Tailandia <br>Cuando el modelo sí funci

Una legislación incentivadora y consistentes estrategias de promoción están convirtiendo a este p

El tigre de Indochina no deja de rugir. Aunque por naturaleza su vocación ha sido agrícola, en los últimos 10 años Tailandia ha vivido una transformación brutal, que hoy se traduce en un elevado índice de exportación de manufacturas (66.3% de la estructura total de ventas foráneas contra 15.9% de productos agrícolas).

-

Con una plataforma exportadora que incluye productos como fibras textiles, prendas de vestir, joyas, computadoras, alimentos procesados, plásticos, hule, calzado y juguetes, la política de promoción de exportaciones del gobierno tailandés apunta a incrementar los ingresos foráneos, de $42,540 millones de dólares en 1994, a $98,000 millones en el año 2000.

-

Eso sí, como consecuencia del cambio de vocación, el comercio del país asiático arroja un déficit anual que sobrepasa ya los $10,000 millones de dólares. Cuestionado acerca de los riesgos que esto podría implicar en un futuro cercano, Montri Danphaiboon, ministro de Comercio, respondió a EXPANSIÓN que el déficit “no es preocupante” y se financia “con recursos originados por la balanza superavitaria turística y transacciones de inversión financiera”.

-

Además, lo cierto es que el déficit no se ubica más allá del 7% del Producto Interno Bruto (PIB) que, a precios corrientes, se situó en alrededor de $164,000 millones de dólares en 1995 y mantiene una tendencia de crecimiento de por lo menos 8% desde hace tres años, con una inflación menor a 5%.

-

Muchos huevos, muchas canastas
-
La orientación exportadora de la economía tailandesa va más allá de los discursos. Todo el sistema legal, con incentivos claros, está diseñado para que los productos de este país salgan de las fronteras. Tan es así, que las pequeñas y medianas empresas son las que conforman la mayor base exportadora.

-

Está el caso, por ejemplo, de Tantiyanunt Garment Co, una empresa de textiles y prendas de vestir de mediana estatura que coloca 40,000 unidades mensuales en diversos mercados del mundo (80% se destina a Japón).

-

O bien el de KC Chiangmai Food Processing Co, que exporta 80% de su producción de alimentos procesados (maíz, bambú, hongos, tomates, -lychees, longans, fruta de la pasión, mangos, jengibre, sal de ajo, aceite de limón, etcétera) a Europa (40%), Estados Unidos (40%), Japón y países vecinos (20%).

-

Todavía más ilustrativo es el de Jaifah Chiangmai Lacquerware Co, una pequeña compañía dedicada a la fabricación de artesanías en madera, que coloca sus productos en los mercados europeo y estadounidense con bastante éxito.

-

El organismo que juega un papel fundamental al respecto es el Departamento de Promoción de Exportaciones, la agencia dependiente del Ministerio de Comercio responsable de promover la imagen y calidad de los productos tailandeses en los mercados internacionales. Sus funciones básicas, en voz de Sanit Vorapanya, su director general, “son desarrollar y planear estrategias para la promoción de exportaciones, organizar actividades de promoción y venta de productos tailandeses, proveer información comercial a los exportadores tailandeses y a los importadores extranjeros, apoyar el desarrollo de la calidad y el diseño de los productos, etcétera”.

-

La clave es la promoción, para la cual no se escatiman esfuerzos. Muy al estilo alemán, los tailandeses creen en las ferias y las exhibiciones comerciales como los foros adecuados para dar a conocer sus productos y hacer negocios con el mundo: desde la Feria Internacional de la Moda de Bangkok, la de Joyería y Piedras Preciosas, Autopartes y Accesorios, hasta las de Alimentos y los -shows comerciales Made in Thailand, los recintos feriales de este país se mantienen ocupados y por ellos desfilan millares de importadores de todo el orbe.

-

Esta cultura puede ser apreciada desde los sótanos de los edificios que albergan las oficinas del Departamento de Promoción de Exportaciones, en Bangkok y Chiang Mai, donde se encuentran las Salas de Exhibición Permanente de un amplio mosaico de productos de exportación.

-

La descentralización juega un papel fundamental en las políticas comerciales y de inversión. Chiang Mai, la rosa del norte, es hoy día la principal destinataria de la promoción de inversiones. Y los resultados están a la vista: la segunda ciudad de Tailandia está creciendo a una velocidad vertiginosa, ayudada por la permanente parálisis vial y los típicos problemas de megalópolis que vive Bangkok.

-

Por lo pronto, la intensa promoción para captar inversiones foráneas, según lo indican la Federación de Industrias Tailandesas y la Cámara de Comercio de Chiang Mai se está centrando básicamente en rubros como las prendas de vestir y los alimentos procesados, por tratarse de industrias ligeras de escaso impacto ambiental e intensa mano de obra.

-

Hasta luego, México
-
El Departamento de Promoción de Exportaciones de Tailandia cuenta con 20 oficinas de representación alrededor del mundo: dos en Japón, tres en distintos países asiáticos, una en Australia, ocho en Europa, cinco en Estados Unidos y una en México (en Guadalajara). Bueno, ésta muy pronto será historia.

-

No es muy difícil entender por qué la oficina tapatía muy pronto migrará a Miami. Simple y sencillamente, la crisis devaluatoria mexicana cerró de -facto el ingreso de productos tailandeses al país y, como dice Danai Pratchayanan, director del Centro de Comercio Tailandés de Guadalajara, transformó “a México en un exportador competidor, cuando antes era un mercado promisorio”. En efecto, de lograr un superávit anual sostenido en su balanza comercial con México, en 1995 Tailandia terminó con déficit.

-

“La labor de promoción actualmente es muy difícil --subraya Pratchayanan-, porque nadie quiere ni puede comprar. Muchos de los importadores con los que yo trataba, ya no están importando. El mercado se ha reducido, el poder de compra ha caído en más de 60%. Sin créditos de la banca, todavía peor. Todos los países asiáticos (Tailandia, Hong Kong, Indonesia, China, etcétera) están cayendo de 40 a 60% en sus exportaciones a este lugar. Y creo que en este año y el siguiente México seguirá en la sombra.”

-

El 1º de noviembre de 1992, el propio Pratchayanan abrió las puertas de esta oficina en la capital jalisciense, debido “a las buenas perspectivas y oportunidades que ofrecía el mercado mexicano para Tailandia, sobre todo en vísperas de un Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos, que ya se había anunciado”. El comercio creció a pasos acelerados e, incluso, en 1993 llegó a México la primera misión comercial de 48 compañías tailandesas, “con mucho éxito”, apunta Pratchayanan.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

La elección de Guadalajara como sede respondió a la política del gobierno tailandés de ubicar sus centros comerciales en ciudades que no fueran capitales, ya que en éstas se encuentran los consejeros comerciales de la Embajada Real del país asiático. La intención, además de promover el comercio en el mercado mexicano, apuntaba hacia toda Latinoamérica. Tras la hecatombe financiera de México, pues, Miami parece ser la opción para una cobertura mejor de América Latina. “México está durmiendo, por lo que hay que buscar otros mercados potenciales, como Brasil y Chile. No se pueden poner los huevos en la misma canasta, aunque eso sí, seguiremos con supervisión y servicio. Trabajaremos para mantener el contacto”, agrega Pratchayanan.

Ahora ve
La estatua de Diego Armando Maradona que provocó burlas en internet
No te pierdas
×