Se avanza, pero persisten fallas

Aun cuando, a raíz del programa de ajuste, algunas empresas exportadoras han crecido, es preciso in
Alejandro Castillo

Es innegable que el programa de ajuste aplicado por la presente administración tiene graves consecuencias para el aparato productivo y las familias. Sin embargo, de acuerdo con la posición de las empresas, su disponibilidad de recursos o sus posibilidades de exportar, algunas han sobrevivido bien. Eso se observa en los resultados que reportaron las emisoras al término del primer semestre de la crisis. Otras podrían hacerlo si contaran con el entorno adecuado.

-

El entorno crítico. Como ya se ha señalado en otras ocasiones, el mercado interno se encuentra

-

sumido en una grave depresión y su recuperación será muy lenta. En ese contexto, se debe tener claro que la reducción en las tasas de interés, que pasaron de niveles cercanos a 80% en abril a 36.1% en la primera semana de agosto, no propiciará un aumento importante en la demanda de crédito.

-

De hecho, las pocas operaciones que se realizan actualmente están estrechamente vinculadas a procesos de exportación. El problema es que todavía son muy pocas las empresas que participan en esa actividad. Si se consideran las cifras de la Secretaría de Comercio y Fomento Industrial (Secofi), actualmente participan en procesos de exportación 14,000 empresas, sólo 5% de las empresas manufactureras estarían exportando. A pesar de eso, el crecimiento de 42.8% que, según cifras preliminares, se logró en las exportaciones sin maquila de enero a junio -$23,822.6 millones de dólares-, muestra que el desempeño de esta actividad es satisfactorio.

-

En contrapartida, de acuerdo con el INEGI, hasta mayo las ventas al menudeo registraron una caída de 23.4% y las ventas al mayoreo habían disminuido 7.9%. Hasta las grandes cadenas comerciales sufrieron el impacto de la contracción del mercado. En sus reportes al primer semestre, Cifra informa que sus ventas medidas en términos reales disminuyeron 8.1 %, en el caso de Gigante la contracción fue de 9.7% y para Comercial Mexicana de 3.7%.

-

Empresas beneficiadas. No obstante, las empresas que cotizan en bolsa superaron las expectativas que se tenían acerca de sus resultados del primer semestre.

-

De acuerdo con los reportes de una muestra de 114 emisoras -dada a conocer por Vector-, en el primer semestre sus ventas aumentaron 10.4%, su utilidad de operación mejoró 12.7% y su utilidad neta creció 96.4%.

-

El crecimiento en la utilidad neta, que para algunas empresas fue espectacular, se debió a un comportamiento muy favorable en el renglón de resultados por posición monetaria (repomo). En la mayoría de las emisoras este renglón tuvo la virtud de compensar las pérdidas cambiarias y los intereses pagados, de modo que propició que el costo integral de financiamiento (CIF) concluyera con cifras favorables para las empresas.

-

Si bien el comportamiento de la utilidad neta es importante, en medio de la contracción del mercado interno son más relevantes los avances registrados en ventas y utilidad de operación.

-

Y es que el crecimiento en los ingresos por ventas en este grupo estuvo encabezado por empresas que, como las siderúrgicas, petroquímicas y cementeras, realizaron un gran esfuerzo para aumentar sus exportaciones y aprovechar al máximo su capacidad instalada. Eso permitió compensar la disminución de ventas de las emisoras que operan fundamentalmente en el mercado interno y que, como las cadenas comerciales y Teléfonos de México, tienen un gran peso entre las empresas que cotizan en la bolsa.

-

A su vez, la mayor utilidad operativa fue posible gracias a que la mayoría puso en marcha ambiciosos programas de ajustes que les permitieron aumentar su eficiencia de operación, establecieron políticas de control de gastos y, en algunos casos, aceleraron la entrada en operación de nuevas instalaciones, con mejor tecnología y mayor productividad.

-

Todos podrían. Los resultados obtenidos por las empresas que cotizan en bolsa demuestran que sí es posible superar la situación que impacto a la economía mexicana desde principios de año. Además, es importante recalcar que, en esta ocasión, para la mayoría de las firmas las mejores ventas y utilidades de operación fueron resultado de una mayor capacidad para competir exitosamente en el exterior, en algunos casos con una mayor integración nacional en sus exportaciones, y a los esfuerzos para lograr una operación más eficiente. En conjunto, todo lo anterior les ha permitido tapar el boquete que abrieron la devaluación y el aumento de las tasas en sus finanzas.

-

Ahora, considerando la urgencia de atender las necesidades de una población cercana a los 90 millones de habitantes, el país debe acelerar la búsqueda de esquemas que permitan, sin destapar la inflación y sin incurrir en desequilibrios en las finanzas públicas, integrar a más empresas al esfuerzo exportador.

-

Al parecer, ya se avanza en acuerdos que fomentan la productividad. Sin embargo, aparte de otras barreras, como la ineficiencia de la infraestructura y los costos que ello implica, uno de los puntos clave para integrar a más empresas al esfuerzo de exportación es solucionar los problemas financieros que las afectan.

-

Hasta ahora, la principal propuesta del Banco de México es el esquema de las UDIs. Independientemente de las ventajas que pudiera tener en el corto plazo, hasta ahora no ha funcionado porque nadie tiene garantizado que sus ingresos crecerán en la misma proporción que la inflación. El gobernador del Banco de México en particular parece contradictorio: al tiempo que propone que los deudores reestructuren en UDIs, es decir, les pide que acepten que su deuda crezca en la medida en que aumenta la inflación, es el primero en esgrimir argumentos contra la posibilidad de que los salarios y otras variables económicas se indicen conforme al crecimiento de precios.

-

El Banco de México y los banqueros también han rechazado algunas de las propuestas de las organizaciones de deudores. Señalan que en el fondo existe el riesgo de que se generalice una cultura del no pago. No reconocen que el factor que propicia esa cultura de no pago y otros folclorismos que afectan la operación eficiente de la economía en todos los campos, es la cultura de impunidad que impide investigar desvíos de recursos, asignación indebida de créditos y otros delitos.

-

Desde ese punto de vista, la cultura del no pago ya dañó gravemente el ahorro de los mexicanos. Considerando el análisis que hace el Plan Nacional de Desarrollo, sería de esperar que los que tuvieran que hacerlo sí pagaran su irresponsabilidad al permitir en el sexenio pasado una sobrevaluación del tipo de cambio que desembocó en la actual situación.

-

Mientras tanto, debe reconocerse que la crisis se impuso a deudores ya banqueros, que unos y otros están relacionados en una simbiosis que los debería beneficiar mutuamente y a nadie conviene que quiebre la planta productiva o el sector financiero ¿Por qué no buscar de manera conjunta una solución que propicie una sana relación comercial?

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Todo indica que los grandes organismos empresariales y la Secretaría de Hacienda favorecerán avances en ese sentido y de antemano se debe tener claro que eso no significará abandonar el programa de ajuste: sólo se procurará limar algunas deficiencias de los intermediarios.

Ahora ve
El cambio climático está afectando los lugares más bonitos del mundo
No te pierdas
×