las calificaciones de las empresas.  Pero dados los fuertes ajustes financieros que sufre el sector corporativo en México las calificadoras como Standard & Poor’s otorgan grado especulativo a casi 80% de sus portafolios.  “Hemos tenido más bajas que subidas de calificaciones”, comenta Uribe, quien no espera grandes cambios en año próximo. “Quizá haya dos o tres mejoras”.

Ahora ve
No te pierdas