Tasas: primer susto del año

Bastó un ligero incremento en las tasas de interés estadounidense para que terminara la euforia en
Alejandro Castillo

Finalmente, el 25 de marzo la Reserva Federal de Estados Unidos (FED, por sus siglas en inglés) decidió aumentar en un cuarto de punto porcentual sus tasas de interés. Esa medida era inevitable para desacelerar el vigoroso comportamiento que registraba la economía de Estados Unidos. Desde los últimos meses de 1996, los mercados financieros parecían estar en un ambiente de euforia.

-

Previamente, diversos funcionarios –incluido el presidente de la FED– habían hecho llamados a la prudencia, después de que en octubre de 1996 el índice Dow Jones alcanzara los 6,000 puntos y siguiera en acelerada carrera hacia los 7,000 puntos.

-

Cuando los bancos centrales suponen que existe el riesgo de que el crecimiento de sus economías genere presiones inflacionarias, porque la demanda de bienes o de trabajadores supera la disponibilidad, entonces aumentan sus tasas de interés con el propósito de enfriar el crecimiento y aflojar la demanda. En el caso de la economía estadounidense, las condiciones para un alza de ese tipo en las tasas de interés ya estaban dadas desde hace algunos meses.

-

No obstante, la decisión se había pospuesto, aparentemente en un intento por dejar que la economía se ajustara a sí misma. Se apostó a la posibilidad de que los bajos niveles de desocupación propiciaran nuevas inversiones en maquinaria y una mayor productividad. Y ese comportamiento fue, precisamente, uno de los factores que le han dado vigor a la economía estadounidense en los últimos años.

-

También hubo otros factores que contribuyeron a ese crecimiento. Entre ellos destaca el hecho de que la liberación mundial de los sistemas financieros propició un relativo exceso de capitales que se dirigió a Estados Unidos, por los atractivos rendimientos que llegó a proporcionar el mercado de valores en ese país. Esos flujos de recursos, a su vez, fortalecieron al dólar, lo que se reflejó en un abaratamiento de los productos importados por Estados Unidos.

-

La combinación de todos esos factores: fuertes inversiones, disponibilidad de recursos financieros e importaciones baratas, dio lugar a uno de los más prolongados periodos de crecimiento en ese país, con la característica de que en los últimos meses todavía mostró una fuerza inusitada. Por otra parte, la FED estaba reticente a intervenir, porque en el pasado los ajustes inducidos en condiciones similares provocaron fuertes recesiones.

-

Lo cierto es que hay señales de que el esquema que dio vigor a la economía estadounidense pronto podría encontrar límites. Así, aunque el aumento de tasas no implica necesariamente que se esté al inicio de una recesión en Estados Unidos, esa posibilidad no está cancelada.

-

En lo que se refiere a los mercados, es necesario señalar que si bien ya esperaban el alza en las tasas de interés, reaccionaron como si ésta hubiera sido insuficiente y en consecuencia el índice Dow Jones registró un ajuste de casi 5% en menos de una semana. Se dijo entonces que el vigor de la economía era tal, que la FED se vería obligada a aumentar nuevamente las tasas en los próximos meses.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Por lo pronto, en la medida en que depende de capitales especulativos, México no podrá aislarse de los efectos del aumento en las tasas de interés en Estados Unidos. Aunque se dé el caso de que no se registren fuertes presiones cambiarias, será necesario aumentar el premio para que esos capitales permanezcan en el país. Por consiguiente, se encarecerá el financiamiento a la producción y se limitarán las posibilidades del crecimiento económico.

Ahora ve
Estos perros robots quieren ser tu próxima mascota
No te pierdas
×