Shangai, símbolo del éxito chino

-

Hay gustos que duran poco. China conoció el lado oscuro de la economía de mercado en medio de una racha de éxitos espectaculares y apenas unos meses después de haber recuperado Hong Kong. El terremoto financiero mundial de dimensiones aún impredecibles, con epicentro en la isla, ya actuó, por lo pronto, como un principio de realidad para las orgullosas economías asiáticas.

-

Tampoco significa que Asia haya inventado la prosperidad que ha sido noticia alrededor del mundo. En los últimos seis años, el Producto Interno Bruto (PIB) de Shangai, uno de los nuevos símbolos de éxito en la región, ha registrado los crecimientos más altos en el planeta: de entre 13 y 14%.

-

En 1997, uno de los objetivos del gobierno –en los que no se preveía, desde luego, la crisis bursátil– era cerrar el año con una inflación de 6% –dos puntos abajo que el año pasado–, lo que les permitiría bajar al mismo porcentaje las tasas de interés bancario.

-

Las cifras macroeconómicas, además, son coherentes con lo que se puede apreciar en la calle. El desempleo es de sólo 2%. Los nuevos edificios de la ciudad, en los que se han invertido $17,000 millones de dólares, aportan un reflejo del dinamismo de Shangai, que se percibe mucho más allá de las fronteras chinas. Se calcula que cada año visitan esta ciudad 1.5 millones de extranjeros y 60 millones de chinos con el fin primordial de hacer negocios.

-

Las fuentes de inversión para levantar este nuevo Shangai son el presupuesto del gobierno de la ciudad, las aportaciones de los gobiernos de las provincias y un fondo creado con recursos de los ciudadanos a través de la venta de cupones o de acciones de empresas u obras públicas. Se calcula que los chinos ahorran 40% de lo que ganan; de ahí la existencia de recursos en el sistema bancario. Para la realización de obras públicas las autoridades disponen también de créditos bancarios otorgados por instituciones chinas o por gobiernos y bancos extranjeros.

-

El cambio de fondo en Shangai es que la balanza se ha inclinado hacia los servicios, después de que por muchos años el mayor peso económico recayó en la industria. El esfuerzo de muchos de sus habitantes por hablar en inglés a sus clientes ilustran la nueva tendencia.

-

Aunque no se trata sólo de hablar inglés. Ninguna ciudad en el mundo tiene proporcionalmente tantos estudiantes como Shangai. De acuerdo con cifras avaladas por las Naciones Unidas, 99.6% de su población en edad de estudiar está en la escuela. Y los mayores cambios se han registrado en la educación superior, sobre todo a raíz de la apertura económica. El número de universidades se redujo de 50 a 38. Este decrecimiento, acorde con la tendencia demográfica de la ciudad, está asociado en realidad con un aumento en la capacidad de cada universidad, en cupo y en las carreras que ofrece, así como con la expansión de la actividad económica.

-

En un país de 1,300 millones de habitantes, el gobierno se ha preocupado durante años de inculcar valores básicos a través de la educación. Los menores aprenden desde la primaria un esquema de principios cívicos llamado “educación con cinco amores”: amor a la patria, afecto al pueblo, entusiasmo por el trabajo, afición a la ciencia y cuidado de los bienes públicos.

-

Más trascendental es el hecho de que el gobierno ha dejado de imponer su voluntad en torno a qué y dónde deben estudiar los jóvenes; al mismo tiempo dejó de subsidiarles sus estudios en 100%, por lo que ellos mismos deben hacerse cargo de pagar libros, comida y una cuota de $2,500 pesos anuales. Además de que están apareciendo universidades privadas y de capital mixto del tipo de las estadounidenses.

-

El gobierno chino no deja de intervenir en la educación superior, pero de ahora en adelante lo hará de manera distinta. Se ha impuesto algunas metas para el 2000, año para cuando han programado la construcción de 100 universidades más. El mayor reto es lo que han denominado “la ciudad científica y tecnológica”, que albergará a 30 instituciones de investigación. Orientadas a la electrónica, la finalidad de estas instituciones será preparar especialistas en computación, telecomunicaciones, informática, negocios y electrónica. Los chinos quieren seguir sintiéndose orgullosos de sus logros científicos y tecnológicos, de los cuales ya ahora obtienen unas 2,000 patentes al año.

-

La reforma china ha penetrado, incluso, en los libros de texto escolares, cuyos contenidos están modernizándose pues, a juicio de las autoridades educativos, se han vuelto anticuados.

-

A pesar de la reciente predominancia de los servicios, la industria sigue siendo un punto de llegada para la transformación del modelo económico chino. La industria automotriz, por lo pronto, ha respondido a esta nueva filosofía con crecimientos anuales de entre 20 y 30% y ventas en 1996 superiores a $8,200 millones de dólares.

-

Sólo en Shangai la producción de vehículos es de 200,000 unidades al año. En este, como muchos otros sectores, China ha adoptado un modelo de inversión mixta, a partes iguales para inversionistas locales y extranjeros. Eso ha atraído a grandes multinacionales estadounidenses, alemanas y japonesas. General Motors, por ejemplo, construirá aquí la más moderna de sus plantas en todo el mundo en 1998, con una inversión de $1,570 millones de dólares.

-

Para dar salida a la creciente producción china, se estableció en 1996 una zona de libre comercio en un área de 16 kilómetros cuadrados. Ahí están asentadas 3,000 fábricas de 45 países (entre los cuales no figura México) que generan, para un solo muelle, carga con un valor de $5,000 millones de dólares.

-

A menos que una compañía quiera vender en el mercado chino –para lo que debe pagar un impuesto de 7.5%– la maquila en esta zona no le significa carga fiscal alguna. Las autoridades esperan que con el establecimiento de 300 compañías más en 1998 (ninguna de ellas mexicana, por cierto), la producción en esta zona aumente 40%. Para absorber este crecimiento se construirán nuevos muelles.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

El flujo de importaciones y exportaciones tal vez crezca 20% en esta zona franca. En general, China está aumentando notablemente sus importaciones. Detrás de este aumento está, desde luego, la mano del gobierno: hace algunos meses las autoridades chinas redujeron los impuestos para mercancías, materia prima y componentes que llegan al país.

Ahora ve
La cifra de víctimas por crisis en Venezuela asciende a 75 personas
No te pierdas
ç
×