Proveedores la hora de equiparse

Los proveedores de equipo y tecnología ya coquetean con los posibles operadores telefónicos. No es
Zacarías Ramírez Tamayo

El monopolio llegó a su fin. La apertura en larga distancia nacional e internacional está ya a la vuelta de la esquina: enero de 1997. Y si los operadores -carriers- como MCI, AT&T, Motorola y GTE, entre otras, diseñan planes para arrebatarle pedazos de mercado a Telmex, también los proveedores de equipo y tecnología se truenan los dedos.

-

Los gigantes de las telecomunicaciones -Northern Telecom, AT&T, Alcatel, Ericsson, Motorola, NEC, Siemens, etcétera- jugarán, sin duda, un papel estelar. Si bien México es sólo uno de tantos escenarios donde librarán batallas, este país es visto como una plataforma de provisionamiento para Centroamérica, el Caribe y hasta Sudamérica.

-

"No hay ninguna duda de que esto será todo un éxito, dice Stan Robitaille, presidente de Northern Telecom de México (Nortel), refiriéndose a esta liberalización del mercado de las telecomunicaciones, en cl que esta compañía de origen canadiense -llegada a México como comercializadora en 1981 bajo cl nombre de Telko-, participará como proveedor "en todas las Areas" (televisión por cable, tecnología inalámbrica, larga distancia), con el fin evidente "de captar las mayores oportunidades" de un mercado que se calcula actualmente en $12,000 millones de dólares (40% lo constituye ya cl equipo inalámbrico) y con un potencial de crecimiento que lo podría ubicar en más de $20,000 millones de dólares en los próximos cinco años.

-

Robitaille prefiere ver ese lustro en forma de líneas, sobre todo porque se calcula que en ese periodo los 10 millones de las líneas telefónicas existentes se convertirán en 20 millones. Considerando que abrir una nueva línea cuesta alrededor de $1,000 dólares, 10 millones de ellas requerirán una inversión de $10,000 millones de Mares, tan sólo en cinco años y únicamente en telefonía alámbrica.

-

"La apertura se traduce en oportunidades de negocios para nosotros", dice a su vez Rolando Zubirán, director de planeación estratégica de Ericsson de México, consorcio que por estas fechas celebra 90 años en el país. A la vez, cumple también dos años de algo que, en 1993, denominaron la transformación profunda", en dos vertientes: por un lado, la definición de las estrategias mundiales de producción y de los centros de investigación y desarrollo (y según lo cual México "se está convirtiendo ahora, con la fábrica que tenemos aquí, en la fuente natural de suministro de equipo de centrales digitales para el continente americano"); por otro, la especialización y atomización de sus unidades de producción, de acuerdo con las necesidades regionales, es decir, integrando recursos y trabajando en una sola dirección.

-

Tras la infraestructura. Ambos, Ericsson y Nortel, saben de lo que hablan. En 1994, Ericsson tuvo ventas netas en México de N$1.4 millones de nuevos pesos. "Nuestra fuerza radica en que podemos dar la atención integral a un nuevo operador en boga y que, gracias al tiempo que tenemos en el país, contamos con la cobertura más grande, geográfica y tecnológica", asegura Zubirán.

-

Ericsson llegó con dinero sueco, invitado por el europeísmo porfirista, en 1904, y desde entonces es proveedor de las redes de telecomunicación pública. Su participación en la infraestructura acumulada en este sector se calcula en 54%, además de 50% en la infraestructura celular y de 25% en telecomunicaciones privadas. Por otro lado, el año pasado sus exportaciones desde México, a El Salvador, Panamá y Guatemala ascendieron a mis de $38 millones de Mares. En Naucalpan, tiene una planta especializada en centrales de conmutación digitales.

-

Nortel, en tanto, con mucha menor antigüedad en estos suelos, es artífice de la red de servicios celulares de lusacell. El año pasado, por ejemplo, firmó un contrato de $330 millones de dólares con esta empresa para el suministro de la infraestructura para una red nacional de telefonía inalámbrica de acceso fijo a nivel nacional, una tecnología en etapa de prueba. Aunque el consorcio canadiense prefiere no dar cifras sobre sus resultados en México, a nivel mundial tiene ingresos anuales superiores a $8,000 millones de dólares, con 54 plantas de manufactura en Europa, Asia y América.

-

También proveedor de Telmex, Nortel tiene ya una presencia destacada en el área de PBX (conmutadores privados) y el sistema multimedia para negocios. Tiene a prueba la Tecnología Celular de Acceso Fijo, un sistema más barato que un celular convencional y más rápido de instalar que una línea alámbrica, que se desarrolla exclusivamente en México, para Iusacell, única usuaria de la frecuencia de 450 megahertz (Mhrz), pero que eventualmente podrá venderse en el extranjero. No obstante, el área en que Nortel participará en primer término será en larga distancia, y esperará a que se otorguen las concesiones a las operadoras de telefonía inalámbrica local. Además, buscará contratos con las televisoras de cable y ofrecerá equipos de televisión interactiva y de entretenimiento.

-

Ericsson, por su parte, clasifica sus equipos en segmentos: Telecomunicaciones públicas, celulares y privadas. El tercero, conformado por equipos terminales como conmutadores digitales, equipos de conmutación de datos y redes integradas de voz y datos para instituciones y empresas, constituye más de 50% del utilizado por el sector financiero mexicano. Ericsson dará mucha batalla en este rubro, pero también buscará la larga distancia nacional e internacional y estará alerta para concretar contratos en telefonía celular.

-

La interactividad. Con sólo unos meses trabajando en México, Robitaille, el de Nortel, tiene una idea muy clara de que ocurrirá a partir de 1997: "Con la nueva ley se creará un extenso sistema de comunicación con grandes inversiones en México".

-

Abunda: "Compañías operadoras de televisión por cable entrarán al negocio de la comunicaciones de voz, habrá tres o cuatro nuevos operadores en el país, las compañías de telefonía estará compitiendo con Telmex en telefonía local a través de sistemas inalámbricos, habrá una creciente demanda de transmisión de datos, que se sumará a la existente. Mucha de esa nueva tecnología se usará en la industria del entretenimiento y en la televisión, como la televisión interactiva. La competencia será dura, y dará oportunidad para la aparición de nuevos servicios, empleos y mucha inversión".

-

Pero como las ideas son necesarias pero no suficientes, Nortel ya ha iniciado los acercamientos con las compañías operadoras que están en busca de las concesiones. "Les ayudamos a preparar su solicitud de licencia, incorporándoles una tecnología específica", explica Robitaille. Adicionalmente, está ampliando su capacidad de producción en la planta de Monterrey, con la intención de manejar mejor los costos y de obtener el mejor tratamiento arancelario y de impuestos para los productos que puedan ser traídos a México. Además, este verano harán la presentación de su centro de capacitación, con equipo y personal capacitado para atender a los usuarios de la tecnología Northern Telecom; y continuarán desarrollando su red de distribución, que ahora consta de seis distribuidores regionales estratégicamente ubicados en el territorio nacional.

-

En el otro carril, Ericsson se prepara para esa "competencia abierta que mejorará los servicios, les dará variedad y mejores precios", y que a la compañía le permitirá un "crecimiento interesante". Al igual que la competencia, está a la espera de que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) inicie las licitaciones (que presumiblemente serán en el segundo semestre del año) para apoyar los proyectos de inversión de las empresas operadoras.

-

Zubirán asegura que su planta de Naucalpan tiene capacidad para fabricar un millón de líneas digitales, pero que además, si la demanda lo requiere, esa capacidad se puede ampliar "de manera rápida" hasta en 50% por medio de inversiones marginales rápidas. De los 50 contactos que ya ha establecido con potenciales operadores, sabe que no todos van a concretarse; sin embargo, dice, "es un gran potencial".

-

¿Qué motiva tanto entusiasmo? Las calculadoras. Las telecomunicaciones seguirán siendo uno de los sectores más dinámicos en el mundo. En tecnología inalámbrica, se estima que el tamaño de mercado mundial es de $40,000 millones de dólares, y se prevé que dentro de 15 años, en el 2010, será de cerca de $280,000 millones de dólares, es decir, siete veces más grande. Los proveedores tienen confianza en que México aportará algo a ese crecimiento.

-

¿Y la crisis? Frente a tantas cifras y proyectos, pareciera que no hay una grave crisis en México. Pero sí la hay, por desgracia. Hasta hace algunos meses, la telefonía celular tenía 463,000 clientes en México, pero esa cantidad caerá en 20% si se mantienen las condiciones actuales de la economía, prevé una consultora estadounidense de telecomunicaciones. La firma considera que 90,000 usuarios devolverán sus aparatos y quienes los conserven reducirán su uso en 60%.

-

La apertura responde al imperativo de modernizar el sector a través de la inyección de altos montos de inversión que no podrían obtenerse de otra manera. El diputado Eric Rubio Barthell, de los pocos que se han ocupado del tema, considera que la privatización en las telecomunicaciones no significará ingresos importantes para el Estado, pues la intención es que mejoren los servicios y le eviten gastar el dinero que no tiene.

-

Ericsson, por ejemplo, en este catastrófico 1995, debió hacer ya ajustes a su plantilla de personal, disminuir el ritmo de producción de la planta y negociar mayores volúmenes de producción, entre otras acciones de respiro. Nortel, con su política de no dar a conocer cifras acerca de sus operaciones locales, dificulta las evaluaciones.

-

Pero lo cierto es que Robitaille piensa que la fuerza del mercado, desatada plenamente a partir de 1997, es más poderosa que la crisis en el mediano y en el largo plazo, de modo que los preparativos para esa nueva etapa siguen adelante. La densidad telefónica, de apenas 9% (nueve de cada 100 mexicanos cuenta con línea), es el gran anzuelo de un mercado exponencial. Para el año 2010 se calcula que la población del país podría llegar a entre 120 y 130 millones de personas. Y la densidad telefónica podría crecer a 30 ó 40%, en el caso óptimo. El negocio ahí está.

-

Aunque siempre hay peros. La mayor parte de la población seguirá creciendo en zonas rurales y marginales, que no representan el mejor nicho para las operadoras telefónicas. Los proveedores, por su parte, consideran que no les corresponde hablar de estos asuntos, y prefieren confiar en que los operadores serán lo suficientemente creativos para conquistar esos mercados regionales de escasos servicios y bajos ingresos. Ante todo, como señala Zubirán, los proyectos deben ser rentables, de modo que la llamada "telefonía social" sólo aparece en tres puntos: escrita en la ley, en la buena voluntad del mercado y, en el plazo más largo, cuando el nivel de vida mejore en estas zonas.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Por ahora, lo importante para los proveedores es estar atentos al banderazo de salida de los proyectos de infraestructura, que será a más tardar en septiembre, si se quiere arrancar en enero de 1997, pues toma más de un año la ejecución de estas inversiones. Ericsson ya hizo cuentas. Cada proyecto de construcción de larga distancia cuesta entre $200 y $300 millones de dólares. Considerando que puedan haber tres o cuatro operadores de este servicio, las inversiones podrían rebasar $ 1,000 millones de dólares. En los servicios locales, celulares y servicios personales de comunicación (PCS, por sus siglas en inglés), las inversiones pueden incluso ser superiores, de entre $2,000 y $2,500 millones de dólares. La competencia será encarnizada, y ahí estarán los grandes jugadores globales buscando el mayor pedazo del pastel. Un campeonato de grandes ligas.

Ahora ve
Dos aeronaves del Ejército se impactaron en Tecámac
No te pierdas
×