Sigma alimentos. Carnes frías, cifras f

Con el consumo a la baja, la filial de alimentos de Alfa diversifica su línea de productos y toca l
Alba Leal

Hace cinco años, el consumo de carnes frías en México empezó a aumentar tan rápido que Sigma Alimentos no quiso quedarse atrás y emprendió un agresivo programa de inversiones en plantas, equipo y diversificación de líneas. Productora y comercializadora de los productos San Rafael, Fud, Chimex, Viva e Iberomex, entre otros, durante el periodo 1990-1994 esta empresa de Alfa registró un crecimiento anual compuesto de 18%, e incluso estaba preparada para crecer a un ritmo de hasta 35%. Sin -embargo, las condiciones económicas cambiaron radicalmente y ahora dispone de capacidad ociosa para exportar.

-

Armando Garza Sada, director general de la firma regiomontana, pronostica que este año el mercado seguirá deprimido; el crecimiento del Producto Interno Bruto, del que tanto habla el gobierno, está plenamente explicado por el aumento en las exportaciones y no en la recuperación del mercado nacional. De hecho, afirma, el poder adquisitivo del salario va a seguir disminuyendo, lo que significa que el consumo también irá a la baja. En resumen: condiciones difíciles para empresas como Sigma. “No espero cosas graves, pero no es fácil regresar a los escenarios en donde la capacidad de compra del salario mexicano estaba creciendo a ritmos anuales de 10%”, dice.

-

Definitivamente, este panorama no es el más propicio para el optimismo, pero Sigma tiene una situación privilegiada al haber logrado conservar y hasta aumentar levemente la venta de carnes frías y embutidos. “El volumen se mantuvo en toneladas, aunque hubo una pérdida de calidad en la mezcla. En otras palabras, vendimos los mismos kilos, pero se vendieron más kilos de productos baratos”, admite el directivo. Desde su punto de vista, la exportación es la alternativa más viable para sobrevivir en la situación que padece el país desde hace dos años.

-

Fue así como, en los últimos meses de 1994, Sigma llegó a Guatemala. En este país, que le ha abierto las puertas a otros mercados de Centroamérica, tienen centros de distribución, camionetas de reparto a detalle y fuerza de ventas. Los resultados han sido tan alentadores que ya se extendieron a El Salvador, y entre ambas naciones consumen más de 100 toneladas mensuales de cárnicos.

-

Además, en los últimos cuatro años la compañía incursionó en otras áreas, como la producción y comercialización del yogurt Yoplait, quesos La Villita y Chalet, así como las comidas congeladas El Cazo Mexicano. Y para capitalizar las ventajas que ofrece su red nacional de distribución, estableció convenios para comercializar las carnes frías Oscar Mayer y Louis Rich, los productos de pollo Tyson y una amplia gama de alimentos congelados estadounidenses, que están presentes en el mercado mexicano a través de la marca Sugerencias del Chef.

-

Cae el mercado interno
-
La facturación de Sigma durante 1995 sumó $2,358 millones de pesos, lo que significa un incremento de casi 5% con respecto a los $2,249 millones del año anterior. Sin embargo, desde el punto de vista financiero la situación es otra, porque Sigma vende productos hechos a base de proteína vegetal y ésta se deriva del grano, que se cotiza en dólares. Ello significa que están comercializando comestibles indexados a costos en dólares, cuando las condiciones son por demás adversas. “El salario en México cayó en pesos constantes, pero también bajó dramáticamente en dólares. Vivimos un mercado interno francamente difícil.” El informe del último trimestre del año pasado señala que la devaluación del peso contra el dólar durante ese periodo originó una pérdida cambiaria de $103 millones de pesos, que para la empresa se tradujo en una pérdida neta de $59 millones de pesos.

-

Con casi medio siglo de presencia en el país, esta compañía (antes Fud) es el principal productor nacional de carnes frías. Actualmente domina 36% del mercado mexicano y, a través de sus cinco marcas, está presente en 90% del territorio. La mayor parte de su cartera de clientes —más de 50,000— corresponde a las tradicionales “tiendas de la esquina”, que acaparan 65% de la facturación. Para atender a este mercado tan disperso, Sigma dispone de 51 centros de distribución, 21 distribuidores, más de 800 vehículos refrigerados y sistemas de comunicación enlazados vía satélite. Por su importancia estratégica, esta parte del negocio fue modernizada con una inversión de $40 millones de dólares entre 1990 y 1994.

-

Respaldada en esta red y en su conocimiento del mercado de jamones, mortadelas, salchichas y otros embutidos, la compañía estableció en 1993 una alianza con Oscar Mayer Food Corporation, empresa líder en su ramo en Estados Unidos. En una primera etapa, el acuerdo consiste en comercializar la línea de carnes frías en México, incluyendo los productos de pavo Louis Rich, pero la intención es trabajar juntos en la fabricación y venta de nuevos productos que sean de interés para ambas firmas. Por ahora, dice Garza, se limitan a la venta de productos rebanados y empacados que garantizan larga vida en el anaquel y valor agregado que se traduce directamente en precios más altos. Y ha sido esta variable la que ha tenido un efecto negativo en la demanda durante los últimos meses.

-

Pero el crecimiento que Sigma registró el año pasado se debió principalmente al éxito comercial del yogurt batido Yoplait, que se produce bajo un esquema de franquicia firmado con la compañía francesa Sodima Internacional. Visiblemente satisfecho y hasta “sorprendido”, el directivo puntualiza que vendieron 18,000 toneladas de este producto y tienen bajo su dominio 12% del mercado. “Creo que el posicionamiento de un mejor producto al mismo precio fue muy bien recibido y hemos tomado participaciones del mercado francamente importantes en todo el país.” La demanda varía de una región a otra, pero Yoplait ya es número uno en Monterrey y en todo el Pacífico, y ocupa la segunda posición nacional, sólo superado por Danone (líder mundial).

-

En el ramo de lácteos, la empresa también incursionó en la producción y comercialización de quesos finos y populares, con las ya mencionadas marcas Chalet y La Villita, presentes en el mercado desde 1993. La venta de estos productos creció más de 30% en 1995 y Garza espera que este año llegue a 4,000 toneladas.

-

Viva México
-
Buscando alternativas para incursionar en otros sectores, a fines de 1994 la empresa inició la elaboración de tamales y flautas congelados que comercializa con la marca El Cazo Mexicano. Después de las pruebas piloto que se hicieron en Monterrey, los consumidores dieron su visto bueno y ahora esta línea tiene presencia nacional. De acuerdo con Garza, las ventas mensuales por dicho concepto son superiores a 100 toneladas y esto los ha motivado a ir por más. “En 1996 vamos a poner la planta de comidas mexicanas, en la cual se va ampliar la capacidad de producción y el número de productos”. Planean hacer sopes, carnitas, barbacoa y todos los productos de la cocina mexicana que se presten para una presentación congelada. Aunque todavía no está decidido, lo más probable es que todos se manejen bajo el mismo nombre.

-

El director general explica que las marcas son sinónimo de calidad, por eso Sigma también creó Sugerencias del Chef, que es una identificación paraguas para vender alimentos congelados importados de Estados Unidos. La intención es brindarle seguridad al consumidor en cuanto a calidad y precio en pizzas, barras de pescado y papas fritas, entre otros. “Al venirse el crecimiento tan importante del área de congelados de los autoservicios, el ama de casa se enfrentó con que había 25 marcas de pizzas y no sabía nada respecto de ellas.” Lo más difícil, agrega, era hacerle publicidad a tantas marcas, por ello decidieron crear un nombre común.

-

Si las condiciones económicas se mantienen, la empresa proyecta vender este año más de $5 millones de dólares entre El Cazo Mexicano, Sugerencias del Chef y productos Tyson. Y dado que no hay necesidad para hacer inversiones millonarias, Sigma concentrará sus esfuerzos en abrir nuevos mercados extranjeros. Y ya tienen en la mira a Rusia, que es el “mercado más grande de importación de carnes frías del mundo”. Por lo pronto, ya enviaron dos contenedores muestra, y si todo sale bien, las ventas podrían ascender a 500 toneladas anuales.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

En cuanto a Estados Unidos, hay planes, aunque poco significativos, porque es un mercado con demasiados competidores. “Además, traer materias primas de Estados Unidos y reexportar nos hace incurrir en fletes adicionales que nos restan competitividad”. Es un poco como llevar piedras al río, porque si algo no le falta a ese país son hot dogs.

Ahora ve
Científicos europeos descubren un exoplaneta que podría albergar vida
No te pierdas
×