Pugna al aire

Iusacell y Telcel a la calle.
Roberto Aguilar

Voceadores, limpiaparabrisas, improvisados malabaristas y hasta lanzafuegos tratan diariamente de llamar la atención de conductores presas del tráfico. La cotidiana escena está transformándose rápidamente con los vendedores que tomaron por asalto los semáforos capitalinos para ofrecer tarjetas prepagadas de telefonía celular. Las arterias más importantes de la ciudad de México, ahora teñidas de rojo y amarillo, ampliaron el cuadrilátero de la competencia que libran Iusacell y Telcel.

- -

Ambas empresas buscan satisfacer con mayores canales de distribución las necesidades de la creciente base de clientes que utilizan el esquema de prepago. Al 30 de septiembre, la compañía de Carlos Slim reportó 15 millones de abonados a nivel nacional, de los cuales 93% operaban bajo esta modalidad, mientras que Iusacell alcanzó 1.7 millones de usuarios, entre los que 1.3 millones emplean el pago anticipado.

- -

La primera ofensiva estuvo a cargo de la firma que encabeza Peter Burrowes con el lanzamiento de los rojos: 1,200 vendedores de tarjetas que cubren, en una primera etapa, las calles del Distrito Federal, Guadalajara, Toluca y Cuernavaca. Esta iniciativa fue replicada de manera inmediata por Telcel –que decidió vestir de amarillo a su ejército de promotores– a pesar de haber experimentado durante el tercer trimestre de 2001 un incremento de 74% en el número de clientes de prepago respecto al mismo periodo del año anterior.

- -

Propuestas comerciales más arriesgadas de los operadores son vigiladas de cerca por la administración de Telcel, principal activo y aval de la mayoría de las obligaciones financieras de América Móvil, para no ceder alguna porción de mercado a la competencia.

-

Newsletter
Ahora ve
170 países apagaron sus luces en la ‘hora del planeta’
No te pierdas