Rusia. Créditos esquivos

Falta de estabilidad, de un programa claro de reformas y de la estructuración de un mercado de valo
Alexander Leskin

Hace tiempo que el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM) discuten en torno al otorgamiento de créditos a Rusia, pero hasta la fecha no lo han resuelto.

-

Los expertos y los ciudadanos comunes creen que si se otorgan, se emplearán para cerrar brechas en el presupuesto estatal, y no para estimular el crecimiento económico. Así, el gobierno se verá obligado a emitir más y más billetes, o a vender la parte que le corresponde en las empresas privatizadas. Y para esto último, deberá construir una sólida estructura en el mercado de valores.

-

Últimamente, en ese país aflora una frase, famosa en tiempos del comunismo: "Ellos hacen como que nos ayudan y nosotros hacemos como que realizamos las reformas", la que refleja una amarga realidad. Precisamente, la transición rápida, efectiva y sin peligros sociales, con el apoyo económico de Occidente, fracasó. Y no sólo por los consejos del FMI, sino también por la falta de estabilidad política en Rusia y de un programa claro sobre las reformas.

-

Capital para las reformas. Todavía antes de las acciones militares en Chechenia, los funcionarios del FMI no optaban a favor del crédito a Rusia (de $6,250 millones de dólares). Después de la entrada a dicho territorio, en Occidente se empezó a hablar sobre financiar las acciones militares, mientras Rusia preveía cubrir la mitad de su déficit presupuestario con ayuda de créditos otorgados por los organismos internacionales.

-

Sin la ayuda externa, Rusia no podrá evitar una aguda crisis económica, que la podría orillar a establecer un régimen autoritario. Asimismo, la falta de estabilidad y la impredecible política rusa ahuyenta, a los inversionistas privados y a los organismos financieros internacionales.

-

El FMI exige que Rusia cumpla sus disposiciones para conceder el crédito: el déficit presupuestario de ese país para 1995, de 7.8%, debe reducirse. Hoy, el ministerio de finanzas ruso busca vías para incrementar las ganancias y reducir los gastos. Pero las acciones militares en Chechenia no favorecen dicha tarea.

-

La eliminación de las cuotas de exportación del petróleo es otro asunto que desde hace ya bastante tiempo discutían representantes del FMI y dirigentes del Kremlin y a fines del año pasado fueron eliminadas. Ahora, en lugar de cuotas se distribuirán productos petroquímicos.

-

El objetivo principal de la ayuda externa es mejorar el nivel de vida en los países con difícil situación económica. Los expertos consideran que los países promotores de reformas económicas necesitan capital, ya que la mayoría de su población no tiene la posibilidad de ahorrar; ante la falta de recursos internos, lo que no permite financiar el crecimiento económico, supuestamente los créditos directos podrían cubrir la brecha.

-

El año pasado, los ahorros de la población rusa significaron alrededor de $25,000 millones de dólares; la mitad se gastó en la compra de dólares, es decir, fueron empleados en ayudar a los extranjeros. Ni los "nuevos rusos" -ricos que mantienen cuentas bancarias con depósitos estratosféricos- quieren dejar su dinero en el país. Esto demuestra que no se trata de falta de capitales, sino de inestabilidad política y de ausencia de mecanismos de empleo de capitales por parte de los inversionistas particulares.

-

El economista londinense Peter Boon señala que esto se presenta en todos los países en vías de desarrollo. Los resultados del empleo de créditos externos en 96 países, de 1971 hasta 1990, demuestran que casi en todos los casos, estos eran empleados para aumentar el consumo y cubrir gastos del gobierno.

-

Sólo en los pequeños países, donde la ayuda extranjera ha significado 15% del PIB, se nota la relación entre el crecimiento de los créditos y la cantidad de inversiones en la economía. Según Boon, esto se presenta cuando los países pasaron a la etapa de consumo de la ayuda internacional. Así ocurre tanto en los países democráticos como en los de regímenes autoritarios. Con mayor eficiencia en los primeros, donde los gobiernos dependen del electorado, lo que amplía las posibilidades de emplear ese dinero en desarrollo. Además, para ser más efectiva, la ayuda debe ser masiva

-

A desarrollar un mercado de valores. Sin embargo, el FMI no podrá otorgar a Rusia una ayuda masiva, sino sólo pequeños estímulos para desarrollar las reformas. Y esto, porque el país atraviesa por una nueva crisis económica. El rublo pierde su valor, la prestación de créditos externos no se ha resuelto, nadie compra acciones gubernamentales (con un interés anual de 300%), la inflación crece, la lucha política interna por la división de las propiedades estatales se agudiza.

-

Por otra parte, el mercado ruso de valores se caracteriza por una alta falta de liquidez, y no a raíz de inversionistas externos ni internos. Al recibir ayuda financiera masiva por parte del FMI y el BM, Rusia podría convertirse en un país atractivo para los inversionistas extranjeros. Pero, al no recibir los créditos esperados, se duda de la posibilidad de que el gobierno financie el déficit presupuestario a cuenta de las fuentes no inflacionarias.

-

El presupuesto federal tenía planeada la emisión de acciones hasta por $10,000 millones de dólares, pero hasta la fecha su venta sólo ha cubierto 7% del déficit Ahora, el gobierno liberó de los impuestos los depósitos de las personas físicas en los bancos comerciales, con la esperanza de que ese dinero sea empleado en la compra de acciones estatales. Pero los bancos, no se muestran deseosos de comprarlas, debido a que a través de ellas el Estado sólo formó una simple pirámide financiera. Los especialistas consideran que si la situación en este mercado se sigue desarrollando igual, se podría provocar una nueva ola inflacionaria.

-

Se duda de que el déficit presupuestario del Estado pueda cubrirse con reservas de oro, por no atreverse a vender capitales ahorrados con tanta dificultad.

-

Resta sólo que el Estado venda la parte que conserva en las empresas privatizadas. Los cambios en la estructura del PIB donde aumentó la parte del sector privado, influyeron en la formación de toda la infraestructura financiera. Hoy, las posibilidades financieras del gobierno ruso son diferentes a las del mercado de valores. De acuerdo con la revista The Economist, el mercado de capitales de Rusia cuenta con casi $30,000 millones de dólares, es decir, casi la mitad de los gastos del presupuesto estatal, por lo que la búsqueda de inversiones en este mercado parece ser más efectiva.

-

El mercado de valores de Rusia comenzó su crecimiento a finales de 1993. Los precios (en dólares) de las acciones de empresas privatizadas crecieron paulatinamente: muchas de ellas iniciaron la búsqueda de inversionistas tanto en el extranjero como en el país.

-

El año pasado, grandes compañías rusas, principalmente del complejo energético, participaron activamente en los mercados mundiales de capitales. Una parte de las compañías se unió al mercado de recibos depositarios. La compañía rusa Sun Brewing, a través del Banco Morgan Grenfell, colocó recibos depositarios por la suma de $47.5 millones de dólares. En mayo de este año, dichos recibos fueron incluidos en la lista de la bolsa de valores de Luxemburgo.

-

A lo largo del año pasado, continuaron los cambios estructurales en el mercado de valores de Rusia; los valores bancarios y las acciones de las compañías inversionistas disminuían, mientras que aumentó la parte accionaría de las empresas privatizadas.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

El crecimiento de este mercado de valores sólo es posible en condiciones de un mercado desarrollado de valores. Únicamente así, el país podrá redistribuir los capitales que circulan en el mercado interno de capitales. Mientras ese mercado no exista, las inversiones extranjeras y nacionales serán inseguras en Rusia.

Ahora ve
La agonía de Takata terminó con su declaración de bancarrota
No te pierdas
ç
×