Rey sin corona

Campeón en el mundo &#34Bud&#34 ha hechos pocos amigos en México

Será el rey en muchos mercados –es la cerveza más vendida en el mundo– pero en México, Budweiser no termina de contagiar al público. Desde hace una década que Anheuser Bush la promueve aquí, junto con Budlight y O’Douls (sin alcohol), pero su presencia palidece frente a las marcas nacionales. Si bien el año pasado Anheuser Bush elevó sus ventas directas en México 20%, sus marcas apenas representan una diminuta fracción del mercado local. De hecho, menos de 1% de la cerveza que se consume en el país es importada.

-

Alejandro Strouch, vicepresidente de Anheuser Bush, reconoce que existen obstáculos para ampliar la presencia de la cerveza importada en la república. Destaca, en primer lugar, la cuestión de los precios. Budweiser se vende a precios entre 30 y 35% por arriba de las cervezas nacionales, en tanto que otras marcas extranjeras llegan a costar hasta 50% más. Esto obliga a las compañías extranjeras a enfocar su mercadotecnia en las clases más pudientes, las cuales constituyen una franca minoría. “Intentamos llegar a estratos sociales altos por cuestión de precios”, admite Strouch.

-

Otro problema que tienen muchas firmas foráneas es el elevado costo de transporte que priva en el país. “Hay que invertir mucho para estar en todos lados”, lamenta Strouch. No obstante, Anheuser Bush tiene una posición privilegiada en México, pues la distribución de sus marcas corre a cargo de Modelo. Aun así no ha logrado pegarle al gordo. Es difícil imaginar que este o cualquier otro grupo, por poderoso que sea, pueda romper el duopolio que constituyen Femsa y Modelo, y que en conjunto controla 99% de la venta total de cerveza en México.

Ahora ve
Así es el Gran Hotel Manzana Kepinski, el primer mall de lujo en Cuba
No te pierdas
×