Sismo seguro

¿Temblara? Es lo más probable, pero pocos se protegen
Raúl Castro Lebrija

Los sismos de junio pusieron otra vez el tema sobre la mesa. A pesar del peligro que representan los movimientos telúricos en el país, aún está lejana una cultura de prevención.

-

Según la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), de todos los edificios del país, sólo están asegurados unos 860,000, incluyendo casas habitación. En la Ciudad de México, de 1.1 millones de construcciones susceptibles de ser aseguradas, sólo 400,000 lo están.

-

Para Alberto Villagrán Dávila, director técnico de daños de la amis, las bajas ventas de seguros contra terremotos se explican por la situación económica: “En gran industria, almacenes comerciales y oficinas tenemos prácticamente asegurado a 100%, ahí los niveles son iguales que en un país desarrollado. Donde tenemos deficiencias muy grandes es en la micro y la pequeña industria. Estimamos   3% de penetración”.

-

Y no se trata de un producto de lujo. Un total de 39 compañías ofrecen este tipo de seguros, por medio de pólizas múltiples que también incluyen cobertura contra incendio o robo. Desde marzo de 1998 a la fecha, las tarifas han bajado entre 15 y 40%, según la zona geográfica. “En los últimos 60 años el mercado asegurador como un todo no ha crecido y representa alrededor de 1% del Producto Interno Bruto”.

-

Hoy esta protección cuesta desde 20 centavos por cada $1,000 pesos del valor de la propiedad asegurada, en regiones de bajo riesgo como el norte del país y la península de Yucatán, hasta $4.8 pesos por $1,000 de valor asegurado en el Centro Histórico de la Ciudad de México.

-

La zona con primas más altas está entre el aeropuerto de Acapulco y Punta Diamante –con un subsuelo similar al del centro del Distrito Federal–, donde la cuota puede llegar a los $13 pesos por cada $1,000 de suma asegurada.

-

El total de primas anuales por cobertura contra terremoto sumó $1,724 millones de pesos en 1998.

-

Según Villagrán, una de las opciones para aumentar la penetración del seguro contra terremotos sería establecer un programa de cobertura obligatoria para las pequeñas empresas, que pudiera ser subsidiado por las autoridades. Algo similar al Seguro obligatorio para Vehículos Automotores (SUVA), que no se aplicó por decisión del gobierno capitalino.

-

Newsletter
Ahora ve
El hostal ideal para los 'millennials'
No te pierdas