Pronósticos huracanados

Wall Street tiene miedo. Los grandes golpes económicos que los huracanes dejaron como saldo y el pr
Paul A. Samuelson

En los tiempos clásicos de Grecia y Roma, persistía la superstición de que -“los truenos a la izquierda significan que los dioses están a disgusto con -nosotros los mortales”. Los huracanes Katrina y Rita en la costa -del Golfo, los terremotos en Pakistán e India y el huracán Stan en -América Central definitivamente significan grandes golpes para la economía -global.

- Sí, en 10 años más los recuerdos de las calamidades se habrán disipado. -Parte del devastado New Orleans podrá reconstruirse. Algunos huérfanos -tendrán ya hijos sin recuerdos de los abuelos que nunca conocieron. Sin -embargo, es un error creer que la historia está predeterminada a terminar en el -mismo lugar donde estaba destinada a ir antes de que el azar desatara los -huracanes, terremotos y ataques terroristas.

- La Revolución Francesa de 1789 se remonta a las idioteces de Reyes como Luis -XIV, cuyas guerras sangraron a los campesinos de Francia y cuyos impuestos -dejaron en la ruina a quienes ya eran pobres. Aún así, sucesos como los altos -precios de los granos y los bajos salarios franceses registrados en 1770 ayudan -a explicar por qué la exitosa toma de la Bastilla en París se produjo en 1789 -y no en 1767 o 1815. Para volver al presente, en Estados Unidos, la cruzada del -presidente George W. Bush hacia la derecha perderá mucha velocidad por los -amplios gastos federales que se necesitarán para la reconstrucción después de -Katrina.

- Durante la gran depresión de 1929 a 1935, o la lucha de la Segunda Guerra -Mundial en contra de las agresiones japonesa y alemana, el altruismo prosperó y -los programas de beneficencia a la izquierda del centro de Roosevelt-Truman- -Kennedy crecieron en popularidad. Luego de la Guerra Fría, llegaron al poder -líderes liberales como Margaret Thatcher y Ronald Reagan. Más que eso, un -líder como Tony Blair del Partido Laboral en Reino Unido es el medio por el -cual la mayor parte de aquel legado de Thatcher continúa hoy con vida. Esta -clase de razonamiento histórico me sugiere que los recientes choques globales -funcionarán en contra de la popularidad de los programas de conservadurismo -compasivo del presidente Bush. Por ejemplo, su cruzada para desmantelar -parcialmente la Seguridad Social, permitiendo que los pudientes se pasaran a una -cuenta privada. Antes de Katrina la propuesta carecía de popularidad. -Luego de Katrina sus intentos parecen todavía más lejanos.

- Pasemos de la política a la economía. Cuando lea el reporte demorado de las -opiniones expresadas en la última reunión del comité de mercado abierto de la -Reserva Federal (Fed), será aparente que Katrina ha preocupado más a la -Fed por la posibilidad de un aumento en la inflación derivado de los altos -precios de los energéticos, que actualmente se encuentran por las nubes.

- No, en noviembre no encontrará a la Reserva Federal disminuyendo su tasa de -interés. Tampoco evitará que eleve la tasa de interés en un cuarto de punto -por doceava ocasión. Ahora Wall Street tiene mejores razones para tener miedo -aunado a la cercanía del retiro del presidente de la Fed, Alan Greenspan el 30 -de enero de 2006. No tengo dudas de que en la era de crecientes déficit -fiscales estadounidenses 2005-2006, habrá una desaceleración suficiente en la -locomotora de EU como para desatar una debilidad recesiva mundial. Quienquiera -que suceda al doctor Alan Greenspan en febrero de 2006 tiene grandes -probabilidades de heredar un legado de temores sobre la inflación más que -temores sobre picos en el desempleo.

- ¿Qué sorpresas podrían invalidar mi anterior grado de complacencia? Los -titubeos en los precios de las acciones de Wall Street, acompañados de una -fuerte deflación de la burbuja de bienes raíces en Estados Unidos, podrían -desinflar a la Fed y desviarla de su programa planeado de aumentos continuos, -moderados, ‘medidos’.

- Distribuido por Tribune Media Services International.

Ahora ve
No te pierdas