Sabor de altura

Los aderezos de Patricia Quintana pasaron de su cocina al supermercado, y de ahí a los cielos.
Lolbé Corona

La chef es conocida hoy como la mujer que ha logrado que el negocio de los aderezos tenga múltiples sabores. Este año, sus vinagretas sabor mostaza-miel y soya-limón se han convertido en las segundas más vendidas en Superama y otras tiendas de prestigio.

-

Una posición notable, tomando en cuenta que compite contra marcas del peso de Hellmann´s, cuyo precio es cuatro veces menor ($9 pesos contra los $42 pesos de Gavilla, la firma de los productos de Quintana).

-

Pero esto no es fruto de la casualidad. El nombre de Patricia Quintana es conocido desde hace muchos años. Su pasión por la cocina empezó cuando, siendo una niña, ayudaba a su madre y a su abuela a preparar los alimentos del día o admiraba, en sus vacaciones, a los rancheros de la Huasteca veracruzana  cuando elaboraban su comida.

-

Siendo sólo una adolescente, su pasión por meter su cuchara en los guisos y por las formas tradicionales de cocinar la llevó a perfeccionarse en el arte culinario; años más tarde, después de vivir en Francia y Nueva York, bajo la tutela de Michel Guérad y Gastón Lenotre, se convirtió en una experta de la nouvelle cuisine.

-

Aunque aprendía rápidamente los menesteres de la cocina internacional, el interés por la mexicana tradicional no se apartaba de su mente.

-

Al volver a México dedicó parte de su tiempo a realizar investigaciones de campo –que hasta la fecha lleva a cabo– con el fin de aprender los sabores auténticos de la comida indígena, e inició una cruzada por hacerlos vigentes.

-

En los 80 abrió una escuela gastronómica, pero un accidente automovilístico la postro en cama durante más de cuatro meses. Al terminar su recuperación, la Secretaría de Turismo publicó su primer libro, El sabor de México, que la volvió una figura en los ambientes culinario y literario.

-

En 1996, con una inversión mínima, lanzó al mercado su línea de vinagretas, elaboradas artesanalmente. Al principio vendió cuatro cajas; hoy coloca hasta 250 al mes.

-

Ha llegado a tener tanto éxito que, hace un año, Aeroméxico introdujo estos productos en los menúes de clase turista nacional e internacional, y hoy se ofrecen en más de 20 rutas.

-

En 2003, Gavilla lanzará nuevos sabores al mercado. Su meta es convertirse en la marca de vinagretas número uno en las tiendas.

-

En noviembre pasado Quintana celebró un año de haber abierto su primer restaurante, llamado Izote, y próximamente publicará dos libros, uno sobre antojería mexicana y una novela llamada Polvo de estrellas.

Newsletter
Ahora ve
La historia del bebé que nació con 4 piernas y 2 columnas vertebrales
No te pierdas