Pueblo sin alas

¿Quién ganó en Texcoco?

La mezcla es extraña. Por una parte el júbilo emanado del triunfo de la movilización campesina que frenó el proyecto de infraestructura más importante de la administración de Fox, exacerbado por la algarabía de las celebraciones del santo patrono de la localidad. La otra cara: habitantes del lugar que no alcanzan a comprender si hay motivos para celebrar.

-

De no ser por las paredes adornadas con la imagen de Emiliano Zapata y el Che Guevara vitoreando el movimiento ejidatario nadie creería que San Salvador Atenco fue el centro de atención por varios días. Después, un proyecto superior a $2,000 millones de dólares quedó en el aire y los que siempre estuvieron al margen del conflicto dicen que la oportunidad de ganar dinero con la venta de sus tierras no regresará jamás.

-

La violencia cesó, pero en el auditorio municipal aún permanece atenta una guardia de campesinos que informa las noticias más recientes del movimiento que se extingue; sin contar a aquellos que buscan la simpatía de otras causas populares y llevar su estandarte a escala nacional. El problema territorial se tiñe de objetivos políticos sin importar que para muchos las alas fueran cortadas con el mismo machete que se atribuyó una victoria… o una derrota.

Newsletter
Ahora ve
México y otros 13 países se unen al llamado que la OEA hace a Venezuela
No te pierdas