Tan fácil que sería vender

-
Roberto Morán

Fausto Hernández podría exclamar “se los dije”. Ya ha señalado que Francisco Gil Díaz no es necesariamente el secretario de Hacienda más capacitado para negociar con el Congreso. Reconoce que su presencia ha dado confianza a los inversionistas, pero advierte que difícilmente logrará que los diputados acepten su propuesta de reforma fiscal, con todo y que tiene elementos fáciles de vender: se supone que el objetivo era conseguir más dinero para el gasto social, algo que muchos legisladores de la oposición apoyarían gustosos. Hernández es miembro del Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE).

-

Y no es que haya una reforma fiscal completa, como señalan Carlos Frías y Pedro Carreón, socios de PricewaterhouseCoopers. Sólo se hicieron algunas ligeras adecuaciones. Quedan dos temas preocupantes en la propuesta de ley de ingresos: el impuesto especial sobre productos y servicios que discrimina a algunos sectores, como los de agua embotellada y gas,  y el incremento al impuesto sustitutivo del crédito al salario, que aumentará la carga sobre las empresas.

Newsletter
Ahora ve
México y otros 13 países se unen al llamado que la OEA hace a Venezuela
No te pierdas