Que nadie se vaya con la finta

-

El Producto Interno Bruto sólo disminuyó 1% durante el primer trimestre de este año. Qué bueno. Todos los analistas esperaban un descenso mayor a 2%. La meta anual de crecimiento de 3% que se propuso el gobierno puede realmente concretarse. Qué bueno. Ningún analista le daba validez a ese pronóstico. Éstas son señales que envía la actividad productiva nacional para crear un escenario económico más optimista en este 1996.

-

Pero no hay que irse con la finta: es muy temprano para echar las campanas al vuelo. En primer lugar, es la plataforma exportadora de unas cuantas empresas la que está haciendo fluir combustible en la economía. Como dice el boletín semanal Tendencias Económicas y Financieras, el mercado interno poco tuvo que ver en los resultados productivos del primer trimestre y la demanda nacional no registrará grandes avances en el corto plazo. Así las cosas, las empresas que por diversas razones no pueden enviar sus productos al exterior (la gran mayoría), continuarán en la línea de la mera sobrevivencia, esperando en el mejor de los casos poderse integrar en alguna cadena productiva.

-

Además, el flujo de exportaciones depende, en buena parte, del manejo de la política cambiaria. Para tranquilidad de los consorcios exportadores, ante las dudas generadas sobre la paridad, el Programa de Política Industrial y Comercio Exterior hace énfasis en la necesidad de mantener un tipo de cambio real. Para despejar cualquier incertidumbre que genera la compleja definición de “tipo de cambio real”, Herminio Blanco, secretario de Comercio y Fomento Industrial, respondió a EXPANSIÓN que el gobierno cuidará que la paridad se mantenga en niveles competitivos, es decir, subvaluada. Aquí ya hay una definición que contribuirá a mantener saldos positivos en la balanza comercial.

-

No obstante, y en segundo lugar, el sistema financiero seguirá consumiendo los escasos recursos que llegan a la caja gubernamental. Todavía son muchas las instituciones financieras que requieren de capital para disminuir los riesgos de quebranto. Ahí está, como el mejor ejemplo de esto, el Programa de Beneficios Adicionales a los Deudores de Créditos para Vivienda, que tendrá un costo de 1.2% del Producto Interno Bruto. A diferencia del ADE, este programa incluye descuentos directos a los deudores, por lo que seguramente tendrá una repercusión importante en la reducción de carteras vencidas de la banca.

-

En tercer lugar, si bien las cifras del Instituto Mexicano del Seguro Social confirman una ligera reactivación en los índices de empleo, todavía se está muy lejos de poder brindar oportunidades de trabajo a todas las personas que las perdieron durante los últimos 15 meses, y esto sin contar a los cientos de miles de jóvenes mexicanos que reclaman, año con año, una plaza. La presión social no puede medirse bajo parámetros estadísticos, pero se observa y se siente en las calles de todo el país, que día tras día son más hostiles con sus habitantes: la inseguridad pública es una cruda realidad indisociable de la situación económica.

-

Éstas son razones suficientes para no caer en la tentación del triunfalismo superficial. No hay bases para celebrar avances tan incipientes en un país que tiene fuera de su esquema de desarrollo a más de la mitad de la población.

-

Otro servicio al lector
No sólo de ideas vive el hombre. El atuendo y la apariencia personal también merecen atención al desempeñarse en el mundo corporativo de hoy en día.

-

En este número, EXPANSIÓN inaugura su sección cuatrimestral “El ejecutivo y su moda”, que ofrecerá información útil, fresca y puntual sobre la elegancia en el vestir.

-

Espere el lector las próximas entregas de esta sección en las ediciones del 11 de septiembre y del 4 de diciembre de 1996. Ayúdenos a servirle: háganos saber sus opiniones y sugerencias. Prometemos tomarlas en cuenta.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Los Editores

Ahora ve
La Academia de la Música Latina nombra “Persona del Año” a Alejandro Sanz
No te pierdas
×