Silicon Valley capitalino

Empresas de alta tecnología ocuparán el terreno del antiguo Rastro de Ferrería en el DF.
Lorena Escamilla

Hacia finales de 2003 se prevé concluir los trabajos de construcción del parque industrial de alta tecnología de Ferrería, primer proyecto en su tipo en la ciudad de México, el cual promete, en poco tiempo, convertir a Azcapotzalco en un atractivo polo de desarrollo: el nuevo Silicon Valley.

- -

Se estima que el proyecto involucrará inversiones por $500 millones de pesos y albergará, en una superficie de 10.4 hectáreas, a empresas de telecomunicaciones, cibernética, robótica, diseño y desarrollo de software y electrónica, entre otras.

- -

Según el plan maestro de Grupo Industrial Diéboqui –empresa que se hará cargo de la construcción y comercialización del proyecto, tras haber presentado la mejor propuesta entre cinco firmas inmobiliarias–, Ferrería-Azcapotzalco dará preferencia a compañías de escaso impacto ambiental: con bajo consumo de agua, control estricto de emisiones contaminantes, uso reducido de materias primas, bajo volumen de desechos sólidos y que requieran mano de obra calificada.

- -

Javier Pichardini –cabeza del consorcio– señala que la intención es atraer a compañías de la talla de Hewlett-Packard, Compaq, IBM, Nokia, Ericcson y Unisys, entre otras.

- -

El paquete de incentivos incluye la eliminación del impuesto sobre nómina por un periodo que puede fluctuar entre tres y cinco años, subsidios y beneficios para las corporaciones que se instalen en ese predio. A los inversionistas se ofrece la condonación del impuesto sobre la renta por un periodo similar, además de convenios con el Instituto Politécnico Nacional y la UAM Azcapotzalco para capacitación de mano de obra calificada.

- -

Eduardo Vega –director de Regulación y Fomento Económico del DF– comenta que este es un plan prioritario con el cual se buscó brindar atractivas facilidades, a fin de impulsar la actividad económica en la zona.

- -

Por lo pronto la tarea es dotar al terreno de la infraestructura adecuada: redes de telecomunicación de banda ancha, fibra óptica, aire de precisión, ductos multifuncionales, redes de energía eléctrica y planta de tratamiento de aguas residuales, entre otras instalaciones.

- -

Los inmuebles se edificarán bajo la modalidad de construcción a la medida (Build to Suit, BTS). El contrato de arrendamiento se realizará en dólares y por un periodo mínimo de 10 años para ambas partes, con opción de prórroga, aunque la flexibilidad del producto posibilita la opción de compra. "Es un proyecto abierto", asegura el directivo.

-

Ahora ve
No te pierdas