Recuperación y definiciones

Si no se modifican las condiciones internacionales, es probable que en el desarrollo nacional predom
Alejandro Castillo

Durante 1996 la economía entró en una fase de recuperación porque el Producto Interno Bruto (PIB) registró un avance de 5.1% respecto al año anterior. Sin embargo, el volumen de producción todavía fue inferior en 1.4% al registrado en 1994. Será este 1997 cuando se podrá superar dicho registro productivo y entrar a la fase de crecimiento, en la que podría ocurrir un cambio en los elementos motores de la economía.

-

Respecto de 1996, el sector más dinámico fue la industria, ya que su PIB reportó un crecimiento de 10.4% en comparación con el registrado el año anterior. Este resultado fue posible porque todos sus grandes agregados tuvieron un comportamiento positivo.

-

La minería, por su parte, apoyada en la extracción de petróleo y de otros minerales, creció 8.3%. Destaca el fuerte repunte de los precios internacionales y de la producción de petróleo, de modo que sus ingresos por exportaciones crecieron 38%, hasta $11,659 millones de dólares. La industria de electricidad, gas y agua recuperó su ritmo y creció de 2.1% en 1995 a 4.5% en 1996.

-

La construcción, que en 1996 se benefició de la inversión en instalaciones petroquímicas, petroleras y de telecomunicaciones, aumentó su actividad en 11.4%, después de la contracción de 23.5% que observó en 1995. A su vez, la industria manufacturera logró un desarrollo de 10.9% luego de cerrar el año anterior con una caída de 4.8%. En el comportamiento de esta industria jugó un papel muy importante el mercado externo. De acuerdo con el Banco de México, los envíos al exterior de bienes maquilados sumaron $36,836 millones de dólares, 17% de los cuales fue valor agregado en México, en tanto que las exportaciones manufactureras sin maquila alcanzaron $43,401 millones de dólares.

-

Cabe señalar que en 1996 el PIB de las industrias manufacturera, electricidad, gas, agua y minería superó en cada caso a los de 1994.

-

En contraste con el crecimiento industrial, el PIB del sector agrícola apenas aumentó 1.2%. Si bien esta variación se da con respecto a un comportamiento positivo de 1% en 1995, también es cierto que refleja la debilidad con que avanzó la producción de alimentos y materias primas agrícolas, en un año de fuerte sequía en importantes regiones productoras.

-

A su vez, el PIB del sector servicios tuvo un crecimiento de 3.1%, que no compensó la caída de 6.4% registrada en 1995. Es importante destacar que la división de transporte y comunicaciones, sujeta a un proceso de apertura a la inversión privada, fue la que reportó el mejor desempeño. La división de comercio, restaurantes y hoteles, tuvo un repunte de 4.1%, después de la baja de 6.4% en 1995. La recuperación de este sector se debió a las actividades del comercio informal, del comercio exterior y del turismo. Las ventas del comercio formal en el mercado interno sufrieron una contracción adicional.

-

En 1997 cambiarán los papeles de diferentes actividades. Por ejemplo, las exportaciones manufactureras se desacelerarán por el aumento de la demanda interna y es probable que comiencen a notarse limitaciones en la disposición de capacidad instalada en algunas ramas.

-

En cambio, la construcción podría aumentar su aportación en 1997, ya que además de la inversión en infraestructura, se beneficiará del efecto de los programas de saneamiento de las carteras hipotecarias y de las empresas del ramo, así como de los diferentes programas para construcción de viviendas.

-

También se espera que al dinamismo de la división de comunicaciones y transportes se añada una mayor actividad comercial y financiera, que propicie la recuperación del mercado interno.

-

Todo ello se debe a que, aparentemente, la actual administración se ha propuesto cambiar el énfasis del crecimiento y pasar del predominio de las exportaciones al fortalecimiento del mercado interno, apoyada en los excedentes de capitales que hay en los mercados internacionales. Estos han propiciado la baja en las tasas de interés internas, la reducción de la inflación, la contención del dólar y la liberación de recursos fiscales, al ayudar a disminuir el servicio de la deuda. Sin embargo, esos capitales pueden dar algunos sustos.

Ahora ve
Estados Unidos designa a Corea del Norte ‘patrocinador del terrorismo’
No te pierdas
×