Tacones en la oficina

Cada vez son más las empresas que promueven la equidad de oportunidades para hombres y mujeres.
Tania Lara Ortiz

Los empleos como secretarias, maestras o enfermeras ya no son los únicos puestos reservados al género femenino. Hoy, en México, una de cada tres mujeres trabaja y aporta formalmente al sustento del hogar. De hecho, es una cifra que contrasta positivamente con respecto a los datos de hace 30 años. En los 70, las mujeres representaban 20% de la población económicamente activa. Ahora hay 13.2 millones de trabajadoras mexicanas: 35% de la fuerza laboral del país.

-  En la ciudad de México, 12% de los puestos ejecutivos está a cargo de mujeres que tienen entre 33 y 45 años. La mayoría son gerentes y 21% son directoras, según la Asociación Mexicana de Mujeres Ejecutivas (AMME). Ante dichas cifras, parece que el feminismo radical alcanzó su fecha de caducidad. Sin embargo, la realidad es que México todavía tiene muchos motivos para sonrojarse cuando se habla de equidad.

- Recientemente, el INEGI reveló que si un hombre gana $1,000 pesos, su compañera, con responsabilidad, horario y habilidad técnica o profesional idénticas, recibirá sólo $760 pesos. En promedio, las mujeres ganan $24 pesos menos por cada $100 de salario masculino. La mayor disparidad ocurre entre las profesionistas, que perciben 32% menos que sus colegas varones.

- No obstante, en la otra cara de la moneda, cada vez hay más empresas que se preocupan por la mujer. Para Leticia Narváez, presidenta de la AMME, “se logra una combinación interesante entre las características de hombres y mujeres para ofrecer mejores resultados”. En opinión de la también directora de Comunicación en Merck Sharp & Dohme, “la influencia de las corporaciones extranjeras ha impulsado el desarrollo laboral de la mujer. Las multinacionales benefician la diversidad para retener a la gente con talento.”

- Paso a pasito
Los avances son lentos pero visibles. Hace cinco años, recuerda Alejandra Hurtado, gerente de Recursos Humanos en NextiraOne, ella era la única mujer con ese cargo en la empresa. Hoy 29% de la población total está conformada por mujeres y los sueldos se otorgan con base en los tabuladores establecidos para cada puesto. “Además, de 15 plazas gerenciales, tres son ocupadas por mujeres solteras”, agrega.

- Pero, ¿qué hay de la maternidad? La entrevistada considera que cuando una mujer se convierte en mamá sus prioridades cambian: “Por naturaleza, ellas prefieren atender al bebé enfermo que acudir a una junta.” Narváez, por su parte, explica que algunas se autodescartan para puestos que requieren viajar con frecuencia y horarios extendidos. Las necesidades maternas y profesionales son algo que pocas firmas entienden, pero que importan para retener a empleadas con experiencia y talento.

- Sólo una de cada 10 madres cuenta con servicios de guardería del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). De hecho, la AMME descubrió que 37% de las ejecutivas dejan a sus niños con nanas o familiares y 26% paga una guardería privada. Narváez atribuye esas cifras a la falta de apoyo en las empresas para facilitar dichos servicios y, también, a la desconfianza de las madres respecto a las estancias para niños.

- El ejemplo arrastra
Según la revista Working Mothers, a escala mundial Eli Lilly y SC Johnson están entre las 10 mejores empresas para madres que trabajan. La filial de la primera en México, por ejemplo, permite que las nuevas mamás trabajen dos horas en su casa y acudan seis horas a la oficina durante siete meses. Los laboratorios también se preocupan por los adolescentes en las vacaciones. Con el programa Niño del verano, los hijos de los empleados trabajan en labores sencillas y reciben dinero por su esfuerzo.

- En SC Johnson & Son, 55% de los empleados trabaja con horario flexible. En Nueva York la firma inició un programa para ofrecer pláticas sobre educación de adolescentes a los padres y recibir a los hijos de nueve a 18 años en un centro con actividades planeadas para su edad. Así, los trabajadores dejan de preocuparse por sus pequeños cuando están fuera de casa.

- En México, otras empresas también revelaron las facilidades que otorgan para permitir el desarrollo familiar y personal de sus empleados. Enseguida algunos ejemplos.

- NextiraOne: sin discusiones de género
La igualdad en esta empresa es inusual, lo que en mucho se debe a su política de permisos especiales. Se trata de días no laborados con goce de sueldo por cuestiones como enfermedad, matrimonio y muerte de un familiar. Lo peculiar es que tanto hombres como mujeres pueden faltar por el nacimiento de un hijo. El permiso va desde tres hasta 10 días según la antigüedad del trabajador. Dichas ausencias son adicionales a las vacaciones, días de asueto e incapacidad por maternidad.

- La empresa maneja horarios flexibles para ambos géneros. Todos pueden decidir su tiempo de trabajo siempre y cuando cumplan con 40 horas de labor a la semana. Recientemente las áreas de Ventas e Ingeniería cuentan con oficina virtual en casa (SoHo) para disfrutar su vida familiar.

- SAP: privilegios exclusivos
Cinco mujeres que son madres gozan de horarios flexibles. Pueden optar por trabajar medio día en casa e, incluso, no regresar después de la comida dos días por semana. Por ejemplo, Liliana Torrijos, consultora interna de Service Line en SAP, trabaja diario de 8 a 15:30 horas.

- Ella es madre de dos niños (de siete y tres años). Cuando eran recién nacidos, podía trabajar dos días en su casa. Sin embargo, las facilidades no cubren a todas las mujeres, pues el goce de tales privilegios está sujeto a su desempeño, el criterio del jefe y el área donde trabajan. Los departamentos de Atención a Clientes, por citar un caso, deben ajustarse a los horarios de otras empresas relacionadas.

- Para la consultora, esta ayuda es muy significativa: “Puedo continuar laborando en lo que me gusta sin descuidar mi vida familiar.” De hecho, ella suele concentrarse en el trabajo después de acostar a los niños. Además, todos los empleados cuentan con seguro de gastos médicos que cubren las necesidades de sus pequeños.

- Cinépolis: protección a la mujer
Vanessa Forseck, subgerente de Recursos Humanos en esta cadena de cines, comenta que la empresa se preocupa por excluir a las mujeres de los horarios nocturnos y de las zonas inseguras. Para combatir el acoso sexual, la firma incluye el tema en los discos de inducción, proporciona un correo de quejas anónimas y una línea 01 800 que tiene el fin de atender problemas de los empleados. Sin que exista una política de horarios flexibles, las mujeres con familia tienen opción de descartarse para trabajar los fines de semana.

- Según las entrevistadas, hoy existen claras ventajas competitivas propias de las mujeres. Mientras Forseck considera que la mujer combina una imagen maternal con el sentido de exigencia, Hurtado percibe que ellas son más dedicadas, responsables y perfeccionistas. Desde su perspectiva, el éxito llegará cuando se deje de pensar en cuestiones de género y domine una igualdad total de trato.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- Narváez agrega que las mujeres han tenido que estudiar y trabajar más que los hombres para demostrar sus capacidades y acceder a puestos altos. Tal vez esta situación cambie cuando las compañías se acostumbren a igualar el trato al margen del género.

- La entrevistada también señala que las mujeres carecen de una cultura de redes de apoyo. Es decir, participación activa en grupos, asociaciones o cámaras de profesionistas que significan un intercambio de experiencias con otros colegas. La presidenta de la AMME piensa que también sería deseable que las universitarias y empleadas encuentren tutoras o mentoras en su lugar de trabajo que impulsen su trayectoria: “Nadie llega solo a sus objetivos.”

Ahora ve
Macri festeja el triunfo de su coalición en comicios legislativos de Argentina
No te pierdas
×