Se busca futuro

En las últimas tres décadas se han cometido errores espectaculares, costosísimos. Debemos tenerlo

Las cosas no pueden seguir igual: México debe reinsertarse de otro modo dentro del nuevo orden mundial. ¿O acaso deberíamos sentirnos satisfechos de nuestra amplia oferta de mano de obra barata a cambio de inversión? A escasos 100 días de la toma de posesión del nuevo gobierno, debemos modificar la manera en que efectuamos los análisis de las ventajas competitivas de nuestro país. Más que poner sobre la mesa lo que hoy tenemos, hay que reflexionar sobre lo que debemos hacer para incrementar, de manera integral, la competitividad de la nación. Por ejemplo, lo que todavía hoy se considera una ventaja (los salarios raquíticos) para atraer capitales productivos, se contradice con el fin último que debe perseguir todo país: el bienestar de su población. Seguimos inmersos en la trampa de generar el mayor número de empleos posibles, sin procurar elevar la calidad de esas plazas de trabajo. Continuamos atrapados en un ciclo económico que depende demasiado de estimular el mayor volumen posible de exportaciones, sin tomar medidas precisas para fortalecer al mercado interno.

-

Esto no significa que se estén haciendo mal las cosas. Es, simplemente, que hasta hoy el trabajo ha sido muy incompleto. La búsqueda de estabilidad a toda costa de la actual administración –que inició su gobierno con un incendio financiero– ha dejado de lado varios problemas de fondo, muchas veces expuestos en estas páginas. Como se dice en la jerga corporativa, lo urgente ha matado a lo importante.

-

Pero ya no podemos posponer más los asuntos de fondo. Nos ha costado muy caro. Bajo el pretexto de las recurrentes crisis, las recientes administraciones han gobernado para el corto plazo. Y en este país desmemoriado se nos olvida con frecuencia que son nuestros propios gobernantes los que han hecho estallar las crisis económicas a través de políticas erróneas y, en ocasiones, de manejos increíblemente irresponsables. Por eso, a partir de esta edición, iniciamos una serie de tres artículos –escritos por el doctor José Luis Calva– que hemos denominado “Los extravíos económicos de México”. Porque es verdad: que asomarnos al pasado para rescatar los aprendizajes necesarios y no cometer los mismos errores en el futuro.

-

El desconcierto y la incertidumbre económicas no han aparecido por generación espontánea. Es fundamental que tengamos esto muy claro. En las últimas tres décadas se han cometido errores muy graves que han afectado las estructuras competitivas del país y han fabricado pobreza en todos los rincones de la geografía nacional. Frente al cambio histórico marcado en la urnas el pasado 2 de julio, resulta indispensable que tengamos muy presentes los atropellos del pasado y desarrollemos una mucho mejor agenda para el futuro.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Los Editores

Ahora ve
Momentos de terror y caos tras ataque terrorista en Barcelona
No te pierdas
×