Recuperación Latina, ¿si?

A pesar de los signos de mejora hay posibilidades de una crisis financiera en países con políticas

La productividad está mejorando en América Latina. The Economist Intelligence Unit estima que el PIB de la región crecerá 4.7% en 2004, impulsado por mejoras en Brasil y México, junto con otras economías más pequeñas. Los datos de crecimiento positivo en Venezuela también elevaron el rendimiento promedio de la región, aunque en este caso se debe a un rebote de la situación deprimida de los últimos años más que una recuperación significativa. Sin embargo, el pronóstico de crecimiento regional es que va a moderarse de 3.7% en 2005 a 3.3% en 2006 a medida que el rebote de las economías de Argentina y Venezuela se desvanezca y las demandas interna y externa se moderen.

- Este pronóstico asume que ninguna de las economías más importantes de la región enfrentará dificultades financieras serias. En 2003 América Latina se vio beneficiada por las bajas tasas de interés en el mundo desarrollado, lo cual alentó a los inversionistas a adquirir bonos de alto rendimiento y acciones en los mercados emergentes. La liquidez inundó a América Latina y el diferencial de las tasas de interés sobre los bonos del gobierno de Estados Unidos se redujeron considerablemente, disminuyendo los costos de financiamiento. Sin embargo, la expectativa de un ajuste en la política monetaria de Estados Unidos produjo la reversión de esta tendencia –en la primera mitad de 2004 la liquidez huyó de América Latina, el diferencial de tasas se amplió y se debilitaron las monedas locales–.

- Los elevados costos de financiamiento tendrán un impacto retardador en el crecimiento económico ya que tanto la inversión como el consumo se verán afectados y habrá un crecimiento más lento en la demanda de importaciones de China y Estados Unidos en los dos próximos años. Pero, en una región caracterizada por la falta de balance fiscal y altas deudas externas, existe el riesgo de que los elevados costos de financiamiento, junto con monedas locales debilitadas produzcan una crisis financiera en países con políticas públicas frágiles. Aunque por el momento no avizoramos problemas significativos en ningún mercado, sería prematuro descontar por completo los riesgos, siendo Brasil quizás el más vulnerable de los países grandes.

- Argentina
Esperamos que la economía argentina crezca a un promedio anual de 3.4% en el periodo 2005-2009. Esto se traducirá en una mejora moderada en los niveles de vida luego del colapso en 2001-2002. Se espera que la economía crezca 7.3% en 2004 debido a que la recuperación, guiada por un rebote en el consumo privado y en la inversión privada, aún mantiene su ímpetu.

- La economía tendrá limitaciones en 2005, pues a pesar del fuerte crecimiento en inversiones de los últimos dos años, el gasto de capital permanece por abajo de los niveles previos a la crisis. Las continuas incertidumbres en políticas públicas, el lento ritmo de las reformas, además de una falta de acceso al capital extranjero, van a restringir el crecimiento en inversiones. Por lo tanto, es probable que la fuerte demanda dé como resultado un aumento de precios más que un incremento en la producción.

- Además la desaceleración del empleo va a reducir el consumo privado. El crecimiento de las exportaciones muestra un leve dinamismo a pesar de la tasa de cambio competitiva y está siendo dejada atrás ampliamente por el crecimiento en importaciones. La caída de las exportaciones va a afectar los ingresos de ciertos sectores. Se espera que la economía crezca 4.5% en 2005 antes de desacelerarse a 3.7% en 2006.

- Otro factor que limita el crecimiento para 2005-2006 es el de los fuertes pagos que enfrentará el gobierno por bonos que no están en suspensión de pagos.

- El gobierno parece haber casi cerrado un acuerdo con los fondos de pensiones privados del país, pero los tenedores de bonos en suspensión de pagos que representan a la mayoría de los inversionistas, siguen oponiéndose a la propuesta gubernamental. En un esfuerzo por mejorar su posición en las negociaciones con los acreedores, el gobierno suspendió el acuerdo de préstamo por tres años con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Esto libera al país de las obligaciones impuestas por el FMI (algunas de las cuales estaban diseñadas para mejorar la capacidad de pago del país). Argentina espera persuadir a los acreedores a aceptar términos poco favorables. Pero esta estrategia de riesgo bien puede producir el efecto contrario al esperado: la mayoría de los acreedores se muestran impávidos ante las últimas ofertas del gobierno (de cumplir con los pagos de intereses que se adeudan de los últimos dos años, pero descontar 75% del valor nominal de la deuda y extender los términos de pago a 42 años).

- Existe un riesgo importante: que sólo una minoría de los acreedores acepten el acuerdo y que el resto vayan a juicio, así como que Argentina quede excluida de los mercados de capital internacionales por un largo tiempo. El gobierno tiene sólo reservas suficientes para pagar la deuda que no está en suspensión de pagos hasta 2005. Después tendrá que negociar con el FMI. Si se le niega a Argentina el financiamiento extranjero, será aún más importante lograr las reformas estructurales todavía pendientes. De lo contrario, es probable que el crecimiento se estanque en la segunda mitad del período pronosticado.

- Brasil y México
En Brasil, esperamos crecimiento moderado en 2005 y 2006, luego de la mejora del 2004. El principal conducto será la demanda del sector privado, impulsada por una expansión del crédito e ingresos reales en aumento. Luego de muchos años de caída, los ingresos reales parecen recuperarse ya que un aumento en la demanda laboral se traduce, primero, en un cambio en el deterioro reciente de la calidad de empleos, con un cambio del empleo informal al formal y, segundo, a una reducción de la tasa de desempleo.

- A pesar del modesto aligeramiento de las restricciones del gasto público, la postura fiscal general permanecerá atada y contribuirá en poco al crecimiento del PIB. El sector externo será una pequeña carga en la economía en 2005 a medida que la demanda externa se modere y las importaciones continúen alimentando la creciente economía interna. Brasil sigue siendo susceptible a los desequilibrios en la economía mundial, lo cual tendrá un impacto tanto en el flujo de comercio como en una posible reducción del financiamiento internacional. Se espera que la economía disminuya el crecimiento estimado para 2004 de 4.1%, a 3.6% en 2005 y 3.5% en 2006.

- En México, la economía creció a un ritmo contundente en la primera mitad de 2004, guiada por las exportaciones (que reflejaban la demanda de las empresas de EU) y el consumo privado (que reflejaba el crédito en expansión del consumidor y las remesas). El rendimiento de la economía seguirá ligado al ciclo económico en Estados Unidos, que compra aproximadamente 80% de las exportaciones mexicanas. Una moderada demanda en Estados Unidos y la falta de reformas hará que el crecimiento del PIB sea lento en 2005-2006. Sin embargo, esperamos que el crecimiento de la inversión esté apuntalado por los altos precios del petróleo. Luego del crecimiento de 4% en 2004, se espera que la economía disminuya su crecimiento a 3.2% en 2005 y 3% en 2006. Estas son tasas de crecimiento carentes de potencial, debido a la falta de reformas. El escenario político estará dominado en 2005-2006 por la elección presidencial y por lo tanto no habrá condiciones para llevar a cabo transformaciones de fondo.

- La inestabilidad política y la violencia continúan afectando a la subregión andina. En Venezuela, el entorno político continuará polarizado ya que la oposición se niegan a aceptar un compromiso político a pesar de que el presidente Hugo Chávez Frías salió victorioso en el reciente referéndum.

- El PIB real parece determinado a ampliarse hasta un valor de dos dígitos en 2004, apoyado por los precios firmes del petróleo y el rebote del colapso sin precedentes del PIB real en 2002-2003. En 2005, el gasto del gobierno brindará un estímulo a la demanda y es probable un aumento en la inversión del sector energético ahora que ya pasó el referéndum presidencial. Tanto la administración de Chávez como las compañías petroleras multinacionales tiene un fuertes incentivos para lograr acuerdos. Se pronostica que el crecimiento del PIB exceda 4% en 2005 a pesar de un débil consumo privado pero se espera que se retrase a  1.5% en 2006.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- El historial de Chile de llevar adelante medidas en forma constante le ofrece alguna protección de los shocks provenientes de los países del Mercosur (Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay). Sin embargo, la economía sigue siendo vulnerable a las condiciones crediticias de los mercados emergentes y a la caída de la demanda de exportaciones en 2005. Se espera que el crecimiento se modere levemente de 5.1% en 2004 a 4.6% en 2005 a medida que el entorno externo se torna más desafiante.

- Nuestro pronóstico de crecimiento 2005-2009 para Latinoamérica prevé un crecimiento anual promedio de 3.4%. Dado el esperado crecimiento de la población de 1.3% por año, esta tasa se traduce en una leve mejoría en las condiciones de vida. La región seguirá padeciendo de altos índices de desempleo y subempleo estructural, reprimiendo el desarrollo de los mercados de consumidores.

Ahora ve
Melania e Ivanka Trump también decidieron no usar velo en Arabia Saudita
No te pierdas
×