Regionalismo enlatado

-
Guadalupe Rico Tavera

Si hay algo tradicional en Jalisco, después del tequila y el mariachi, es la birria. Y si alguien se pinta sola para preparar éste y otros platillos típicos es la mamá de Héctor y Francisco Javier Cárdenas Díaz, quienes inspirados en su buena sazón crearon Procesadora de Alimentos del Sur de Jalisco (Proalim), para industrializar algunas de las recetas más auténticas de la región y llevarlas al país y el extranjero.

-

Inicialmente, estos ingenieros civiles dedicados a la construcción pensaron en poner un restaurante. Al ver que el ramo estaba muy competido, decidieron industrializar la birria y platillos regionales como pozole, birria borracha, menudo y coachala.

-

Hace dos años, Héctor dejó la constructora donde trabajaba y con la asesoría del Centro de Investigación y Asistencia Tecnológica de Jalisco,  se dedicó a investigar el mercado, diseñar los productos y montar la planta.

-

En octubre del año pasado, y tras invertir $250,000 dólares, los hermanos Cárdenas vieron salir las primeras latas de ¡Quihubo!, nombre de sus productos. Hoy procesan 500 latas diarias, para supermercados del Pacífico, el Bajío, el norte y el occidente de la república.

-

Para Héctor, gerente general de Proalim, la introducción del producto  ha sido la etapa  más difícil porque  en México no está muy arraigado el consumo  de alimentos enlatados y menos de platillos típicos.  Además, tiene que competir con otros productos regionales de la firma sinaloense La Chata. “El estilo y la sazón jalisciense es lo que nos distingue”, asegura.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Llegar a Estados Unidos, donde los paisanos están nostálgicos de los sabores de su tierra, es el objetivo. Una vez cubiertos los requisitos legales, a mediados de año estarán haciendo los primeros envíos a California, Texas, Chicago y Nueva York, con la mira de que las exportaciones lleguen a representar 60% de la producción. Por lo pronto, Héctor estima que la procesadora cierre el año facturando $150,000 dólares, lo que  “como negocio todavía no es utilidad, pero ya es revolvente”.

Ahora ve
El 19 de septiembre es un día que ha quedado escrito en la historia de México
No te pierdas
×