Ser guapo, rico y distinguido

Juristas, negociantes, políticos, y&#34niñas bien&#34 otoñales hacen y dicen lo que se les pega l
Ricardo Medina Macías

Hay días en que uno se levanta con inmensos deseos de ser guapo, rico y distinguido. Me imagino que quienes no tienen la fortuna de serlo han de sufrir mucho. En México hay una solución mágica para esa frustración: organizar un paro, sacarse la sangre a jeringazos y exigir que ese derecho constitucional (si no está en la Constitución, ¿qué esperan para ponerlo?) se nos respete: queremos ser guapos, ricos y distinguidos y si no que se atengan a las consecuencias.

- Hay días en que algunos juristas amanecen con ganas de pasar a la historia y cobrarle facturas a sus adversarios políticos. Si además tienen la suerte de ser procuradores de justicia, asunto arreglado: meten a la cárcel a una chica inocente, la acusan de asesinato, desdeñan las recomendaciones de quienes vigilan el respeto a los derechos humanos y ya la hicieron.

- Hay días en que algunos negociantes amanecen con ganas de poner los precios que se les da la gana, para tener los márgenes de utilidad que se les da la gana. Si el mercado no se los permite (el mercado, estimado lector, son los necios consumidores que no aceptan esos precios y se van con la competencia), pueden calmar su frustración echando pestes del mercado, del neoliberalismo y de la apertura comercial.

- Por ahí, algún político les hace caso y promueve que se incluya en la Constitución el derecho inalienable de todo negociante a ignorar las leyes de la oferta y la demanda (así se hacen los monopolios y los oligopolios y así le ha hecho el mercantilismo en esta bendita tierra) y la consecuente obligación de los consumidores a tomar la única sopa que hay, que para eso son súbditos: para callar y obedecer.

- Hay días en que algunos políticos amanecen llenos de buenas intenciones y de amor al cine nacional; conjeturan que es indispensable que el glorioso cine mexicano sea “protegido” de la nefasta globalidad, de la avasalladora industria cinematográfica estadounidense. Deciden entonces que los bienes (digamos el dinero de los contribuyentes) son para remediar los males (digamos la precariedad del cine nacional) y compran con el dinero público cuatro salas de cine para apapachar a los artistas y a los cineastas nacionales.

- Hay días en que algún candidato presidencial se levanta con ganas de cobrarle cuentas pendientes a su competidor y hacerse “popular”, entonces empieza a decir tonterías sobre “el daño que han hecho al país quienes tienen deudas con el Fobaproa” (sic); no se percata de que sin el Fobaproa este país estaría en quiebra, no alcanza a entender (porque no se lo enseñaron en la facultad de Economía de la UNAM) que gracias a Fobaproa millones de mexicanos, que sí vivimos de nuestro trabajo y no del dinero de los contribuyentes, no habríamos podido cobrar salarios, honorarios, “rayas” o habríamos perdido los exiguos ahorros que teníamos en un banco.

- Hay días en que alguna “niña bien” otoñal de las Lomas de Chapultepec amanece con ganas de echar chisme y ejercitar la maledicencia; como tiene a su disposición un espacio en un periódico se lanza a relatar lo que le contó hace años una manicurista (cada cual tiene las fuentes de información que merece), y Lupita, la “niña bien” otoñal, difama a un periodista de la televisión. Eso sí, tiene un arrebato de responsabilidad (?) y aclara que se trata de un chisme. Chismea, chismea que algo queda.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- Hay días en que uno amanece convencido de que México ha logrado incluir en su Constitución un derecho insólito: el derecho a la irresponsabilidad, a la impunidad, a hacer rabietas, pero eso sí, siempre en nombre de causas nobles como la “justicia social”, los intereses de la patria o la lucha contra el monstruo neoliberal.

- Si así son las cosas aquí, ¿a quién le extraña que haya jovencitos que exijan ser ingenieros, doctores o licenciados instantáneos (como de parto sin dolor) con empleos bien remunerados y a salvo de los exámenes y de la nefasta competencia por los puestos de trabajo?

Ahora ve
La remoción de escombros avanza en la colonia Niños Héroes
No te pierdas
×