¡Qué lata!

La Sierra apostó a la comodidad de las amas de casa mexicanas, y ganó.
LC

Al observar que disminuía el número de mujeres dedicadas exclusivamente al hogar, a finales de los 70 Sabormex –antes Café de Veracruz, la creadora del Café Legal– lanzó al mercado la marca La Sierra y a su primer vástago: los frijoles enlatados.

-

Desde entonces a la fecha, la empresa ha hecho extensiones a la marca y hoy, además de manejar distintas variedades de frijoles, vende también chilaquiles y sopas en sobre y vaso.

-

En este último nicho del mercado, la firma pensó competir durante los 90 con Maruchan con una variedad de sopas de res, pollo y camarón, pero al final decidió conservar la imagen de La Sierra ligada a la cocina mexicana y lanzar sopas de tortilla y frijol, pues “lo auténtico es lo que nos diferencia de los demás”, afirma Víctor Jiménez, director de marca.

-

Pese a la falta de confianza que despertó al principio, el sello demostró en menos de tres décadas que no sólo era atractivo para las amas de casa, sino que estaba ligado a un estilo de vida, por lo que hoy su público objetivo también contempla jóvenes.

En 2000 Sabormex fue adquirido por Grupo La Costeña –que recientemente también compró Clemente Jaques a Unilever–, de manera que ahora las competidoras más fuertes en el nicho forman parte de un mismo consorcio.

Cuestionado sobre si es posible contender con el “dueño”, el entrevistado comenta que la relación se da entre iguales, pues si bien La Sierra y La Costeña comparten las mismas categorías, “las dos, a nuestra manera, buscamos conquistar el gusto del público”.
Newsletter
Ahora ve
Recomendaciones para conseguir tu trabajo ideal
No te pierdas