PRD y PRI ahora sí sacarán el freno

Irónicamente, la política que trabó las reformas ahora será su mejor aliada. Madrazo y López Ob

La derrota del pan en los comicios legislativos pone otra traba a los ambiciosos planes de reforma energética del gobierno de Vicente Fox. Sin embargo, existe esperanza de cambios más modestos en electricidad y gas natural, ya que los tres partidos principales de México tienen la mirada puesta en la próxima elección presidencial de 2006.

-

Mientras el blanquiazul perdió terreno, sus dos contrincantes se hicieron más fuertes, aunque ninguno tiene mayoría absoluta en el Congreso. Ello abre espacios para reformas menos drásticas, particularmente en el área de la generación privada de electricidad.

-

Las políticas de energía
Pese a la riqueza petrolera de México, el sector de energía del país está sufriendo una subinversión crónica que ha sofocado la exploración y producción de sus vastas reservas de hidrocarburo y gas. Existen muchas causas: la confianza del gobierno en los ingresos de Pemex, las abultadas y mal manejadas empresas estatales, los techos en los precios y la restricción constitucional en la inversión extranjera. El resultado final ha sido una crisis de varios niveles, que emerge con lentitud y que, sin la inversión apropiada, amenaza la salud de la economía nacional a largo plazo.

-

Un funcionario de la Secretaría de Energía dijo meses atrás que el sector necesita una inyección anual de $20,000 millones de pesos si se pretende que la economía continúe creciendo. En la jerarquía de necesidades de México, la generación de energía está en el punto más alto.

-

Por ejemplo, el consumo de gas natural empezó a exceder los suministros domésticos en 1998, en parte por la decisión del gobierno de alentar el cambio en las plantas de energía a fin de que usen gas como combustible, ya que es más limpio y viene al caso para un país con reservas estimadas que superan a las de Canadá y Estados Unidos. Sin embargo esas reservas –concentradas en la Cuenca de Burgos– han permanecido por largo tiempo en la tierra, forzando al país a depender cada vez más de las importaciones de gas natural para cumplir con la creciente demanda.

-

La brecha continúa avanzando: según se estima, los requerimientos del combustible aumentarán 8% por año, contra incrementos en el suministro de 3.5 a 4%. La Administración de Información de Energía de Estados Unidos (EIA, por sus siglas en inglés) calcula que la demanda total de gas natural en México alcanzará nueve millones de pies cúbicos por día, el doble de la actual.

-

La mejor esperanza para las reformas moderadas puede tener eco en la política. Con un ojo puesto en 2006, el PRI podría adoptar la causa con el fin de demostrar su liderazgo en medio de una crisis de energía eléctrica inminente. El PRD también apuesta, con Andrés Manuel López Obrador, al gran premio y podría querer evitar aparecer como un obstáculo a políticas moderadas.

-

Las advertencias de que México enfrentará fallas oscilantes de los sistemas eléctricos en 2005 podría apresurar a los partidos a empezar a trabajar con Fox para estimular mayor generación privada de energía, así como producción de gas para alimentar nuevas plantas. Eso, a su vez, podría incitar al PRI a retractarse de su oposición a los contratos de servicios múltiples (CSM). Este otoño será un escenario clave de prueba.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

De forma doméstica, el país requerirá cerca de $4,000 millones de pesos al año de inversión en infraestructura de suministro de gas para ir al paso de la demanda, de acuerdo con estimaciones recientes del director de la filial local de Tractabel. México podría también necesitar más conductos para traer gas desde Estados Unidos.

Ahora ve
Maduro responde condecorando a los 13 funcionarios que EU sancionó
No te pierdas
×