Taparrosca versus corcho

La contaminación del corcho genera pérdidas millonarias a las bodegas. Se viene el cambio.
JFB

El corcho ha sido utilizado para tapar botellas de vino desde el siglo XVI, cuando se descubrió que esto permitía que la bebida no sólo se conservara sino que evolucionara en la botella.

- Aquel hallazgo que primero fue una tradición y mutó, después, hacia una industria en escala, hoy está en riesgo de morir como consecuencia de sus propias debilidades y ausencia de innovación.

- El Departamento de Enología y Vitivinicultura de la Universidad de California, en Davis, calculó en $100 millones de dólares anuales las pérdidas que sufre la industria en Estados Unidos a consecuencia de la contaminación del corcho. “Este mal pone en riesgo entre 2 y 10% de la producción de vinos embotellados”, asegura un estudio de la Institución. El problema podría ser del orden de miles de millones de dólares en todo el mundo, según la misma fuente.

- Empresas mexicanas, chilenas, estadounidenses y españolas ya empezaron a tomar cartas en el asunto. Aunque les  significa desafiar el rito y la tradición del corcho, migraron a la taparrosca.

- En México, la producción de botellas de vino con este sistema apenas llega a las 30,000 cajas anuales (1% del consumo nacional). Sin embargo,  los arriesgados auguran buenos números a la innovación.  “Son prácticas, económicas y fomentan el consumo; por eso funcionan muy bien para el uso diario”, afirma el director de ventas de Valle Redondo, Sergio Olmos.

- La firma es la principal comercializadora de ese segmento en México, con 3,000 cajas vendidas por año. Con la nueva presentación ingresó de lleno al mercado del vino.

- Vitro fue una de las primeras en subirse a la tendencia, asociándose con la estadounidense St. Julian para lanzar en el país vecino una botella cuyo sistema de sellado se hizo especialmente para una cápsula de aluminio con taparrosca, que además tiene la misma presentación del sellado tradicional con corcho.

- La empresa se posicionará como la primera vinatería estadounidense, fuera de California, que ofrece este sistema abre-fácil. Prevé vender 60,000 cajas promedio al año.

- La taparrosca es más que eso. También es una muestra de talento. Para Alfonso Gómez Palacio, director general de Vitro Envases, “es una enorme oportunidad de hacer notar nuestra capacidad y habilidad a la industria mundial del vino”.

Ahora ve
No te pierdas