Preocupación por el peso

-

El peso mexicano logró sobrevivir tanto el colapso financiero de Argentina como la amenaza de incumplimiento de deuda de Brasil, el año pasado. Pero la preocupación por una potencial guerra con Irak dañará todavía mas la demanda en los EU, que compra el 90% de las exportaciones mexicanas; lo cual esta dañando al peso. La moneda se depreciara mas este año, a medida que la incertidumbre mundial continua y los flujos de capital permanecen moderados. Pobres medidas de reforma estructural están también contribuyendo a esta tendencia.

-

El valor del peso ha caído en un 5.5% en lo que va del año, llegando al límite psicológico de 11 pesos por dólar (el 29 de enero), a medida que los inversionistas buscan otros destinos en tiempos inciertos. Con el dólar mismo cayendo frente al euro, el peso ha caído junto con él.

-

Las tasas de interés se han elevado este año, a  medida que los inversionistas financieros y otros han removido fondos de México. Esto ha deprimido adicionalmente la actividad económica y la moneda. El nivel actual de la tasa líder, CETES a 28 días, es de 8.86%, comparado con 6.98% en Diciembre.

-

Guillermo Ortiz, el gobernador del Banco Central, esta claramente preocupado. Después de años de alabar las virtudes del libre mercado, recientemente admitió que el Banco Central podría tener que intervenir en el mercado cambiario para detener el desliz del peso. Sin embargo, el Ministro de Hacienda, Francisco Gil Díaz, descartó en enero tal intervención, en el Foro Económico de Davos.

-

El Banco Central posee $49bn USD en reservas internacionales, y se puede tomar la decisión de comprar pesos antes de las elecciones legislativas de julio. Una moneda débil y una inflación acelerada no generarán votos para el gobierno. Los precios de los carros y vacaciones en el extranjero, así como de artículos básicos como fruta y vegetales, podría incrementarse en las semanas siguientes.

-

A las compañías multinacionales tampoco les agrada lo que ven. La compra de contratos de futuros por parte de compañías extranjeras, como medida contra una ulterior depreciación del peso, se elevo en enero. En el Mercado de Chicago, el volumen de contratos de futuros del peso comprados fue 12.5 mas alto que el de julio pasado.
El peso esta bajo presión no solo por las tensiones en el Oriente Medio. Inversionistas, directos y financieros, están crecientemente preocupados por:
* Lento crecimiento del PIB. La economía mexicana esta mostrando la debilidad de depender de un sector exportador a la baja, que creció menos del 1% el año pasado, según la Unidad de Inteligencia del “The Economist”. Por ahora, se prevé todavía que el PIB repunte en la segunda mitad del año y registre un incremento del 2.5% para 2003.

-

* Reformas estancadas. Un Congreso dividido ha minado los intentos del gobierno de reformar el sistema tributario y permitir inversión extranjera en el sector eléctrico. Ambas medidas promoverían balance fiscal y mayor inversión. El sector privado esta preocupado que el presidente Vicente Fox tendrá una segunda mitad de mandato más difícil, pues no se espera que su partido -el PAN- gane la mayoría en la Cámara de Diputados, durante las próximas elecciones legislativas de julio.

-

En ausencia de una mayor representación en un Congreso dominado por la oposición (con el  PAN aun más débil en el Senado), es difícil prever la implementación de reformas estructurales en el mediano plazo.

-

* Creciente Déficit Presupuestario. Las reformas estructurales son aun más urgentes pues las bases económicas fundamentales están bajo estrés. El déficit presupuestario, que se ha reducido establemente en los últimos años, repuntó en el 2002 a 1.2% del PIB (de 0.7% en 2001), según la Secretaría de Hacienda.

-

* Inflación creciente. La inflación a finales de año creció a cerca del 5.7% el año pasado, en comparación con el 4.4% en 2001, aunque la tasa debería disminuir este año.

-

Mientras tanto, exportadores como la acerera Grupo IMSA han urgido al Banco central a permitir el desliz de la moneda. Los salarios manufactureros en México se han elevado a un ritmo casi al doble de la tasa de inflación y ahora ganan diez veces mas que sus contrapartes asiáticos. Esto ha minado la competitividad de México cara a cara sus contrapartes asiáticos, poniendo adicional presión sobre el sector manufacturero.

-

Traducido por: Gerardo R. Herrera Villanueva

Ahora ve
No te pierdas