Seranor <br>Expectativas almacenadas

Luego de afrontar cambios administrativos internos para convertirla en una empresa rentable, Servici

En el rubro financiero, Servicios de - Almacenamiento del Norte (Seranor) rompió su récord histórico y logró en - 1997 una utilidad operativa de $28 millones de pesos, cifra nunca antes - alcanzada. También obtuvo el equilibrio entre los clientes particulares y - Conasupo, que históricamente fue el cliente y accionista principal de los - Almacenes Nacionales de Depósito (ANDSA). Con esto, asegura Marco A. Puente - Ávila, director general de la compañía, se dejó de depender de la - política que adoptaban el gobierno y Conasupo. La empresa, poco a poco, - comenzó a moverse por su cuenta.

- Aun así, reconoce que se mantienen ciertas - relaciones simbióticas con Conasupo, que llevaron a que el año pasado este - organismo fuera otra vez un cliente preferencial para Seranor, aunque ya con - tarifas por almacenamiento más acordes con las del mercado y sólo - otorgándole descuentos por volumen como a cualquier otro usuario del - servicio.

- Esta vuelta al pasado se debió –explica el - funcionario– a que cayeron los precios internacionales de granos y “Conasupo - tuvo de nuevo que rescatar a los productores mexicanos”. Pero como una - golondrina no hace verano, en 1996 logró que fuera sólo un cliente de - última instancia, es decir, uno más, recuerda el funcionario.

- Agrega que su relación con ANDSA ha - cambiado, tal y como lo hizo en su momento Alsur, hoy privada y sin compromiso - alguno con Conasupo. Seranor, en franco proceso de privatización desde fines - de mayo pasado, espera que durante este 1998 los ríos vuelvan a su cauce. - Puente proporciona cifras: de 7168,000 toneladas movilizadas el año pasado, - 7099,000 fueron de Conasupo; sin embargo, el funcionario se justifica: si se - comparan estas cantidades contra los 34 millones de Conasupo que se llegaron a - mover en toda la república durante 1988, son notorios los cambios que se han - gestado en el funcionamiento de las almacenadoras. Su intención es evidente: - hay que gritar el divorcio.

- Un momento clave para ANDSA se dio en 1993, - cuando fue creada la dirección de comercialización, con la tarea cambiar el - sistema y abrirse hacia los clientes particulares. En ese año se dieron, - además, las modificaciones a la Ley de las Organizaciones Auxiliares de - Crédito, que dotó a los almacenes de una serie de atributos para - comercializar –y no sólo almacenar– productos, además de poder otorgar - créditos con base en el producto mismo.

- Seranor, una de las tres instancias en las - que se dividió ANDSA, ha sido la que ha tenido un mayor crecimiento en - clientes particulares, en tonelaje movilizado y en operaciones, y Puente - informa que también es la más redituable hasta el momento.

- La empresa cuenta con una capacidad instalada - de 1800,000 toneladas de grano bajo techo, por lo que puede ser buen - prospecto para quien quiera comprarla, sugiere el directivo. Cuenta con - operaciones en el puerto de Guaymas, Sonora, “el cual se está utilizando - como nunca en su historia”, agrega.

- Aunque dice desconocer la base de la - licitación, Puente recuerda que Alsur fue vendida en $82 millones de - dólares. “Seranor no se ofrece por los activos, sino por las posibilidades - de negocio”, razón por la cual podría obtener “un buen precio”.

- Por su parte, Felipe Ruiz de Velasco, - presidente de la Asociación Mexicana de Almacenes Generales de Depósito - (AMAGDE), comenta abiertamente que este año será “extraordinario” para - el sector, en virtud de que se estima un incremento de 100% en el movimiento - de certificados de depósito (que en 1997 registraron un crecimiento de 78%).

- - CUESTIÓN DE MONOPOLIOS
-
En 1991 se propuso la privatización de ANDSA, - negocio que bien manejado pudo y debió haber sido rentable para el gobierno. - Pero no lo fue. En cambio, después de sus nexos con Conasupo, se decidió de - inmediato su venta. Los almacenes mostraban mermas injustificadas y acusaban - una fuerte desaparición de productos, hechos imputables a serios problemas de - corrupción.

- Para desmembrar una empresa que fungía como - monopolio –abarcaba toda la república y era el sistema de almacenes con - más metros cuadrados–, el gobierno optó por dividirla en tres compañías - de tamaño semejante: Seranor, Almacenadora del Centro-Occidente y Al sur. - Esta última es la única que ya es propiedad privada.

- La división de la paraestatal se basó en - estudios preliminares, tomando en cuenta las cadenas naturales de - almacenamiento que por ningún motivo se debían quebrar, asegura Puente. “Cuando - se rompen, los costos de los productos se elevan mucho.” Un ejemplo de esto - son los granos de Tamaulipas, mismos que no son consumidos en el lugar y deben - ser trasladados a Puebla, Jalisco y Torreón. “En ANDSA se tenía una - logística que contemplaba el origen natural de los productos con el de - consumo. En la fragmentación se respetó esa dinámica”, asevera.

- Para Seranor, dice, la cadena natural es la - producción de Chihuahua, Sinaloa y Sonora, pero que también incluye trigo - blanco de Mexicali o fríjol de Nayarit. Y aunque la almacenadora fue puesta - en venta el año pasado, su licitación tuvo que ser declarada desierta al no - tener el visto bueno de la Comisión Federal de Competencia.

- El asunto fue así: Alsur fue adquirida por - Grupo ICA y otros socios, y al momento de analizar las posturas de los - diferentes grupos que competían por Seranor, Grupo México (el cual tiene - sociedad con ICA) resultó triunfador. Además, Grupo México había adquirido - el ferrocarril Pacífico-Norte, con lo cual, desde donde se observe, se daba - algo muy parecido a un monopolio. La solución fue una segunda vuelta.

- La contradicción es que, justo cuando - comienzan a ser redituables los almacenes, deciden privatizarlos. Y el - directivo lo explica así: “Nos desharemos de todo lo que no sea de - importancia vital para el gobierno, no importa si se gana o si se pierde. Nos - dedicaremos sólo a gobernar.”

- El hecho es que ANDSA no se manejaba como - empresa. Era, acaso, un organismo de ayuda al agricultor. Por ello todo el - tiempo fue vista y tratada así. La empresa se creó por decreto presidencial - de Lázaro Cárdenas en 1936, y su función era asegurar el abasto de granos - en la república. Y guardó granos, hasta que apareció lo que ahora es - Conasupo.

- El producto se enviaba desde los lugares de - cosecha a los de consumo mediante todos los almacenes de ANDSA, y Conasupo era - el único cliente. La paraestatal funcionó así hasta la época de López - Mateos: la compañía creció, pero siempre respondiendo a las necesidades de - su cliente estatal.

- En 1987, cuando Conasupo comenzó a retirarse - de la compra de todos los granos que se producían en el país, ANDSA –recuerda - Puente– se quedó para almacenar maíz, fríjol y leche en polvo (los demás - productos se dejaron al libre mercado). En 1988 la paraestatal tenía una - capacidad de seis millones de toneladas de grano bajo techo (sobre todo para - maíz).

- Y aunque hace una década convivían - almacenes privados y gubernamentales, había diferencias sustanciales entre - unos y otros. Los privados eran muy pequeños y no se acercaban al campo; los - gubernamentales tenían bodegas muy enfocadas para recibir la cosecha - directamente de los productores sin la infraestructura necesaria para - conservar el grano por un periodo largo o para guardar grandes cantidades.

- Así se llegó a la conclusión de que los - almacenes del gobierno no eran un negocio para el propio gobierno. La utilidad - de estos la determinaba Conasupo –por ser el accionista mayoritario y único - cliente–, el cual también determinaba cuánto pagaba y cuánto absorbía - ANDSA en pérdidas. Al final de cuentas, una de las dos empresas tenía que - absorber los pasivos de la otra.

- - ¿SE CONSERVARÁ EL ESQUEMA?
-
El cambio jurídico de 1993 fue el parteaguas - para las almacenadoras, comenta Ruiz de Velasco, de AMAGDE. “De ser quienes - guardábamos inventarios pudimos financiarlos y comercializarlos bajo el - esquema de intermediarismo financiero.”

- Agrega que ha crecido tanto la importancia de - los almacenes de depósito que, si no cambian las condiciones después de la - licitación, la Secretaría de Hacienda otorgaría recursos provenientes de la - banca de desarrollo para que, bajo el esquema de préstamo prendario, se - financien pequeñas y medianas empresas.

- Los recursos que se le otorgarían a cada una - de las 23 almacenadoras existentes se establecerán tomando como referencia - sus operaciones de los años anteriores. De hecho, el gremio está pensando en - sindicar préstamos con la participación de diversas almacenadoras cuando sea - necesario, y según sus cálculos, la tasa de interés que cobrarán estará - por lo menos tres puntos porcentuales abajo de las bancarias.

- Con esta distinción que otorga Hacienda, el - negocio de las almacenadoras “se vuelve más atractivo”, comenta Ruiz de - Velasco, y agrega que aunque de inicio sólo podrán financiar a compañías - cuyas mercancías se encuentren dentro de sus bodegas, esperan que en un lapso - breve puedan pasar a campo abierto.

- En el país hay alrededor de dos millones de - metros cuadrados para almacenaje y hasta ahora cada almacén ha tenido sus - nichos y sus áreas de influencia. Con la venta de ANDSA, los almacenes - privados han llenado los espacios dejados por el gobierno. La capacidad de - almacenamiento parece ser suficiente, pero el reto es administrar eficazmente - esas instalaciones.

Newsletter
Ahora ve
La historia de la mujer que emergió del lodo tras inundaciones en Perú
No te pierdas