Tarea fundamental

La corrección de abusos será un alivio para la población, pero la estrategia económica seguirá
Alejandro Castillo

Tomando en cuenta la caída de más de 10% que sufrió el PIB en el segundo trimestre, y las cifras de desempleo que alcanzan niveles históricos, amplios sectores, sobre todo empresarios, han comenzado a demandar un cambio en la estrategia económica.

-

No obstante, conviene insistir en que, salvo algunas medidas orientadas a eliminar rezagos y excesos, no es posible esperar un cambio en la política puesta en marcha por la presente administración, la cual comenzó por corregir los graves desequilibrios económicos acumulados a lo largo del sexenio anterior. Frente a eso, lo que queda a los empresarios y agentes económicos es adoptar medidas para superar lo más pronto posible las dificultades impuestas por el ajuste y contribuir a formar la nueva estructura económica del país.

-

No crear falsas esperanzas. De acuerdo con la política de ajuste que puso en marcha el gobierno zedillista, se han logrado importantes avances en lo que se refiere a la predicibilidad en el tipo de cambio, la disminución de la inflación y la baja en la tasas de interés. Mantener esos logros deja muy poco margen para responder a las demandas de los empresarios.

-

Así, aunque será mayor la proporción de recursos públicos que se aplicarán en el segundo semestre, no se debe perder de vista que el monto anual será inferior a lo dispuesto en 1994. Propiciarán un ligero alivio a algunas ramas, mas no será la solución de la crisis que esperan los empresarios.

-

Para ubicarse en la nueva realidad que vive y vivirá el país, es importante tener presente que de acuerdo con el Plan Nacional de Desarrollo (PND), el aumento de la demanda interna deberá estar sustentada en el crecimiento de las exportaciones y la inversión. Esto es, la recuperación del mercado interno será muy lenta y para sobrevivir las empresas deberán participar como exportadores directos o indirectos en el mercado externo, o demostrar eficiencia para sustituir importaciones.

-

Hasta el momento, los resultados de la balanza comercial son favorables Durante el primer semestre las exportaciones totales crecieron 32.8%, situándose en $38,311.9 millones de dólares. De esa cifra, destacan las exportaciones sin maquila, que sumaron $23,795.9 millones de dólares, con un crecimiento acumulado de 42.7%. Por otro lado, las exportaciones de la industria maquiladora sumaron $14,516 millones de dólares, con un crecimiento acumulado de 19.3%.

-

Por su otro lado, las importaciones cayeron 6.5% y se situaron en $35,223.5 millones de dólares. Así, se logró un superávit de $3,088.6 millones de dólares, situación sustancialmente diferente al déficit por $8,847.5 millones de dólares que se observó en el mismo periodo de 1994.

-

Desafortunadamente, eso podría ser pasajero. Fuera de algunas cuantas empresas con orientación exportadora, el comportamiento de la balanza comercial refleja básicamente el impacto de la devaluación y la contracción del mercado interno. Se está lejos de contar con una planta consistentemente exportadora y existe una gran dependencia respecto de la importación de bienes intermedios.

-

El reto. Durante el salinismo el crecimiento de las exportaciones fue posible gracias a la adquisición masiva de insumos importados con un tipo de cambio subsidiado. Aunque la apariencia sugería que México había al alcanzado un desarrollo que le permitía competir internacionalmente, lo cierto es que las cadenas industriales del país estaban destruidas. Las poco más de 12,000 firmas que entonces participaban en las exportaciones representaban menos de 5% del total de empresas manufactureras y dependían en gran medida de insumos importados. Lo más grave es que únicamente 300 grandes compañías concentraban más de 80% de las exportaciones. Hoy el reto es sustituir rápidamente y con eficiencia los bienes intermedios que se requieren para mantener y aumentar las exportaciones y para ello industriales, banca y funcionarios públicos deben estar en sintonía.

-

Existen posibilidades en la industria maquiladora, ya que sólo 5% de sus insumos son de origen nacional. Ahora, como el tipo de cambio es propicio para ésta, se observó un crecimiento de 9% en su número de trabajadores y de 29% en las importaciones de los insumos que utiliza. Desafortunadamente, la falta de integración nacional impide que eso se refleje en un aumento en el valor agregado en el país. Al contrario, como el tipo de cambio abarata los salarios y servicios que utiliza, el valor agregado en México medido en dólares disminuye y por eso el superávit de la industria maquiladora cayó 16% en el primer semestre, ubicándose en $2,201.4 millones de dólares.

-

No sólo en la maquila existe un amplio campo para la sustitución de importaciones. Durante enero junio se importaron bienes intermedios por $15,808 millones de dólares, entre los que destaca un grupo de 163 productos cuyas importaciones individuales fueron mayores a $20 millones de dólares en 1994 ó 1995. Un producto que tiene un mercado de $20 millones de dólares por semestre bien justifica una inversión.

-

Debido básicamente a la contracción del mercado interno, disminuyeron las importaciones en 114 de esos bienes intermedios, entre los que se incluyen textiles, calzado, madera y maquinaria y equipo. En los 49 restantes aumentaron las compras al exterior. Destaca la compra de material de ensamble para autos, con un incremento de 6% y un total de $3,594 millones de dólares, equivalentes a 22% de las importaciones de estos bienes. También sobresalen las importaciones de materias primas que no se encuentran en cantidad suficiente en el país, como la celulosa y el aluminio, por lo que se han convertido en un interesante campo para el desarrollo de la industria de reciclado. Asimismo, llama la atención el crecimiento en la importación de productos como sebos, aceites animales y vegetales, maíz y trigo, en los que el país podría ser autosuficiente.

-

Correcciones sin cambio en la estrategia. Aunque la baja que sufrió el PIB en el primer semestre pareció excesiva, ha permitido ubicar a la estructura económica más cerca de su realidad. Por desgracia, esa estructura no tiene capacidad para satisfacer las necesidades de una población superior a 90 millones de personas.

-

Es de esperar que para acelerar el logro de sus objetivos, este gobierno utilice el tipo de cambio de una manera más agresiva, de modo que propicie mayores exportaciones, limite aún más las importaciones y resulte atractivo para la realización de inversiones productivas. Eso es tanto más importante, en la medida en que, como se ha señalado en otras ocasiones, persiste la volatilidad en los mercados de cambio mundiales.

-

Además, la recuperación y la inserción eficiente en los mercados internacionales deberán superar grandes obstáculos: un sistema político desprestigiado, una burocracia gubernamental prepotente y un sector de intermediarios financieros caro y con tendencias especulativas.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Ante ese diagnóstico y la urgencia de proporcionar elementos de alivio, en los días previos al informe presidencial se dio a conocer un programa para atender las demandas de los millones de deudores que quedaron entramados en la crisis. También hubo elementos que generaron esperanzas en el sentido de que se adoptarían medidas importantes para terminar con expresiones caciquiles, que son la base del desprestigio del sistema y abrir las puertas para una real participación democrática. Si eso ocurre, significarán un alivio y contribuirán a fortalecer los consensos que requiere el país para diseñar los nuevos equilibrios que le permitan crecer sólidamente.

Ahora ve
Xperia Touch es el dispositivo que convierte una superficie en pantalla táctil
No te pierdas
×