Presisa no se estaciona

Aunque muchos de sus planes de inversión sí han quedado estacionados, la filial de prefabricación
Dora Delgado

Es un panorama que desanima a cualquiera: cancelación de proyectos, recortes de personal y diferimiento de $1 millón de dólares que se pensaba invertir en nueva maquinaria. Sin embargo, el ingeniero Rafael Villaseñor Sierra, director general de Presisa -filial del grupo Gutsa Construcciones-, prefiere hablar de las ventajas que ofrecen las prefabricadoras de estructuras de cemento sobre la técnica de construcción tradicional.

-

La promoción y la búsqueda de clientes potenciales y nichos de mercados es, de acuerdo con Villaseñor, la consigna de estos tiempos económicamente difíciles. Su empresa, por ejemplo, creó el pasado noviembre una gerencia comercial -para soportar una baja en ventas que ya se sentía antes de la devaluación- y, en un sector en donde "mantenerse trabajando ya es ganancia", la compañía firmó contratos por N$20 millones de nuevos pesos para la primera parte de 1995. Sobre las gestiones de promoción que lleva a cabo la empresa, Villaseñor señala: "No importa que no nos den el contrato ahorita, lo importante es que ya nos conozcan y nos tengan en mente cuando surja un proyecto en el futuro".

-

Mientras algunos prefabricadoras rivales han tenido que parar operaciones y otras se mantienen con "trabajitos", Precisa ha encontrado su fórmula mágica en algo tan poco glamoroso como la construcción de estacionamientos. Comenta Villaseñor: "Los estacionamientos, sobre todo en la ciudad de México, son una prioridad a corto plazo si se toman en cuenta los problemas de contaminación y de vialidad".

-

Y a construir estacionamientos se ha dicho: unos 150,000 metros cuadros en los últimos tres años. Ahí esta el estacionamiento de la Universidad Anáhuac -el cual la empresa también opera como parte del esquema de recuperación de capital-, el de la Universidad Iberoamericana, el del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y toda la sección nueva de estacionamiento para Gutsa en el World Trade Center de la ciudad de México -el cual, con cabida para 9,000 autos, es el más grande de la república-. En el interior del país, la empresa no se ha quedado atrás: los estacionamientos de Plaza Cuernavaca y Acapulco, entre otros, están como ejemplos.

-

¿La más precisa? Tal vez no sea la única -de entre los cinco principales prefabricadores del país- que tenga la capacidad de hacer estacionamientos, pero de acuerdo con Villaseñor, "Presisa es la empresa con más experiencia, lo cual se traduce en eficiencia y menor costo". Después de todo, en la prefabricación la ley de la economía de escala rige con más fuerza que en la construcción tradicional. Está técnica utiliza enormes moldes metálicos en donde la mezcla de cemento es vertida para su cocción. A diferencia de la técnica tradicional, en la que los moldes de madera dan para unos cuantos trabajos, los moldes de la prefabricación se pueden utilizar indefinidamente, depreciando la inversión.

-

También ha logrado mejorar sus diseños. Mientras que otros estacionamientos normalmente cubren una superficie de 26 a 28 metros cuadrados por automóvil, Presisa se precia en lograrlo en 2. "Y con eso ganamos 10% más de cajones, con lo que la inversión se aprovecha más", señala Villaseñor. La empresa maneja el concepto de llave en mano, en donde el cliente sólo tiene que dar el terreno y Presisa se encarga de todo lo demás: estudios de terreno, planos arquitectónicos, construcción, etcétera.

-

Hoy por hoy, la construcción de estacionamientos es el rubro más lucrativo de la empresa: 60% de los N$35 millones de nuevos pesos en ventas de 1994. El resto se divide en puentes y trabes para puentes, tanques de almacenamiento de agua, edificios y fachadas para edificios. En su currículum se encuentran, por ejemplo, el puente de la línea nueve del metro elevado capitalino y los seis puentes de la autopista Toluca-Atlacomulco en el estado de México, las trabes (esas columnas que sirven de sustento) sobre el río Tijuana en Baja California, la fachada y estructura del edificio de la Secretaría de Gobernación (en Bucareli), la tienda de Sears en Cuernavaca, Gigante en Querétaro y el Centro Comercial El Parián en Aguascalientes.

-

Mientras espera tiempos mejores, la empresa ha debido ajustar sus costos al máximo. La proyección de N$42 millones en ventas para 1995 se tuvo que ajustar a $35 millones de nuevos pesos. Y a pesar de la cancelación de cuatro contratos, Villaseñor dice que pudieron asegurar otros seis, valorados en N$20 millones de nuevos pesos, para la primera mitad del año. Aunque en años pasados esa cifra sería muy deficiente, en esta época se traduce en "excelente", admite un superintendente de obra de una prefabricadora rival.

-

En los próximos dos años, muchas de las prefabricadoras –existen 27 que son miembros de la Asociación Nacional de Industriales del Presfuerzo y la Prefabricación- van a desaparecer, sobre todo cuando la guerra de precios está a la orden del día. "En estos tiempos, es preferible perder dinero que mantenerte inactivo", añade el competidor. Incluso, las pláticas de fusiones entre empresas son comunes, y Presisa ya estuvo en conversaciones para crear una empresa de mayor tamaño, aunque "por ahora no se ha llegado a ningún acuerdo", asegura Villaseñor.

-

Contactos precisos. No es secreto que en el sector construcción "los contactos" son decisivos, y Presisa no es precisamente la excepción. Le ayuda, por ejemplo, que el ahora presidente de uno de sus principales clientes -Fondo Opción/ Promotora Fusión, sinca del sector inmobiliario-, fuera también presidente de Presisa. Sin embargo, como apunta el arquitecto Fernando Morales Torres, subdirector de planeación de Fondo Opción, aunque el contacto inicial del grupo con la prefabricadora -colaboración que produjo Plaza Cuernavaca y algunos proyectos en Santa Fe- se dio a través de esta relación, la elección de la prefabricadora se definió finalmente con base en el "mejor nivel de precios que nos ofrecieron".

-

Presisa, que ahora utiliza sólo 60% de su capacidad con un promedio de 150 obreros, ha tenido que reducir sus costos al máximo. En octubre, debido a la depresión que ya se sentía en el sector, despidió a 18 personas, y en enero repitió el recorte por igual número. Una inversión de $1 millón de dólares en equipo fue pospuesta y sus inventarios están siendo balanceados entre los pedidos grandes en los que pueden conseguir un descuento y la cantidad mínima que pueden mantener iniciativa.

-

En un sector en donde los proyectos tardan alrededor de seis meses desde su concepción al inicio de la obra, Villaseñor ya se prepara para 1996. Entre otras cosas, puede obtener ya su certificado de calidad ‑una especie de ISO 9000 del sector construcción- que, con un costo de $12,000 dólares, se tuvo que posponer para el próximo año. Con el certificado, que otorga la estadounidense Prestressed Procasted Concrete Institute, Villaseñor espera conseguir su carta de presentación ante la ola de compañías extranjeras que se espera acuda al llamado de la estabilidad económica del país.

-

Además, no desea estacionarse en una sola opción. Hay otras áreas de oportunidad, como el mercado de durmientes de ferrocarril (las bases de cemento que soportan las vías), que se presenta como uno de los más lucrativos. Y aunque algunas prefabricadoras se han dado por vencidas de invertir millones de dólares para lograr diseños adecuados y competir con Itisa -la única que obtiene por ahora los contratos-, Presisa planea adecuar sus antiguos moldes para hacer 50,000 durmientes en 1996, pese a que en 1987 hizo una primera y poco exitosa incursión en el sector. En ese entonces, fabricó 75,000 durmientes que, reconoce Villaseñor, no cumplieron 100% con la calidad. "Lo que planeamos es una aportación modesta, pero sería un comienzo que podría desembocar en la construcción de una nueva planta."

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

La ley de sobrevivencia de los más fuertes en estos días se da con más fuerza en el sector de la construcción. Y Presisa pretende quedarse con un lugar.

Ahora ve
CNDH concluye que hubo “graves violaciones a los derechos humanos” en Nochixtlán
No te pierdas
×