Sabor que trasciende los deliciosos plat

Un lugar con sabor a México que ha inspirado a pintores, escritores y músicos durante casi un sigl

Los buñuelos, las capirotadas y las cocadas son los antecedentes de un negocio emblemático para la ciudad de los palacios. Los inicios del establecimiento se remontan a principios del siglo pasado, cuando Dionisio Mollinedo vendía dulces mexicanos en una lechería. Con el paso de los años buscó expandir el negocio. Así nació en 1912 el Café de Tacuba.

-

Desde entonces ha sido escenario de incontables acontecimientos –este era el sitio donde Salvador Novo acudía para inspirarse y fue también el escenario de la comida de boda de Diego Rivera y Guadalupe Marín– que le han valido más de un párrafo en la historia contemporánea.

-

La decoración novohispana de este lugar, en cuyos salones se narran varias etapas de la vida de México, sus pinturas de la creación del mole o del chocolate, y los retratos de personajes ilustres, constituyen parte de su esencia.

-

Su menú consta de más de 100 platillos e incluye desde bizcochos hasta sopes con chorizo, todos con recetas a la vieja usanza, una peculiaridad que lo ha distinguido siempre.

-

El lugar, que toma el nombre de la calle donde se encuentra, tiene otra característica: fue el primer comercio de la capital del país que instaló una puerta giratoria. Por ella desfilaron políticos como Porfirio Díaz y José Vasconcelos, y artistas de la talla de María Conesa y Agustín Lara, quien por cierto se inspiró en Josefina García –esposa de Dionisio y amiga de Lara desde la infancia– para escribir sus canciones Señora tentación y Morena.

-

En junio de 1936, cuando los boleros se escuchaban en el ambiente nacional, el silencio se hizo en el Café. Manlio Fabio Altamirano, gobernador electo del estado de Veracruz, fue asesinado en el restaurante. Le dispararon a quemarropa con una pistola calibre 45.

-

Aunque en esos días la trágica noticia conmocionó a la población –“El mantel blanco fue salpicado brutalmente con el púrpura encendido de su sangre”–, curiosamente “el número de clientes aumentó, así como la popularidad del establecimiento”, cuenta Gabriela Canales, administradora del lugar e integrante de la tercera generación al frente del negocio. Esposa de uno de los nietos del fundador, ella ha tomado la estafeta del local desde hace casi dos décadas.

-

Otro personaje, Santos Hernández, trabajador del Café de Tacuba durante más de 50 años, se volvió celebre al servir de inspiración para la novela Los hijos de Sánchez, que escribiera Oscar Lewis en 1965 y que, en 1978, Anthony Quinn interpretara en la versión cinematográfica. El escenario no podía ser otro que el propio local.

-

En 1992 un grupo de rock en español adoptó el nombre Café Tacuba y contribuyó con ello al reconocimiento de este tradicional comedor.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Hoy en día, el legendario negocio busca entre sus clientes nuevos personajes que puedan seguir nutriendo su historia.

Ahora ve
La estatua de Diego Armando Maradona que provocó burlas en internet
No te pierdas
×