Rentas vitalicias, atractivo mercado

A punto de arrancar, el nuevo sistema de seguros de pensiones contará con un fondo de contingencia
Maricarmen Cortés

A partir del 1º de julio, cuando entre en vigor la nueva Ley del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), las nuevas pensiones por cesantía en edad avanzada, viudez e invalidez ya no serán pagadas directamente por dicho instituto, sino a través de rentas vitalicias –o seguros de pensiones–, y los pensionados tendrán que seleccionar, forzosamente, una de las 15 aseguradoras que fueron autorizadas, en mayo pasado, a participar en este mercado.

-

Probablemente se generará una gran confusión entre los asegurados del IMSS, porque en México no existe una amplia cultura en materia de seguros, y porque serán muchos los pensionados que vean con desconfianza a las aseguradoras, a pesar de la campaña de información puesta en marcha.

-

Sin embargo, en todas las delegaciones del IMSS se ofrecerá información detallada a todos los afiliados en torno al nuevo sistema de seguros de pensiones, así como asesoría sobre las 15 aseguradoras que participarán en rentas vitalicias.

-

Para los trabajadores, la elección será más difícil que en el caso de las Afores, porque a diferencia de éstas –donde es posible cambiarse una vez al año si no se está conforme con el rendimiento o con el servicio–, en el caso de las rentas vitalicias no hay opción de cambio.

-

Desde luego, las autoridades prometen que habrá una muy estricta supervisión no sólo por parte del IMSS, sino de la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas (CNSF), y para brindar una mayor seguridad a los trabajadores se creará un fondo de contingencia –una especie de Fobaproa– con recursos aportados por las propias empresas, que garantizará, entre otras cosas, que en caso de un fraude o quebranto de la aseguradora, los pensionados no vean afectados sus intereses.

-

UN SISTEMA MÁS JUSTO
-
Por ley, las aseguradoras están obligadas a mantener la pensión, por lo menos, en términos reales, de manera que los pensionados podrán estar seguros de que conservarán el poder adquisitivo de su renta.

-

En este sentido, el nuevo sistema de pensiones será más justo que el actual, porque se mantendrá el valor adquisitivo de la pensión en términos reales. Bajo el sistema actual en el que seguirán cobrando todos aquellos que se pensionaron antes de la entrada en vigor de la nueva ley, las pensiones se revisan conforme al incremento del salario mínimo y no en relación con la inflación. Y puesto que dicho salario se ha deteriorado en términos reales, también se ha afectado a los pensionados. Sólo en el remoto caso de que el salario mínimo creciera por encima de la inflación, habría un beneficio para los pensionados bajo el esquema anterior.

-

Indudablemente, con la mayor competencia es de esperar que se otorgue un rendimiento superior a la inflación más beneficios adicionales, como becas para los hijos menores de edad en caso de fallecimiento del pensionado o descuentos en algunos seguros.

-

En cuanto a las 15 aseguradoras autorizadas, sólo seis optaron por constituirse desde un principio como instituciones especializadas. Se trata de Pensiones Comercial América, de Alfonso Romo –quien concluyó la integración de Asemex–; Rentas Vitalicias GNP, de Alberto Baillères; Pensiones Bital, de Antonio del Valle; Pensiones Bancomer-Aetna; Pensiones Banorte, que preside Roberto González, y Allianz Rentas Vitalicias.

-

Por su parte, las aseguradoras que ampliaron su objeto social son Génesis, Inbursa, Interamericana, Aseguradora Hidalgo, Seguros del Centro, ING Seguros, Banamex-Aegon, Serfin y Seguros BBV-Probursa.

-

Es interesante saber que la alianza que se logró entre bancos y seguros para las Afores no se repite en el caso de las rentas vitalicias, como sucede con la aseguradora estadounidense AIG, que no participa con Inverlat; Allianz, que tampoco va con Bancrecer; o BBV y GNP, que sí participan, pero cada cual por su lado.

-

Las seis que desde un principio se constituyeron como aseguradoras especializadas tendrán una ventaja operativa porque se facilitará la transparencia en su administración, aunque su inversión inicial será mayor a la de las otras nueve aseguradoras, que tendrán un plazo de hasta cinco años para convertirse en instituciones especializadas.

-

Las que quedaron definitivamente fuera de la jugada fueron las pequeñas y medianas aseguradoras, ya que para participar en rentas vitalicias requieren de un capital de 56 millones de UDIS (equivalentes hoy a más de $90 millones de pesos), de los cuales 28 millones son de capital básico y 28 millones adicionales de reservas. Si las aseguradoras quieren tener una participación mayor a 10 ó 15% de este mercado, tendrán que incrementar su capital.

-

Evidentemente, se trata de un mercado atractivo para las aseguradoras, porque se estima que la suma de las pensiones vitalicias podría superar los $1,000 millones de dólares, de acuerdo con estimaciones iniciales de la CNSF. Si se considera que el monto total de los seguros en México es de poco más de $4,000 millones de dólares, se comprende el interés de las aseguradoras. Además, éstas reciben el monto de la pensión por adelantado, lo que les genera una importante utilidad con un adecuado manejo de la inversión.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

No es, sin embargo, un mercado exento de riesgos, no sólo por una inadecuada inversión, sino porque se puede producir un desfase entre el monto que recibieron las aseguradoras del IMSS y el costo del seguro en caso de que el pensionado viva más tiempo del previsto. Por ello es que ya se firmó un convenio entre el IMSS y las aseguradoras que participan en rentas vitalicias, a fin de establecer los plazos y procedimientos para los aumentos o devoluciones que correspondan en cada caso.

Ahora ve
Los Dodgers de Los Ángeles vuelven a la Serie Mundial de Beisbol
No te pierdas
×