Sistema chileno de pensiones <br>Un paci

Luego de 17 años de aplicación -durante los cuales ha sido un próspero negocio-, el alabado siste

Entre los dolores de cabeza más grandes que tiene en la actualidad el modelo -económico chileno se encuentran sus sistemas privados de pensiones y de -asistencia médica. Ambos, alabados y copiados en muchos países y sometidos a -numerosos estudios por su carácter pionero, atraviesan momentos difíciles y el -gobierno ha dispuesto el envío de sendos proyectos de ley al Congreso nacional, -que permitan revertir la situación y aminorar las críticas. Para los -partidarios del sistema, se está en presencia de una “crisis de crecimiento y -maduración”. Para sus detractores, los temores de una debacle no hacen otra -cosa que confirmar lo que sostienen desde hace mucho tiempo, que la previsión -en manos privadas es débil en su estructura y naturaleza.Los problemas radican -esencialmente en que el sistema ha dejado de ser el próspero negocio de -antaño, en que las rentabilidades son escasas –cuando las hay–; en que los -rezagos y caídas obligan a rápidas fusiones y en que el panorama de la crisis -bursátil se ve denso. Amén de las críticas de los afiliados, que aumentan -cada vez más pues no ven alternativas, ya que el anquilosado sistema estatal -está convertido prácticamente en pieza de museo.

- PRONÓSTICO RESERVADO
-
Las Administradoras de Fondos para el Retiro, conocidas en la jerga local -como AFP, siglas que corresponden a Administradoras de Fondos de Pensiones y que -desde su instauración en 1981 forman parte del léxico familiar de cada -chileno, están hoy en el ojo del huracán. Pero no sólo la crisis asiática -contribuye a ello; sus problemas son de índole diversa.

- Por un lado, la legislación vigente les estrecha la cartera de inversión, -“algo particularmente grave en momentos de crisis bursátil”, como sostiene -Julio Bustamante, superintendente de AFP.En efecto, estas instituciones están -obligadas a diversificar sus instrumentos de inversión, aun cuando deben -orientarse sólo a empresas que reúnan evidentes condiciones de estabilidad, es -decir, exhiban mínimos niveles de riesgo; que sean “afepeables”, como -señalan losyuppies locales. Asimismo, las inversiones en el extranjero están -restringidas a 10% del fondo total que maneja cada AFP y deben ser realizadas en -empresas que igualmente exhiban mínimo riesgo.Además de lo anterior, la -legislación vigente no permite abaratar costos mediante prácticas -deoutsourcing, por ejemplo en funciones administrativas. Este cuadro -restrictivo, más la crisis bursátil, ha conducido a que todas las AFP tengan -durante 1998 una rentabilidad negativa. El presidente de la Comisión de -Hacienda del Senado, Alejandro Foxley (el flemático ex ministro de Hacienda del -pasado gobierno) describió dramáticamente el panorama que se avecina: “Quienes -se jubilen a fin de año verán disminuidos sus fondos de retiro en 10%.”A -esto deben sumársele las crecientes críticas de los afiliados por los -excesivos costos de las comisiones por administración, que prácticamente -devoran las escasas ganancias.El gobierno ha reaccionado, aunque no con la -velocidad esperada por las AFP, que ven un futuro negro si el Congreso no -aprueba a la brevedad un proyecto de ley destinado a flexibilizar las -inversiones de las administradoras. El conjunto de normas que debaten los -parlamentarios propone que estas instituciones opten a priori por dos fondos o -mecanismos de inversión. Uno de carácter liberal, que las autoriza a invertir -mayoritariamente en el segmento de renta variable, y por ende a realizar -operaciones más riesgosas. Y otro de tipo conservador; es decir, de inversión -mayoritaria en el segmento de renta fija, que muy probablemente tendrá -rentabilidades menores, aunque más seguras.

- Asimismo, el proyecto reexaminará cuestiones administrativas importantes -como que las AFP puedan asumir un papel activo en los directorios de las -empresas donde invierten, hoy prohibido. Además, se buscará impedir que los -afiliados se cambien frecuentemente de una AFP a otra, lo cual se ha convertido -en un verdadero deporte nacional que deja suculentas ganancias a los “ejecutivos -de cuenta”, quienes luchan día a día por trasladar afiliados, ofreciéndoles -dinero en efectivo o atractivos regalos. Se calcula que cada año, esta -verdadera industria paralela traslada más de 1’300,000 personas –y con -tendencia creciente–, generando un gasto de $140 millones de dólares.El -sistema de AFP, que en la actualidad tiene 4’700,000 afiliados, gozó de muy -buena salud, y mejor fama, hasta prácticamente el año pasado. A comienzos de -1998, un centro de estudios llamado CENDA elaboró un lapidario informe acerca -de la rentabilidad real obtenida por las AFP en sus 17 años de existencia. Por -primera vez se demostró que, dado el elevado costo de administración, la -rentabilidad histórica promedio era de 5.9% y no 11.6 como indica la -información oficial. CENDA sostiene además que 70% de los afiliados cotiza un -monto tan bajo, que la mayoría de ellos son candidatos fijos a una pensión -mínima, la cual es garantizada por el Estado independientemente de las AFP.El -estudio fue rechazado porque provenía de un instituto cercano a grupos de -izquierda. Sin embargo, el tema de los costos y la rentabilidad no pudo ser -sacado de los titulares de primera página en la prensa santiaguina. El impacto -de la crisis asiática en las AFP evitó que estos temas pasaran al olvido.

- En todo caso, las espectaculares tasas de crecimiento en los años de -arranque del sistema –sobre 10% durante 14 años, permitieron a las -administradoras chilenas transformarse en líderes latinoamericanos y tener hoy -filiales o coparticipaciones en todos los países que han decidido privatizar -parte de la carga previsional. Asimismo, desarrollaron los softwares y -mecanismos de gestión que permiten un adecuado desarrollo de las operaciones, -lo que las sitúa en la vanguardia en estas materias.Sin embargo, la verdadera -fortaleza de estas instituciones se está poniendo a prueba con las turbulencias -financieras que han provocado la crisis asiática y el derrumbe del rublo ruso. -Por tal motivo, pocos comprenden el optimismo de la Superintendencia de AFP, la -que apuesta a que el clima bursátil mejorará en 1999 y confía que la nueva -legislación permitirá iniciar una nueva etapa de desarrollo del sistema -privado de pensiones. Una apuesta que, obviamente, sólo el tiempo confirmará.

- MÉDICOS-EMPRESARIOS
-
En tanto, un cuadro muy distinto presentan las instituciones privadas de -salud. Su evolución demuestra que las ganancias –estimadas anualmente entre -25 y 30%– son de tal envergadura, que les han permitido entrar en una etapa de -transformación en grandesholdings. En efecto, las Instituciones de Salud -Previsional (Isapre) han ido comprando las mejores clínicas privadas e incluso -diversificando sus negocios hacia otros países e incursionando en áreas no -necesariamente conexas.El caso más notable lo representa Cruz Blanca, cuya -expansión internacional la ha llevado a invertir en el extranjero en sectores -tan distintos como laboratorios farmacéuticos, empresas ferroviarias, seguros y -derivados. Las cantidades de dinero que mueve esta industria de la salud privada -ha llevado a que de los 16,400 médicos existentes en Chile, más de 46% ejerza -sólo en el sector privado, donde el precio de una simple consulta oscila entre -$40 y $70 dólares. No en vano se dice que el sueño de un médico chileno es -convertirse en accionista de una Isapre o de algún laboratorio vinculado. Por -ello, la Asociación de Isapre, entidad que agrupa a las instituciones del -género, se ha convertido en “un explosivo y poderoso coctel de intereses -políticos y económicos”, como escribió recientementeLe Monde -Diplomatique.Al reverso de la medalla, el chileno medio opina que las Isapre -están hechas sólo para el segmento más adinerado y que resultaría imposible -ampliarlo a toda la población. Sus planes de salud, por lo general, no incluyen -cobertura para las llamadas “enfermedades catastróficas” (cáncer, -trastornos cardiovasculares, etcétera), ofrecen un “co-pago” insignificante -en atenciones odontológicas, psicológicas y en la adquisición de prótesis y -anteojos, y se van encareciendo a medida que el afiliado envejece, sin contar -con el hecho de que los pacientes aun en casos de extrema urgencia deben dejar -un cheque en blanco antes de ingresar a un establecimiento hospitalario -controlado por una Isapre. Esta draconiana actitud obviamente genera -manifestaciones de descontento especialmente en los sectores medios.Para el -gobierno la situación es muy compleja. La prosperidad de la medicina privada, -que salta a la vista con imponentes y modernas clínicas dotadas de equipo -médico de vanguardia, contrasta poderosamente con la precaria situación de los -hospitales públicos, con recursos insuficientes y con considerable demanda no -sólo por parte de los sectores más desposeídos, ya que siguen siendo gratis. -La afluencia aumenta exponencialmente en el invierno, cuando el aire de la -contaminada capital chilena se hace irrespirable y afecta dramáticamente a la -población infantil y a la gente mayor.

Ahora ve
No te pierdas