Renacen las grandes

El mercado estadounidense se recupera y las plantas mexicanas de las tres automotrices de Detroit se
Daniela Clavijo López

Un carril elevado que servía como autopista para que, una y otra vez, Ford mostrara los autos que presentaría en el Salón Internacional del Automóvil de Norteamérica (en inglés, NAIAS) de Detroit llamaba la atención desde cualquier lugar de los 17,000 m2 del Cobo Center, donde se realizaría el evento.

- “El autoshow volvió a la vida”, se escuchaba en la sala de prensa entre periodistas que conversaban sobre la presencia de las tres automotrices de casa: General Motors (GM), Ford y Chrysler. Para quienes estuvieron en la edición de 2009 y 2010, el NAIAS de este año marcó el retorno de las tres grandes armadoras y mostró que la recuperación en la economía de Estados Unidos es ya un hecho.

- También marcó tendencias. Las empresas presentaron sus propuestas verdes, pero además reafirmaron que los clientes en EU se transformaron después de la crisis. Por ejemplo, algunos consumidores dejaron de adquirir pick ups y SUVS, como consecuencia de que la industria de la construcción fue una de las más lastimadas en la recesión, para adquirir autos compactos y medianos.

- En medio de este cambio, México salió ganando. Desde 2010, la industria automotriz nacional creció a raíz de un mayor consumo en la Unión Americana. GM, Ford y Chrysler concretaron inversiones en México por más de 2,000 MDD para traer al país plataformas de vehículos globales, como el Fussion de Ford o el Fiat 500 de Chrysler/Fiat. Este año habrá que concretarlas.

- La Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA) cuantificó la posición estratégica de México. En enero de 2011, las ventas de vehículos fabricados en el país representaron 14% del total. En enero del año pasado, la cifra era de 11%.

- De 2011 a 2015, datos de la firma de análisis económicos y financieros IHS Global Insights señalan que la producción de México con destino a EU crecerá 1.2 millones de unidades. La recuperación no se detendrá. Luis Carbajo, analista de Baker and McKenzie, dice que en esta nueva etapa sólo ganará quien reconozca los cambios en los consumidores.

- En 2010 se vendieron en el mercado estadounidense más de 11.4 millones de vehículos. Este año, se esperan ventas de entre 12 y 13 millones, aunque el crecimiento será paulatino y “hasta 2015 volverán los niveles que se tenían en 2005 (cuando se vendían 17 millones de autos)”, dice Carbajo.

- Las filiales en México deben mantenerse con foco hacia la exportación, dice Luis Flores, analista senior de Ixe. “La recomposición beneficia al país. Más de 70% de la producción es para mercados internacionales”, añade.

- Hacia el futuro, GM, Chrysler y Ford de México deberán fortalecer a sus proveedores, finalizar sus procesos de inversión, satisfacer parte de la demanda creciente en EU y encontrar las estrategias para incrementar los niveles de ventas del mercado doméstico.

- No se detendrá
Cuando nombraron a Gabriel López presidente y director general de Ford de México, él no conocía las plantas que la automotriz operaba en el país. Pero en su visita al complejo de Hermosillo, el directivo reafirmó que la oficina que dirigiría seguiría siendo clave para atender la demanda creciente del mercado de EU.

- Como si se tratara de una carrera contra el tiempo, dice López, más de 313,000 vehículos Fussion y Lincoln MKZ salieron en 2010 de la planta de Hermosillo. No se trataba sólo de producir volumen en las plantas de vehículos y motores de la capital sonorense, el Estado de México y Chihuahua, sino de fabricar exactamente lo que el cliente quiere y evitar la sobreproducción.

- La razón de medir cada acción fue resultado de la crisis. Para atender la demanda del mercado estadounidense, el Fussion que se fabrica en México desde el año pasado tiene una posición privilegiada. “No pudimos ser más afortunados”, comenta López al reconocer que el segmento de compactos y de tamaño medio es lo que hoy quieren los clientes.

- La cobertura de la demanda, en los dos segmentos más dinámicos en EU, está controlada desde México. En Cuautitlán Izcalli se producen más de 85,000 unidades del Fiesta, un compacto que México exporta a EU y Canadá. IHS Global apunta que las ventas de compactos crecerán en los próximos cinco años aproximadamente de 1.8 a casi tres millones de unidades, mientras que las ventas de los autos de tamaño medio pasarán de 1.9 a casi 2.5 millones de vehículos.

- Allan Mullaly, presidente y director general de Ford Motors Company, cree en México. Desde aquí produce 60% de los híbridos que se comercializan en EU y más de 530,000 motores diesel y de gasolina. “México es uno de los centros más importantes para la compañía. La calidad de su cadena de proveeduría y de sus plantas es excepcional”, señala en el marco del Saloìn Internacional del Automóvil de Norteamérica, celebrado en Detroit en enero pasado.

- “Si las armadoras se acomodan a las exigencias del mercado, es probable que las ventas sigan al alza”, comenta Flores, de Ixe. El futuro es prometedor porque las armadoras mostraron cambios en sus procesos y productos finales, de lo contrario “el crecimiento en ventas sería sólo un rebote de la economía”, dice el analista.

- Regresa fortalecido
Cada semana, Grace Lieblein, presidenta y directora de GM de México, dedica dos días para visitar proveedores, plantas y distribuidores de la empresa. Sabe que la operación en el país se beneficiará de la recuperación en EU. La apuesta está en que las ventas de pick ups se mantengan estables en el mercado estadounidense y en que la producción hecha en el país alcance nuevos mercados.

- Las cuatro plantas que GM tiene en México elevaron su producción y recibieron inversiones. Por ejemplo, el complejo de Toluca, donde se fabrican motores y se funden blocks, cabezas y cigüeñales, obtuvo una inversión de 540 MDD. “Para este año continuamos recuperándonos en México. La exportación es importante y vamos a seguir invirtiendo siempre que tengamos éxito en un país”, explica la directiva.

- La inversión en Toluca en una primera fase se enfocará a la producción de componentes de aluminio, mientras que se instala la maquinaria y el herramental necesarios para que, en una segunda etapa, se fabriquen motores de cuatro cilindros de 1.6 y 1.8 litros, con eficiencia de combustible para autos hechos en su mayoriìa en Meìxico. Un 80% de la producción total de GM se exporta a EU.

- “Tenemos la habilidad de enfocarnos muy fuerte. Eso es algo que hicimos en la crisis, que hicimos bien y con buenos resultados”, señala Lieblein. En la misma ciudad, más de 700 ingenieros trabajan en el centro de ingeniería más avanzado de Latinoamérica, que forma parte de la plataforma global de ingeniería y manufactura de GM. Para seguir como los líderes de exportación en México, la fábrica de Silao, Guanajuato, mantendrá una relevancia vital al producir 55 unidades cada hora, entre ellas, las de la pick up Silverado Crew Cab.

- Los resultados luego de los dos peores años de la historia de GM por fin van hacia la recuperación. En 2010, la firma vendió 8.4 millones de vehículos en el mundo, lo que representó un crecimiento de 12.2% con respecto a 2009.

- En noviembre de 2010, GM volvió a cotizar en Wall Street. Este momento marcó el renacimiento de la compañía y le dio mayor margen de maniobra a la automotriz cuando el gobierno estadounidense redujo su participación accionaria a poco más de 31%. El día que regresó a la Bolsa, GM alcanzó un valor de 63,000 MDD. Los planes para mantener el liderazgo y generar mayor participación en mercados emergentes no se hicieron esperar.

- Y en el NAIAS, GM mostró su fuerza. Presentó el Sonic en versiones hatchback y sedán, mientras que Buick lanzó el compacto Verano. Además, el eléctrico Volt, fabricado en EU, fue nombrado el Auto del AnÞo de Norteameìrica 2011. “Si tenemos la demanda suficiente, el Volt podría llegar a México. Estamos analizando, no será en un futuro muy lejano cuando decidamos venderlo o no”, comenta Lieblein.

- Pero el mercado interno también importa. México creció 12.4% y se convirtió en el noveno mercado más importante del mundo para la empresa, después de Alemania, Canadá, Italia y Rusia. Tanto en México como en el mundo, GM no quita el dedo del renglón. Con la pick up Tornado 2011 ofrecerá una nueva opción en el país con tres versiones que estarán disponibles en el primer trimestre del año.

- La unión hace la fuerza
El gran reto de Chrysler para recuperar terreno en EU será contar con una oferta de autos de menor tamaño y consumo de combustible. Su fortaleza está en SUVs. Pero cuando quedó bajo la administración de la italiana Fiat, en junio de 2009, Chrysler se subió a las tendencias al acceder a los segmentos que dominarán las ventas.

- México resulta esencial en esta nueva etapa. En enero, Fiat anunció que fabricará aquí el nuevo Fiat Freemont, el primer vehículo derivado de la asociación con Chrysler. La producción se realizará en Toluca y tendrá como destino principal la exportación. En esa misma planta se fabricará el Fiat 500 para atender el mercado estadounidense, en el que no tiene presencia desde 1983. De esta estrategia, operada en México, la firma italiana espera ventas de más de 50,000 unidades al año.

- En 2010, Chrysler invirtió también 570 MDD en una nueva planta en Coahuila, de motores para sus vehículos Dodge, Jeep y Ram. Los números y los lanzamientos suenan bien, sólo que para Carbajo, de Baker and McKenzie, no se puede olvidar que Chrysler es la menos recuperada y su mercado fue el que más perdió.

- Entre octubre y diciembre de 2010, la firma informó una pérdida neta global de 199 MDD por las altas tasas de interés generadas por los préstamos que recibió de los gobiernos de EU y Canadá como rescate ante la crisis. Bloomberg señala que este año, Chrysler saldrá de su deuda y Fiat podría transformar su participación de 25% a una mayoritaria. En conjunto, “Fiat y Chrysler producirán más de seis millones de vehículos para 2014, casi el doble que en 2010”, señala el medio.

- Por lo pronto, Chrysler cuenta con seis plantas de ensamble, estampado y motores ubicadas en Toluca y Saltillo. Y en México, todo está listo para 2014. Ese año, la Asociación Mexicana de Distribuidores Automotores (AMDA) estima que en territorio nacional se venderán más de un millón de autos para alcanzar así los niveles de ventas previos a la crisis.“No podemos ser conformistas y creer que éstos son los resultados adecuados para la industria automotriz”, dice Guillermo Rosales Zárate, director de Relaciones Institucionales de la AMDA.

- Mientras tanto, Joseph A. ChamaSrour, presidente de Chrysler de México, señala que en diciembre la firma alcanzó récord de ventas al comercializar 700 unidades de Jeep Grand Cherokee, un vehículo sport utility de lujo de más de 500,000 pesos. “Parece que los buenos tiempos están por llegar”, comenta.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- En el mercado nacional, las tres marcas automotrices de Detroit tienen varios retos: una gran competencia y los cambios de paradigmas en la especialización de la producción. No sólo eso. Por sus condiciones socioeconómicas, México es un mercado de vehículos de bajo precio que no se satisface con el número de vehículos y modelos existentes. “Marcas como Chrysler y Ford satisfacen mercados de alto nivel económico, por eso ha bajado su penetración en el mercado mexicano”, señala Rosales, de la AMDA.

- (Con información de Tatiana Maillard)

Ahora ve
Mayo de 2017 ha sido el mes con más asesinatos en México en los últimos 20 años
No te pierdas
ç
×