Repertorio financiero

-
Raúl Castro

Desde hace dos años, Copamex espera la oportunidad para colocar acciones en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV). Como el momento más apropiado aún no llega, la compañía buscó alternativas para financiar su crecimiento: la emisión de los certificados bursátiles fue la respuesta.

-

Rápidamente este instrumento se convirtió en una opción para las empresas que dan sus primeros pasos en el mercado de valores y para las emisoras más consolidadas, debido a que ofrecen mayor flexibilidad y menores costos para los emisores con relación a otros tipos de instrumentos, como las obligaciones y los pagarés.

-

Datos de la BMV señalan que desde agosto de 2001 se han autorizado 18 emisiones de certificados por un total de $52,000 millones de pesos y que están en espera cuatro programas por otros $3,360 millones. Eduardo Trigueros, director de Emisoras de la institución, confía en que esta herramienta contribuya a reactivar el mercado de deuda en México. "Es un papel que ha tenido mucha aceptación y entre sus principales compradores se encuentran inversionistas institucionales; concretamente, Afores y fondos de inversión privados."

Un estudio elaborado por la Asociación Mexicana de Intermediarios Bursátiles asegura que, en un futuro, los nuevos instrumentos aniquilarán a los títulos de deuda de mediano y largo plazos que se colocaban en México, "porque agrupan todas las ventajas de los anteriores y sobre todo ofrecen flexibilidad y seguridad jurídica para los inversionistas".
Newsletter
Ahora ve
Escocia sigue los pasos de Londres y busca su independencia
No te pierdas