Santa lencería

La Guadalupana inspira a diseñadores europeos.
Marco Appel / Bruselas

Santidad y sensualidad suelen ser dos mundos opuestos, pero  no para Vive María, una marca alemana que ha sacado de la iglesia a santos y santas para convertirlos en las estrellas de las pasarelas europeas de la última moda en lencería.

- ¿La imagen de Jesucristo en ajustados tops?, ¿la Virgen María en tangas?, ¿la Guadalupana en coquetas sandalias? La idea fue de la diseñadora belga residente en Berlín, Simone Frazer, quien intenta de esa forma transmitir la precoz sensualidad que desprende la actriz francesa Brigitte Bardot en la película ¡Vive María! de 1965.

- Cuenta que al principio nadie quería producir ni distribuir su “colección sacra”. Hasta que la firma Nastrovje Postdam tomó el riesgo en 1996.

- Vive María vende unas 200,000 piezas al año en toda Europa –que fabrica en Turquía– y ha abierto unas 100 tiendas en Alemania y Austria, además de una veintena en Suiza. Por si fuera poco están por exportar a Canadá y EU.

- La irreverente casa de lencería ha conquistado a un tipo de consumidor que sobra en Europa: “Jóvenes de mente abierta, que no sólo buscan seducir, sino también provocar: nuestra ropa íntima es moderna, tremendamente sexy, pero jamás vulgar”, platica Natasa Vukasinovic, que es vocera de la casa Nastrovje Postdam.

- ¿Es falta de respeto? “Nada de eso: Vive María es un homenaje a lo sagrado; representa viejos valores en un nuevo estilo, los vuelve a revivir”, explica Vukasinovic. Es más: las piezas con estampado guadalupano están entre las que más gustan.

- Ingresar al mercado latinoamericano representa un reto para la marca, que afirma estar “encantada” de algún día exportar a México.

- Pero quién sabe: el mundo ha avanzado y hoy difícilmente Madonna podría volver a escandalizarnos cantando “Like a virgin”. ¿O no?

Newsletter
Ahora ve
La historia de la mujer que emergió del lodo tras inundaciones en Perú
No te pierdas