Relaciones peligrosas

A Fox &#34nunca le gustaron los medios&#34, dice Raymundo Rivapalacio, ex director de Milenio, el di
Jesús Hernández

Casi 30 años en el periodismo le han dado a Raymundo Rivapalacio una amplia perspectiva de la relación entre los medios de comunicación y el poder político. Una relación que hoy en día escenifica uno de sus más álgidos capítulos.

- -

El periodista que ha tenido una labor destacada en diarios como El Financiero y Reforma, dejó la dirección de Milenio Diario en septiembre de 2001 debido a "una suma de factores", entre los que se encuentra el toallagate, nombre con el que se conoce el escándalo sobre los excesivos gastos de equipamiento de la residencia presidencial ocurrido en junio pasado. Actualmente es director de información de la agencia Detrás de la Noticia.

- -

Vicente Fox ganó la Presidencia apoyado en los medios, ¿qué cambió en esa relación?

- -

A Fox nunca le gustaron los medios, los vio en función de la utilidad para sí mismo. Todo funcionó bien hasta que llegó a la Presidencia. Al dejar de luchar contra un régimen y buscar –como todos los gobiernos– fabricar consenso, no tenía la experiencia. Con el paso de los meses se formó la idea de que los medios lo querían derrocar. No es una idea suya. Tiene la perversidad de Martha Sahagún, que todas las noches debe ser el diablo en el hombro diciéndole: "los medios te quieren correr". - -

¿Fox sigue siendo un presidente mediático?

- -

Su programa de radio es propaganda pura. Copió el invento de Bill Clinton, adoptado por Ernesto Zedillo para comunicar y establecer una línea de gobierno. Lo que pretende Fox –quizá sin pensarlo– es eliminar intermediarios, como el Congreso, los medios y todos estos agentes que son vehículos de información. Eso es un principio básico de fascismo, pero con un pequeño problema: ha cometido tales errores que ha perdido popularidad.

- -

Durante años, los medios se sometieron al gobierno, ¿eso ya terminó?

- -

Todos los medios provienen de esa cultura y aún permea a algunos. Los más importantes empezaron a cambiar hace años debido, por ejemplo, al boicot de Carlos Salinas a El Financiero, al acoso a Proceso, la búsqueda por abrir espacios de La Jornada o la llegada de Reforma.

- -

Si hiciera una comparación, en este gobierno, durante el reinado de Martha Sahagún en Comunicación Social, hubo más presiones, amenazas y hostigamiento de las que yo nunca había sentido desde las épocas duras de Miguel de la Madrid.

- -

¿Las presiones venían de la oficina de Martha Sahagún?

- -

Por supuesto. A mí Martha Sahagún me llegó a pedir la cabeza de reporteros porque hacían preguntas. No entienden que ése es su trabajo, preguntar.

- -

Durante la campaña, las presiones de Sahagún eran mucho más duras que las de Emilio Gamboa o Esteban Moctezuma… Es una locura.

- -

¿A qué se debió que Martha Sahagún dejara la vocería presidencial?

- -

La vocería era una broma. Las razones por las cuales se casó Sahagún con Fox las sabrán ellos, pero me parece muy claro que ella se estaba convirtiendo en un riesgo de Estado. Su papel protagónico la llevó a enfrentamientos políticos.

- -

La decisión política de sacarla fue adecuada. No sólo eso, sino que la presión sobre los medios se disipó muchísimo. La tensión resurge en el momento en que le empieza a ir mal a Fox, cuando cae en una conducta desenfadada y aún no comprendía el significado de la institución presidencial, y eso generó una reacción negativa de los actores políticos, no de los medios.

- -

¿Se siente víctima de la política de comunicación de la Presidencia por el toallagate?

- -

No, de ninguna manera. Hace años me dijeron que cuando llegabas a un trabajo se debía tener una maleta en la puerta. La primera vez que pidieron mi cabeza fue cuando tenía un año de experiencia, ahora tengo casi 30 años en este negocio. No quiere decir que no me duela o me enoje, es parte de la condición humana.

- -

Se dice que su salida de Milenio obedeció a presiones de Presidencia, ¿fue así?

- -

El desquiciamiento de algunas personas en Presidencia no tuvo todo que ver con lo de las toallas. Lo de las toallas fue un momento difícil, la salida ocurrió después. Al investigar la secuela de este asunto, a un editor de Milenio –que ya renunció– le dijeron en Guanajuato que al hijo de Sahagún le habían otorgado un contrato para construir 1,800 casas del Infonavit. El reportaje nunca salió porque ese tipo de información no se puede publicar sin toda la documentación y sin confrontar al hijo. La investigación hizo que se desquiciara Sahagún. No sabíamos que estábamos en vísperas de su boda. Fue la combinación de factores.

- -

¿Debe Fox temerle a los medios?

- -

Fox debe de tenerle miedo a Vicente Fox. Ese es su principal enemigo. Los medios no tumban gobiernos. En el Watergate, el Washington Post hizo una investigación pero no tumbó a Richard Nixon, sólo movilizó al Congreso estadounidense para analizar el caso constitucionalmente.

- -
Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Mientras no se mantenga callado y asuma su papel con profesionalismo, no sólo con ganas –de las que no me queda la menor duda–, hasta entonces no habrá una posición sana ni profesional con los medios ni con nadie.

-

Ahora ve
Desde el espacio, así se ve el huracán María mientras se agita por el Caribe
No te pierdas
×