Qué frío

¿Una historia de Navidad? Los niños de la calle buscan refugio.
Guadalupe Ramos

A medida que se acerca la Navidad, aumenta la población en las casas para niños de la calle de organizaciones de asistencia privada.

-

Los pequeños llegan no sólo para refugiarse del frío, sino para disfrutar de las Posadas, las cenas del 24 y el 31 de diciembre y el Día de Reyes, dice Mario Alberto Armas Ramírez, director educativo de Hogares Providencia.

-

Esta institución nació en 1975, cuando Alejandro García Durán de Lara, o Chinchachoma, convivió con unos niños de la calle maltratados por policías en la estación Bellas Artes del Metro. Los invitó a cenar y platicar cada viernes, y los pequeños le pidieron quedarse. En Puebla instaló a cuatro menores en un cuarto y después vivió tres meses en la calle con los niños. Después de ordenarse sacerdote en Barcelona, pasó seis meses en el tutelar de menores, donde desarrolló un método pedagógico.

-

En 1980, Hogares Providencia se constituyo como institución de asistencia privada. Tiene 23 casas hogar, que albergan a unos 250 niños. Aunque no se sabe a ciencia cierta cuántos son los niños de la calle, se ha encontrado que muchos ya van por la cuarta generación, comenta Armas. De los niños de la calle, 85% tiene padres, y la mayoría dejaron sus hogares por la desintegración familiar o por problemas económicos. En las casas hogar se aplica la pedagogía del padre Chinchachoma (recientemente fallecido): la “yoización”, método que busca que se sientan valiosos, motivados, independientes y productivos. “La base de la filosofía es el amor, fundado en una espiritualidad cristiana”, explica Armas.

-

La institución requiere más apoyo. Se sostiene de donativos, pero por la falta de recursos constantes no ha podido abrir nuevas casas hogar.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Otra institución, Salud Pro Niños de la Calle AC, trata de integrar al menor a un hogar. Beatriz Orta, representante legal de la asociación, explica que el “niño chapulín” (el que está unos días y anda rodando en todas las casas hogar de la ciudad) es el común de los que llegan a sus refugios.

Ahora ve
Los incendios en Portugal y España han dejado decenas de víctimas
No te pierdas
×