Sólo para sibaritas

-

Trufas blancas o negras; paté de liebre, ganso, pato o corzo; polenta y couscous; setas y porcinis; caviares; pastas de todo tipo, grosor y nombre; un abanico de lechugas, vinos, licores y quesos de todas partes; jamones donde la bellota se deja sentir, son sólo algunas de las especialidades a la venta en Arroes, un rincón gastronómico para dar rienda suelta al paladar y la imaginación.

-

Establecido en la Ciudad de México por jóvenes empresarios que saben lo que es el buen vivir, Arroes cumple todos los caprichos del epicúreo, desde el chutney para esas recetas de la India, hasta las más de 50 especias que dan el acento distintivo a cada platillo.

-

Y es que sus dueños hacen de sus frecuentes viajes genuinas giras gastronómicas para levantar una suerte de inventario de la cocina internacional, que hoy comparten con su clientela. Como, además, saben que de la vista nace el amor –o en este caso, el antojo–, las instalaciones están a la altura de los productos.

Ahora ve
No te pierdas