Programa de 100 ciudades que muera el ce

Concebido por el malogrado Luis Donaldo Colosio, el programa de 100 ciudades ha tomado un nuevo aire
Virginia Alfaro

Después de múltiples experiencias en materia de desarrollo urbano, el gobierno mexicano rectifica y, con la suma de inversión y participación social, pretende hacer del país un proyecto autofinanciable.

-

Así, con el perfeccionamiento del Programa de 100 Ciudades -"estrategia de desarrollo urbano, regional sustentable y concertado" que surgió en 1992 a iniciativa de Luis Donaldo Colosio, entonces titular de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Ecología (Sedue)-, la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) se propone ahora reordenar los asentamientos humanos y las actividades económicas para detonar el crecimiento en 116 ciudades que se ubican en 907 municipios. De paso, espera descentralizar así a las cuatro grandes metrópolis que han concentrado el crecimiento económico en los últimos años: el Distrito Federal, Guadalajara, Monterrey y Puebla.

-

Por primera vez el gobierno federal parece dispuesto a ceder no sólo la toma de decisiones, sino también la asignación de recursos para el desarrollo urbano, que se trasladará a los otros niveles de autoridad: tanto gobiernos estatales como municipales.

-

Asimismo, el gobierno federal sabe que solo y sin inversiones es incapaz de lograr algo en este terreno, así que está llamando a los empresarios y les asegura que cada proyecto viable que desarrollen en su entidad, localidad o municipio estará garantizado a largo plazo por las diferentes instancias de gobierno.

-

"Para empezar -explica a EXPANSIÓN Luis Javier Castro Castro, director general de Desarrollo Urbano de la Sedesol-, un estudio de la Secretaría de Comercio y Fomento Industrial determina la viabilidad del proyecto. Por ejemplo, hacer un estacionamiento en Guasave, Sinaloa (primera ciudad en la que se está incentivando la inversión privada en este terreno), donde las autoridades municipales y estatales garantizarán que no habrá parquímetros en un plazo razonable, por ejemplo.”

-

Todo sea por descentralizar. Castro ratifica el interés que existe de lograr el objetivo de descentralizar al país y crecer en cada ciudad, por lo que asegura que, para empezar, la Sedesol se convertirá en gestora, incluso para lograr el financiamiento de los proyectos ante la banca de segundo piso.

-

El Programa de 100 Ciudades tampoco descarta la posibilidad de compartir responsabilidades, por lo que también convoca a las diferentes organizaciones sociales -inclusive promueve la formación de un Consejo Ciudadano en el Distrito Federal- para que se comprometan y asuman la planeación y aplicación del diseño urbano de cada ciudad.

-

Y aunque el programa podría extenderse hasta ser de “1,000 ciudades”, por el momento trabaja con 116 y cede la batuta de la conducción a las otras instancias de autoridad y, principalmente, a los empresarios, para que éstos conciban en sus comunidades proyectos autofinanciables, por lo menos de aquí al año 2000.

-

"El programa no es un instrumento estático, sino la base para conducir políticas, para incentivar de manera definitiva la participación social y de la iniciativa privada regional, principalmente", explica Jorge Lepe García, subsecretario de Desarrollo Urbano y Vivienda de la Sedesol.

-

En sus postulados, el Programa de 100 Ciudades no oculta su interés de incorporar la inversión extranjera en proyectos viables en cada ciudad de acuerdo con su vocación, ya sea turística, agrícola, ganadera, comercial o de otro tipo. Por empresarios se entiende a todos y no se descarta ningún tipo de inversión -ni nacional ni extranjera- El enfoque es rescatar la vocación natural de cada ciudad y aprovechar los recursos, la ubicación geográfica de cada poblado y su capacidad de expansión.

-

De acuerdo con Lepe, el interés del sector privado es creciente, "pues por cada nuevo peso que aporta el gobierno federal en el programa, la iniciativa privada da N$1.27 nuevos pesos".

-

El interés empresarial se ha manifestado no sólo en México a instancias de la información que difunde la Sedesol, sino también en Estados Unidos y Canadá. "El año pasado -comenta el subsecretario de Desarrollo Urbano y Vivienda- el congresista Joseph Kennedy invitó a las autoridades mexicanas a que hicieran una presentación en la región de Nueva Inglaterra. La promoción se basó en decirles: ‘¿Quieren invertir en México?, pues no nada más piensen en las cuatro grandes áreas metropolitanas, sino vean todas las opciones que hay y qué les ofrece cada una’."

-

Y añade: "Apoyamos a la Secofi para el desarrollo de un sistema de información computarizado, para promover la inversión extranjera en México, que incluye casi 2,000 áreas de actividad económica”.

-

El funcionario afirma que, en este mismo sentido, se trabaja con la Cámara Nacional de la Industria de la Construcción (CNIC), ofreciéndole la oportunidad a sus socios de que den el brinco para dejar de ser sólo contratistas y convertirse también en empresarios y promotores de proyectos autofinanciables. E informa que ya existe una mecánica para inducir la promoción de empresarios constructores e inversionistas, en el desarrollo urbano a nivel local.

-

De acuerdo con él, ”se tienen detectados proyectos que se quieren hacer a corto y mediano plazo, y ahora todo dependerá del consenso que logren las autoridades locales con la sociedad para Jerarquizar cuáles se hacen inmediatamente y cuáles son altamente autofinanciables".

-

Para concretar estos planes en acciones, en la próxima reunión en Monterrey se llevará a cabo lo que Castro llama un "tianguis de proyectos" ("aunque a la CNIC no le guste mucho ese nombre") en donde habrá stands y cada ciudad tendrá representantes que explicarán sus proyectos. ”Se invitará a la banca para que realice sus promociones y también habrá empresas de construcción especializadas en zonas urbanas", añade.

-

Previamente a ese tianguis, Sedesol reunirá a directivos de la CNIC, funcionarios de Banobras y a representantes de cinco ciudades que presentarán sus proyectos, para estudiar su viabilidad y aplicación en corto plazo. "Nuestra labor es de facilitadores, promotores y gestores -dice Castro-, porque no hay aportación de recursos nuestros en casi todos estos proyectos", y reafirma que lo que el inversionista necesita son garantías y certidumbre para su inversión.

-

"De las 116 ciudades, 95 tienen inscritos sus planes de desarrollo urbano y usos de suelo en el Registro Público de la Propiedad. Esto significa una garantía con vigencia legal para el inversionista", afirma.

-

Asimismo, Sedesol firmó en agosto un convenio de voluntades con la Asociación de Desarrolladores Inmobiliarios (ADI). Con la CNIC, ya existe un convenio de este tipo que podría ampliarse a un binomio con la Canacintra.

-

La raigambre del empleo. Los expertos en desarrollo urbano coinciden en que el empleo arraiga a los ciudadanos en su lugar de origen. Sin embargo, a nivel nacional 17.2% de la población no habita en la entidad donde nació. Además, cuatro urbes -el Distrito Federal, Guadalajara, Monterrey y Puebla- concentran 50% de la población del país.

-

El problema se agrava más al observar el vertiginoso crecimiento poblaciones de ciudades como Cancún, que en el año 2000 habrán duplicado su actual número de habitantes. En este contexto, el programa concebido por Colosio arranca ahora con nuevos bríos y con base en un plan de desarrollo urbano por entidad federativa que, a su vez, refuerza la meta encaminada a la descentralización de las cuatro metrópolis poniendo en práctica el llamado "nuevo federalismo".

-

Lepe añade que el objetivo en esas 116 ciudades -seleccionadas en razón de su potencialidad de desarrollo- es crear un subsistema de centros urbanos que permita tener igual número de polos de atención que incentiven el arraigo de los ciudadanos en su lugar de origen, o por lo menos en su región, para desvanecer la presión sobre las cuatro grandes metrópolis.

-

"Los resultados ya se notan –afirma-. A principios de 1992, cuando inició el programa, 52% de la población urbana se concentraba en esas cuatro metrópolis, ahora es el 50%. Esperamos un avance más rápido de aquí en adelante."

-

En el país existen alrededor de 150,000 comunidades que tienen desde 50,000 hasta seis o siete millones de habitantes. "Es imposible atenderlas con eficacia -reconoce Lepe-, pero si iniciamos con las cuatro metrópolis y las 116 ciudades, cubrimos todo el mosaico nacional desde el punto de vista regional. Así, cada una tiene un subsistema de pequeños centros urbanos que hace su vida económica, política y social alrededor de estas ciudades. De esta manera no sólo crean su propio desarrollo, sino que lo difunden a una región que a veces rebasa hasta el ámbito estatal para hacer alianzas interestatales."

-

El ordenamiento territorial permite optimizar recursos disponibles con objetivos muy definidos de mejoramiento de la calidad de vida de todos los ciudadanos; "ésta es la meta toral del reordenamiento", afirma el subsecretario de Vivienda y Desarrollo Social.

-

El punto de vista del inmobiliario. Las intenciones del Programa de 100 Ciudades son buenas. Sin embargo, se enfrenta a la tendencia de la inversión, que responde a un esquema centralizado de decisiones. Víctor Lachica Bravo, director general en México de Cushman and Wakefield, firma multinacional de corretaje de inmuebles industriales y para oficinas, opina que los grandes corporativos internacionales quieren tener sus oficinas matrices en donde se toman las decisiones. "Y los grandes negocios –considera- se hacen en ciudades centralizadas: México, Monterrey y Guadalajara, en ese orden."

-

Lachica dice que, además de ésas, otras ciudades que tienen éxito son las aledañas al Distrito Federal, y añade que las principales características que hacen atractiva a una ciudad son: un buen nivel de mano de obra, acceso a las principales ciudades (con alto consumo de productos), incentivos fiscales y administrativos, entre otras.

-

Por su parte, José Manuel Agudo Roldán, director de Softec, empresa de análisis financiero del sector inmobiliario, abunda: "Todas las ciudades medias en la franja fronteriza tienen perspectivas de progreso mayores, porque la devaluación les da mayor fortaleza. Si encuentran financiamiento del Banco de Desarrollo de Norteamérica tendrán más alternativas que el resto del país".

-

Para Agudo, las 29 ciudades más grandes de México -incluyendo las capitales, que crecen a un ritmo de 4 a 6% del Producto Interno Bruto (excepto el Distrito Federal)-, se pueden dividir en tres rubros:

-

    -
  • Al norte, las que son eminentemente agrícolas y "con ecología de progreso". Colindan con el Pacífico y, entre otras, se encuentran: Ciudad Obregón y Culiacán.
  • -

  • Las segundas se ubican al centro. "Su participación minera ha bajado, se ha complicado la ganadería y sólo les queda el turismo, o bien compiten por ser una atracción industrial, como San Luis Potosí".
  • -

  • Las terceras, particularmente las del sureste, como las ciudades de los estados de Oaxaca Chiapas "tienen una complejidad mayor; requieren de más participación federal para que empiecen a generar riqueza y empleo. El resto de las ciudades periféricas centra su valor en el turismo".

-

El director de Softec considera que el método de desarrollo de cada estado no se hace por decreto y afirma que el gobierno debe recordar la parte esencial del crecimiento, que para él es "el mercado, la ley de la oferta y la demanda".

-

Para otros representantes del ramo inmobiliario, la existencia de mano de obra tecnificada es una condición básica para arraigarse en una ciudad. Y no sólo eso. "Una ciudad atractiva debe contar con infraestructura, servicios, comunicaciones, carreteras para transporte pesado, y tener una vocación natural para la industria, pues arraigarse no es cuestión de iniciativa individual", afirma Lorenzo Aldana Echeverría, director general de Inmobiliaria Absa y consultor en materia de bienes raíces.

-

Por otra parte, tanto Agudo, de Softec, como Víctor Borrás Setién, director hipotecario adjunto de Grupo Financiero Bancomer, consideran que la edificación de viviendas es un buen elemento para emprender el crecimiento de una ciudad, pues se trata de un bien necesario que actualmente tiene una demanda de seis millones en todo el país, principalmente de nivel popular o económico. Esto, sin menospreciar la necesaria creación de condiciones para el desarrollo de la industria y el comercio.

Ahora ve
Este país identifica a cada ciudadano en las calles en apenas segundos
No te pierdas
×