Sacándole jugo a los rincones

El interiorismo, disciplina que le apuesta al perfeccionamiento del uso espacial en las áreas labor
Julieta Maldonado

Debido a lo caro que resulta el espacio para oficinas en las grandes ciudades mexicanas, la administración eficaz del mismo se torna una necesidad prioritaria. La justificación es que, si a ese espacio laboral se le dota de una atmósfera propicia, es posible incrementar la productividad de los empleados.

-

Pero ese manejo del espacio pocas veces resulta exitoso cuando se hace “sobre las rodillas”, con marchas apresuradas. La improvisación o ignorancia provoca casi siempre readaptaciones posteriores; surgen problemas de operación, como mala distribución de las líneas telefónicas, escasez de iluminación o creación de áreas saturadas junto a otras semi vacías.

-

Una solución inmediata para habilitar los espacios ha sido la instalación de paneles que dividan los departamentos. En ese caso se apela a firmas que ofrecen sistemas modulares, como Herman Miller, DM Nacional, López Morton, PM Steele, Ezquerro y Catalá, Mobiliario Di, Riviera y muchas más.

-

Pero en este terreno, para reflejar las políticas y estilos de la empresa mediante soluciones prácticas e inmediatas, se hace necesario el “interiorismo”, especialidad propositiva del diseño de interiores orientado a la configuración inteligente y optimización del espacio.

-

El interiorismo (una opción que se utiliza desde hace dos décadas, si bien marginalmente) desarrolla estrategias de uso del espacio, basadas en la idea de que las oficinas deben responder flexiblemente a las necesidades de cambio de una organización. Sus procedimientos son aplicables en la conceptualización de edificios nuevos o en la búsqueda de alternativas para los inmuebles deficientes.

-

El interiorismo desarrolla, además, estrategias para dividir el espacio de oficinas en áreas privadas (cerradas) y públicas (abiertas), de acuerdo con los requerimientos a corto y largo plazo. En casos ideales, los expertos en el ramo (sí, “interioristas”) supervisan las diversas etapas del proyecto, dentro del tiempo y el presupuesto establecidos, y diseñan el mobiliario de acuerdo con principios ergonómicos –léase, adecuados a las dimensiones humanas.

-

COSTOS Y ESPACIO VITAL
-
“El dueño de un edificio de oficinas necesita, sin duda, de un asesor de proyecto para equiparar el costo-beneficio que le conllevará una administración eficiente del espacio”, advierte de entrada el arquitecto Oscar Solares, administrador general de Grupo Entorno, firma dedicada a proyectos arquitectónicos, urbanos e industriales.

-

Solares, cuya empresa ha realizado proyectos de remodelación en el Hospital Rubén Leñero y en más de 10 sucursales de Banamex en el país, asevera que cuando se delinea “una organización que pretende tener más coherencia, se requiere contratar a un profesional del diseño de espacios”.

-

Según éste y otros expertos consultados –quienes de algún modo intentan llevar agua a su molino–, no se trata de que las empresas contraten arquitectos afamados, sino especialistas en diseño de interiores, los cuales suelen estar más conscientes de que el desembolso oneroso debe ser combatido. ¿Cómo? Adquiriendo productos y mano de obra nacionales.

-

El arquitecto Artemio Cruz Arias, socio de la firma Cruville –con 18 años de experiencia en interiorismo–, opina que “los sistemas de paneles, mamparas y muros desmontables, ofrecidos como panacea en la planeación de espacios, son demasiado caros: acaparan 50% o todo el presupuesto global de un proyecto. Tecnológicamente son fantásticos –admite–, pero muy onerosos para el contexto de nuestro país. Además, hay que sumar al costo total el pago por otros conceptos: cubiertas, archivos e instalación... no es cosa de sólo llevarse los muros y ya”.

-

Una opción es construir (o sustituir) los sistemas modulares con materiales más económicos como la tablarroca, aprovechando la mano de obra artesanal mexicana. Cruz asegura que esto puede llegar a reducir el costo del proyecto hasta en 70%. Otros elementos en los que se puede economizar son las superficies, que en vez de ser de aglomerados importados de alta resistencia, pueden ser nacionales y de menor espesor, lo cual permite una reducción sustancial del presupuesto.

-

“Sin ser la excelencia, funcionan”, sentencia Cruz, refiriéndose a estas opciones. Contratado por Softeck Corporativo, firma con sede en Monterrey, productora y recientemente exportadora de -software, Cruz se dio a la tarea de evitar que ahí continuaran violentándose los parámetros internacionales del espacio laboral –que estipulan cuatro metros cuadrados como espacio vital óptimo–. En Softeck llegaban a 0.5 metros cuadrados por individuo, es decir, trabajaban prácticamente unos encima de otros.

-

Ante este hacinamiento, Softeck rentó un inmueble más amplio –en espera de seguir expandiéndose–, y entonces el primer paso del arquitecto fue conciliar las necesidades de la compañía, que consistían en obtener el máximo provecho del costo-beneficio y, a la vez, una atmósfera moderna y transparente. Todo ello tenía que hacerse en sólo dos meses.

-

En este proyecto Cruz decidió que cada espacio personal fuera de 1.20 x 1.20 metros, y a los lugares menos favorecidos de iluminación y ventilación naturales se les compensó con más metros.

-

Respecto de los famosos sistemas modulares, que ciertamente son una de las soluciones más socorridas para muchas empresas, “aún no hay muebles ejecutivos funcionales para todos los casos”, dice Laura Mubarack, directora comercial de Arké Muebles, firma con sólo dos años en el sector, pero que empieza a ser conocida por sus propuestas vanguardistas en el mobiliario y diseños industriales.

-

“Siempre se requiere de alguna adaptación o modificación, y para eso estamos nosotros”, presume. “Debemos decidir qué concepto de diseño responde más adecuadamente a las necesidades de una organización. Es necesario observar elementos arquitectónicos, diseño interior y selección de mobiliario.”

-

Como ejemplo de habilitación de un espacio, Mubarack propone el de la oficina corporativa para clientes distinguidos de la empresa galletera Mac’Ma. Éste debía cumplir con ciertas condiciones, pero sobre todo debía emanar elegancia y “mucha calidad”. Según la empresa, pretendía crear un espacio que le otorgara una imagen de liderazgo. “El proyecto se resolvió en tres juntas: la primera, para captar las necesidades del cliente; en la segunda se presentó un bosquejo de nuestras soluciones; y en una tercera, se obtuvo el visto bueno de los ajustes. También se eligieron los materiales a utilizar: caoba, acero inoxidable y cristal”, describe Mubarack, quien asegura que las instalaciones citadas tardaron 60 días en quedar listas.

-

“La optimización de espacios fue un reto –apunta la directiva–, debido a que teníamos que manejar muchos accesos, los cuales nos marcaban una pauta rígida del espacio. Sin embargo, encontramos el modo de aprovechar áreas para que tanto el ejecutivo como el visitante las disfrutaran”.

-

Sin duda, para cada necesidad habrá una solución particular. Lo más importante, dicen los consultados, es desarrollar conceptos de diseño que procuren una mejor operatividad, traducir los requerimientos a corto y largo plazos de la empresa en un programa de necesidades que el interiorista pueda usar de manera dinámica, pues “lo bello no está reñido con el diseño ni con el costo”.

-

Casos ejemplificadores como los arriba mencionados hay muchos. La situación más común en las oficinas es la readaptación del espacio existente de acuerdo con soluciones personalizadas, económicas y rápidas.

-

Cierto que hay tendencias en el interiorismo que empiezan a prevalecer. Algunos especialistas, por ejemplo, coinciden en la opción de desaparecer los famosos “privados” en las oficinas y sustituirlos mediante mamparas menos altas que aíslan pero que, al mismo tiempo, dan la sensación de continuidad al área y permiten fluidez en la relación interpersonal.

-

ESPACIOS “INTELIGENTES”
-
PAPSA, otra empresa ducha en menesteres de hacer óptimo el uso espacial, se ha encargado de proyectar la imagen tanto de bancos e industrias como de empresas medianas y pequeñas en la capital del país, Guadalajara y Ciudad Juárez. Al respecto, la diseñadora de interiores Estrella Canal, responsable del área en PAPSA, señala que sus clientes buscan estética (es decir, un ambiente amable y vanguardista) y funcionalidad. En pocas palabras: un espacio inteligente.

-

“Bajo esta óptica, nuestro Departamento de Proyectos desarrolla soluciones óptimas para planear o reorganizar una oficina para hacerla cómoda, agradable, eficiente y tecnológicamente avanzada. Esto aumenta la productividad del personal, debido a que mantiene la organización y facilita las relaciones de trabajo”, comenta.

-

“Primero realizamos levantamientos y alzados, mediante computadora. Luego definimos las áreas por el número de personal, las actividades que desempeñan y cómo interactúan”, explica Canal.

-

Las reuniones con el cliente permiten reajustes antes de sugerir el mobiliario ergonómico, alfombras y modulares adecuados. La firma se sirve de las líneas disponibles en el mercado, ya sea para un concepto uniforme (mismo estilo o color) o para diferenciar áreas. Además, cuentan con expertos en instalaciones corporativas. En este tenor, algunos de sus proyectos han sido IBM, Anderson Clayton, Grupo Financiero Interacciones y Consorcio Red Uno.

-

Pero hay necesidades para las cuales no se tiene ya una solución. El interiorismo ahí también tiene que entrar “al quite” en cuestión creativa. Luis Adolfo Díaz, diseñador de interiores con 10 años de experiencia en este campo y director general de la firma Artefacto, detectó la urgencia de diseñar mobiliario para el ordenamiento de documentación de las oficinas del Hotel Fiesta Americana Coral Beach, de Cancún. Los clásicos archiveros no resolvían esa necesidad, así que creó unos archiveros de madera sólida y herrajes especiales –traídos de Italia–, para aminorar su peso.

-

“Pero tenía que trabajar en áreas mayúsculas, lo que implicaba un aumento de costos considerable para su readaptación. La solución inteligente fue oxigenar los espacios, empleando cubiertas sólidas de -triplay de distintos espesores ensambladas estructuralmente, además de la formica especificada por el hotel.”

-

Otro caso es el que narra el arquitecto Solares, de Grupo Entorno, sobre el bufete jurídico de Asesores Especializados en Derecho del Trabajo. Este cliente, al crecer, tuvo que adquirir todo un piso y pidió su remodelación a Grupo Entorno. “Ello requirió tirar muros falsos para adecuar una sola área (350 metros cuadrados), instalar puertas y plafones falsos para crear ámbitos diferentes, -interactivos y dinámicos. Desde luego que todo esto junto con una nueva pintura, alfombras y algunos toques de decoración que le agradaran al dueño. Todo ello, en 15 días.”

-

Con lo anterior queda claro que el diseño de interiores en la empresa moderna –no sólo en aquellas que piensan en expandirse– debe adecuarse a las necesidades particulares y a los no siempre abundantes presupuestos. Las tendencias que poco a poco se imponen apuntan hacia espacios que permitan tanto el mejoramiento de imagen como la operatividad más eficiente de cada una de las áreas que la constituyen.

-

Si se hace con una correcta planeación, esto se traduce en un incremento en la productividad de los empleados. Porque ya se ha dicho en un sinfín de ocasiones: la oficina es el segundo hogar.

Ahora ve
La agonía de Takata terminó con su declaración de bancarrota
No te pierdas
ç
×