Quest System de México <br>Ángel de mi

Con una creciente inseguridad en el transporte de mercancías, muchos empresarios buscan una soluci?

Tan “normales” que muchos ya no aparecen ni en las páginas rojas de los diarios, los asaltos a vehículos que transportan mercancías son cosa de todos los días. Pero si bien estos delitos pasan desapercibidos para la gran mayoría, en las empresas representan un severo dolor de cabeza y algunas no encuentran un método efectivo (y económico) para combatirlos.

-

Dejar que las autoridades responsables de la seguridad pública hagan su papel no ha demostrado hasta ahora ser la mejor solución; lo que les falta en voluntad les sobra en ineficiencia y quizá sería más efectivo que los chóferes de las unidades se encomendaran a toda la corte celestial.

-

Quest System de México asegura tener en sus manos la tecnología necesaria para evitar o resolver esos y otros problemas de seguridad. Esta firma tapatía, perteneciente al Grupo Alianzas Globalizadas, ha desarrollado un sistema de localización vehicular que, al monitorear y dar la ubicación exacta de cualquier unidad, disminuye la probabilidad de su robo y, en caso necesario, aumenta la oportunidad de recuperarlo.

-

A diferencia de Omnitrac, su principal competidora, que realiza una cobertura carretera, Quest opera en las grandes ciudades. “Nuestro negocio está en las flotillas de reparto urbano de mercancías, de transporte público urbano y de seguridad pública. Ahí se concentra el mayor número de unidades y es donde podemos ser más eficientes”, justifica Fernando Palacio Landa, presidente ejecutivo de Quest.

-

Para esos segmentos masivos de negocios, explica Palacio, el uso de una señal de satélite privado (como opera Omnitrac) resulta prohibitivo por su alto costo. Quest optó por utilizar en su operación el Sistema de Posicionamiento Global (GPS, por sus siglas en inglés), que es una constelación satelital, desarrollada en los años 80 por el Departamento de Defensa de Estados Unidos para localizar sus objetivos militares. En el caso de Quest, la señal es enlazada al nivel de la atmósfera terrestre con radiofrecuencia, utilizando sistemas troncales de radiocomunicación.

-

El tipo de cobertura y el uso de diferentes tecnologías es lo que separa a Quest de Omnitrac. Por ello, aunque asegura que su solución es más económica y efectiva, Palacio reconoce que cada empresa opera en diferentes segmentos de mercado. “No nos hacemos daño.”

-

...DULCE COMPAÑÍA...
-
Las dos opciones parecen, más bien, complementarse. Al menos, así lo creen en Aceites, Grasas y Derivados (AGYDSA), compañía tapatía cuya flotilla emplea tanto el sistema de Quest como el de Omnitrac.

-

¿En qué proporción pueden disminuir los imponderables en aquellas flotillas que utilizan este sistema de localización vehicular? Para AGYDSA, que implantó esta tecnología en 28 unidades que operan en Guadalajara y 54 que lo hacen en el Distrito Federal, los resultados son significativos. “Después de que teníamos un asalto diario en promedio, el problema se ha corregido en 85 ó 90%”, responde Carlos Villanueva, director de transporte de la aceitera.

-

Mucho mejor le ha ido a Fábricas de Francia. Desde mayo pasado, cuando aplicaron este sistema en 14 unidades de su flotilla, no han sufrido ningún atraco. José Manuel García, gerente de recepción y distribución de las tiendas departamentales, recuerda que sufrían dos asaltos mensuales en promedio. “Era muy serio, porque manejamos mercancía de mucho valor.”

-

Sin embargo, tanto García como Villanueva coinciden en que no todos los resultados dependen del sistema y hay que trabajar mucho en la capacitación de los chóferes, para que sepan cómo actuar en caso de cualquier emergencia. Insisten, sobre todo, en la adecuada respuesta que deben dar las autoridades.

-

Mientras que la flotilla de AGYDSA está conectada al sistema de emergencia 08 del gobierno estatal, Fábricas de Francia se enlaza con las autoridades a través de un grupo -policiaco privado. ¿Las razones? “Primero, por la respuesta; segundo, por la fuga de información que puede haber entre los medios oficiales”, dice García.

-

Además de resolver problemas de seguridad, el sistema también se presenta como parte de una solución que, gracias al control permanente sobre las unidades, permite diseñar rutas más eficientes, eliminar tiempos muertos no programados y automatizar las operaciones. De acuerdo con información interna de estas firmas, estos beneficios pueden traducirse en una reducción “de 12 a 17% de los gastos de operación” y un “aumento de 10 a 15 en el número de viajes” que completan las unidades.

-

Los ejecutivos consultados son conscientes de estos beneficios adicionales y buscan sacarle más jugo al sistema. De hecho, en Fábricas de Francia han dado algunos pasos en ese sentido con miras a dar un mejor servicio a los clientes. En AGYDSA piensan aprovechar el equipo para hacer inventarios, levantar cartera de clientes e, incluso, para facturar.

-

Con todo, Villanueva no deja de lamentar que “haya que invertir tanto dinero para cuidar la mercancía, cuando pudiéramos invertirlo para ser más productivos”. García le hace segunda y es más crítico: “Tenemos que cuidarnos solos, porque nuestros impuestos no generan seguridad”.

-

...NO ME DESAMPARES...
-
En el segmento del transporte público urbano, el objetivo final del sistema que ofrece Quest es volver el esquema transportista tan eficiente y redituable como para que permita una renovación vehicular. Según Palacio, al vehículo se le instalan controles para evitar fugas que inciden en el costo de operación. Es decir: boletos vendidos y no liquidados, ordeñamiento del tanque de combustible y unidades fuera de su ruta.

-

Asimismo, el sistema tiene la capacidad para eficientar el aforo de cada camión. “Automáticamente define de dónde a dónde es redituable cada ruta, lo que hace que la tarifa sea adecuada a esos kilómetros recorridos y evita pérdidas en costos de operación por los intervalos poco productivos.”

-

Como al sistema se le puede adicionar una boletera –para pagar con tarjeta magnética o con moneda fraccionada–, hay un estricto control de las entradas, dinero que de inmediato se registra en una cuenta maestra que maneja conceptos de fideicomisos de operación. De este modo, si el camión fue financiado, el fondeador recibe por cada boleto vendido un porcentaje predeterminado para ir amortizando la deuda. Las consecuencias, señala el directivo, son “tasas de interés más accesibles, disponibilidad de crédito e incremento en la renovación de flotillas.”

-

Otra ventaja del sistema es que también cubre la parte administrativa de la empresa transportista. Diariamente hace desde un listado de resultados por camión y acumulado, hasta la declaración de impuestos y elaboración de nóminas en las que a los chóferes se les paga con tarjeta de débito. La meta es acabar con los viejos vicios del transporte público. “Aunque es difícil, porque hay muchos intereses creados”, admite Palacio.

-

Aún así, observa que en la ciudad de México hay 72,000 camiones y más de 85,000 taxis susceptibles de trabajar con el sistema. Del total, 1,500 camiones y 4,000 taxis ya lo tienen instalado. Y mientras que en la capital tapatía continúan las pláticas con las autoridades de vialidad, en Monterrey hay un pastel no menos apetitoso de 17,000 unidades, que han empezado a degustar por probaditas con el metro regio y 280 autobuses de sus retroalimentadoras.

-

...NI DE NOCHE NI DE DÍA
-
Si bien Palacio afirma que en el segmento del reparto urbano son líderes del mercado con una participación de 80%, acepta que en el de seguridad pública se mantienen aún como una promesa antes que como una realidad. Para este nicho dicen contar con el producto necesario que haría más eficiente el control y el despacho de patrullas. Además, están desarrollando un programa específico para la Policía Federal Caminos, donde ya competirán contra el sistema de Omnitrac, pues tendrán que ofrecer cobertura en tramos carreteros. “Estamos buscando esquemas financieros, donde manejemos paquetes de financiamiento a mediano y largo plazos, para hacer más accesible la modernización de las flotillas de seguridad pública.”

-

Pero es en el transporte público donde, subraya, hay un enorme potencial, pues si por el momento dicho segmento representa de 10 a 15% de las ventas de Quest, en un plazo no mayor a dos años deberá representar 70%. Con las sinergias creadas por Alianzas Globalizadas en el ramo transportista, Palacio busca impulsar un crecimiento en paralelo de los otros negocios, entre los que se incluye la venta de camiones de Dina, de los que son los primeros distribuidores en el país con 45% de sus ventas (1,500 a 2,000 unidades anuales).

-

Por lo pronto, con la demanda que tiene Quest, la producción de equipos en su planta de Guadalajara (inaugurada en abril de 1996) ha crecido de 400 a 1,300 unidades por mes y ya se aprobó la ampliación de esta fábrica para aumentar su capacidad a 1,500 unidades mensuales. Además, en los próximos meses se abrirá otra planta en el estado de México, que se dedicará exclusivamente al equipamiento del transporte público urbano.

-

Si la producción crece, parece lógico que (gracias a la creciente inseguridad doméstica) las ventas aumenten. En 1996, la facturación de Quest sumó $20 millones dólares, monto que su presidente planea triplicar o cuadruplicar para el presente año; su objetivo es vender en 1998 más de $100 millones de dólares. Para ese mismo periodo, espera que los embarques externos representen 40% de la producción. Actualmente sólo exporta 20% a través de sus oficinas en Perú, Chile, Brasil, Argentina y Ecuador. Todas éstas son proyecciones que pueden cumplirse, aunque siempre cabe la posibilidad de que en el camino se les cruce otro competidor más agresivo.

Ahora ve
Malala estudiará en la Universidad de Oxford
No te pierdas
×