Presuma e invierta

-

¿Se imagina lo bien que sonaría en una reunión social decir cuánto han crecido sus colecciones de antigüedades o de arte?

-

Desde la década de los 50, esta clase de inversión tomó auge y a partir de los 70 ha sido moneda corriente entre las altas esferas sociales. Además de las bondades económicas que podrían derivarse de una buena venta, está el enorme placer de comprar obras y disfrutarlas.

-

Si usted ya tiene como pasatiempo adquirir este tipo de piezas, puede considerarlo como un hobby redituable. Si aún no está familiarizado con este renglón, solicite asesoría en alguna galería de arte. De cualquier forma, es muy importante que se haga asesorar.

-

La curadora Graciela Kartofel señala que si no se tiene dinero para comprar cuadros de los consagrados mexicanos –Diego Rivera, Frida Kahlo, Rufino Tamayo o David Alfaro Siqueiros, por ejemplo– cuyo precio por obra rebasa los $500,000 dólares, se podría apostar por los artistas jóvenes o que aún no han llegado al techo de lo que realmente vale su creación.

-

En ese renglón, Kartofel menciona nombres como Francisco Toledo, Mathías Goeritz, Alejandro Colunga, Naomi Siegmann, Pedro Friedeberg, Manuel Álvarez Bravo y Rodolfo Morales, entre otros.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Además de pinturas, también puede considerar esculturas, fotografías e instalaciones. Tome en cuenta que en este tipo de inversión no contará con liquidez inmediata; además debe tener mucho cuidado al hacerse asesorar para no ser presa de recomendaciones deshonestas. Por otra parte, su mercado de ventas está limitado a conocedores, galerías y casas de subastas.

Ahora ve
Para no quedarse atrás, así se abrió paso Donald Trump entre miembros de la OTAN
No te pierdas
×