Proyecto necesario

México, dice el CEO de Intel, tiene que dar el siguiente paso: mejorar su competividad. Da sus razo
Andrés Piedragil Gálvez

Craig Barrett, director ejecutivo (CEO) de Intel, visitó México recientemente. En la agenda del líder empresarial, una reunión con Vicente Fox, presidente de la república, ocupaba el lugar más importante. Durante el encuentro realizado en Los Pinos, el fabricante de los microprocesadores Pentium –además de anunciar la ampliación de sus iniciativas locales de soporte para la educación– reiteró su apoyo al proyecto e-México.

- -

El directivo habló con Expansión sobre las posibilidades de éxito de este sistema. A continuación, unos extractos de la plática.

- -

¿Qué opina sobre el proyecto e-México que está impulsando la administración foxista?

- -

Con el objetivo de mejorar el desarrollo del país, el gobierno mexicano está actuando en forma absolutamente correcta. El Tratado de Libre Comercio representó una gran oportunidad para que el país aumentara sus contratos de manufactura. Sin embargo, la nación tiene que ir más allá de esa actividad, tiene que dar el siguiente paso. Para hacerlo, necesitará de una enorme infraestructura educativa, políticas de gobierno que alienten la inversión, soporte de proveedores extranjeros que deseen sumarse a la construcción de la plataforma tecnológica necesaria, etcétera.

- -

¿Por qué es importante para Intel participar en la iniciativa?

- -

México representa un enorme mercado potencial: más de 100 millones de personas. Por otro lado, si internet crece en México de forma exitosa, en el fondo, eso representará una gran oportunidad de negocios para la compañía. Cualquier cosa que pueda hacer Intel con el fin de asegurar el buen rumbo de la nación significa, de hecho, que a largo plazo siempre habrá posibilidades para que la firma gane más mercado.

- -

¿Qué tendría que cambiar para asegurar el éxito de e-México? ¿La cultura será una barrera?

- -

Gobierno y ciudadanos deben estar preocupados por el nivel de vida que existe en el país. Este renglón se traduce en las oportunidades que la población puede tener para crecer en lo profesional, educativo y social. Si se acepta que mejorar este renglón es el principal objetivo de las autoridades, entonces también es preciso reconocer que la nación necesita ser competitiva frente al resto del mundo. Al asumir esta visión, proyectos como e-México dejan de ser un tema estrictamente cultural. Estados Unidos es un país competitivo, pero eso sólo beneficia a los ciudadanos de la unión americana. No significa nada para los de este país. México tiene que concentrar sus esfuerzos en el desarrollo de una infraestructura competitiva. Para medir este aspecto basta con mirar hacia el mercado global: si una compañía mexicana –en un entorno de negocios global, transparente y abierto– no puede proveer los mejores bienes y servicios, entonces alguien más lo hará.

- -

Iniciativas como e-México no abarcan aspectos culturales; en mí opinión, son proyectos que representan una necesidad. Las naciones poseen diferencias sociales que desean proteger, porque representan sus peculiaridades. Pero al margen de cualquier tipo de distinción, es preciso que la gente sea más competitiva.

-

Ahora ve
No te pierdas