Presidente huérfano

-
Alfonso Zárate*

La renuncia de Felipe Calderón a la Secretaría de Energía deja huérfana, sin partido (o casi), a la administración del presidente Fox. La relación de Fox con el PAN ha estado marcada por los desencuentros. Primero, por su decisión de imponer su candidatura al grupo dirigente. Luego, ya en campaña, al crear una estructura paralela, Amigos de Fox, y una vez en la Presidencia por el ninguneo a su partido. Así lo expresó, con ironía, el Jefe Diego: “Vicente es tan democrático que hasta invitó a panistas a su gabinete”.

-

Como presidente nacional del PAN y en el contexto de la campaña foxista, Calderón hizo una advertencia que resultó profética: el PAN podía ganar el poder, pero perder al partido.

-

Los primeros años del gobierno fueron de tensiones entre el Ejecutivo y Acción Nacional. De ahí que el arribo de Calderón al gabinete parecía ser la alianza necesaria para gobernar. Su experiencia y sus amarres con distintos actores políticos expresaban, también, el relanzamiento de la reforma eléctrica.

-

Pero a fines de mayo Calderón se saltó las trancas. El destape organizado por el gobernador Francisco Ramírez Acuña constituyó una indisciplina, excesiva incluso en un gobierno sin orden. El desenlace no podía ser distinto. Lo preocupante son los impactos del deslinde: la salida acentúa la distancia del PAN con el presidente, lo que implica cancelar las expectativas, de suyo pobres, de una mejora en el último tramo del sexenio.

-

Fernando Elizondo —efímero gobernador sustituto de Nuevo León y aún más breve “enlace” presidencial con la CNH—, tiene muy pocas posibilidades de sacar adelante la reforma eléctrica. Las condiciones del Congreso (la oposición a ultranza del PRI), el clima político enrarecido y las dificultades normales para empezar de nuevo, parecen sepultar la posibilidad de reforma.

-

En materia política, otros hechos merecen subrayarse, como el desafío de Ramírez Acuña al presidente. Hay también declaraciones de panistas como Germán Martínez, vicecoordinador en la Cámara de Diputados: “La del presidente Fox es sólo una opinión, pero él no decide quién será su sucesor; no admitimos instrucciones ni dedazos”. El reto y el enojo parecen respuestas a la frustración por un gobierno en franca retirada y al manejo presidencial de la sucesión. De manera irresponsable y sin calcular los riesgos de adelantar los tiempos, el mismo Fox dio el banderazo de salida a la carrera presidencial hace casi un año.

-

Esto no ha sido todo. A ratos parece que la obstinación de Marta Sahagún de reemplazarlo en la Presidencia es un proyecto compartido por Fox. Sólo un botón de muestra: durante la reciente cumbre de Guadalajara se distribuyó el folleto “El pensamiento de Marta”. Para colmo, el nuevo secretario de Energía es esposo de Verónica Ortiz, la directora de la Fundación Vamos México. ¿Marta ataca de nuevo?

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

* El autor es director de Grupo Consultor Interdisciplinario.

Ahora ve
Esto es lo que le falta al Sistema Nacional Anticorrupción
No te pierdas
×