Teatro

-
Dolores Carbonell

Arte
-
-
Con más de 300 representaciones en el Teatro - Helénico, Arte es una de las comedias que ha llenado un destacado - espacio en las carteleras durante 1997 y 1998. El éxito parecía previsible - –aunque no seguro– cuando el director, Mario Espinosa, logró reunir a - tres figuras teatrales importantes: Héctor Bonilla, Claudio Obregón y Rafael - Sánchez Navarro; amén del peso específico que adquirió la obra con la - versión en español de Otto Minera. Luego, se afianzó poco a poco a medida - que Espinosa fue domeñando los ímpetus de Bonilla (a veces tentado a ser - nada más que él mismo en el escenario), cincelando la intensidad de Obregón - y moldeando para su provecho la naturalidad de Sánchez Navarro. Para, - finalmente, consolidarse con una buena escenografía de Gabriel Pascal.

- La autora Yasmina Reza, hija de madre húngara y padre iraní, que actúa y - dirige en París, recibió en 1995 el Premio Molière por esta obra, cuyo gran - tema es la pasión por la verdad y cuya acción gira alrededor del soberbio - cuadro blanco (el gran leitmotiv de la comedia), que Serge (Obregón) - compra en una cantidad millonaria.

- Loco de impaciencia por conocer la opinión de sus dos mejores amigos sobre - su adquisición, Serge pasará del entusiasmo al enojo, y hasta a la - desesperanza, cuando cada uno de ellos da su opinión sobre el lienzo. Frente - a él, Marc (Bonilla) e Iván (Sánchez Navarro) se verán en la necesidad de - echar mano de toda su inventiva para construir un juicio crítico frente a una - tela en la que, por más que se esfuerzan, sólo logran ver blanco aunque, a - veces, vislumbran unas tenues líneas de color que atraviesan, casi - imperceptibles, la “obra de arte”.

- La idea parece divertida, y lo es. Pero Arte no sólo se queda en la - oportunidad para reír ante el absurdo propuesto por el orgulloso comprador; - los diálogos conllevan un subtexto que aborda las diversas expresiones de la - amistad, la capacidad de creer, y un atractivo juego de poderes... con sus - pactos, sus grandes batallas y sus treguas.

- El enorme cuadro blanco de Serge es, asimismo, el gran pretexto para - abordar la moda, el universo masculino, el esnobismo, la capacidad de disentir - y hasta la necesidad de conciliar. Y es también, desde un punto meramente - teatral, la ocasión para ver “jugar” sobre el escenario a tres - virtuosos... muy divertidos.

- - Loco por ti
-
-
De acuerdo con la tradición Fábregas, el Teatro San Rafael presenta la - mejor opción de los musicales que hoy pueden encontrarse en la cartelera, - luego que La Bella y la Bestia saliera de escena. Con música y letra - de George Gershwin (primer letrista de canciones en obtener un premio - Pulitzer), la comedia se apega a los cánones más tradicionales del género - musical y aborda una ingenua historia de amor que recibió el premio Oliver y - una nominación al Tony en 1992.

- Por eso, Loco por ti tiene sabor a película estadounidense de los - 50, aunque lo cierto es que fue estrenada hace seis años en el Teatro - Schubert de Nueva York, donde permaneció en cartelera por más de cuatro - años.

- En México, Loco por ti sirve de marco para el debut en teatro de - Lisset, la cantante apadrinada por Armando Manzanero, que se oyera todas las - noches con el tema de la telenovela “Nada personal”. La pareja de Lisset - Gutiérrez Salazar es el ya veterano Manuel Lanceta, cuya voz ha podido - disfrutarse lo mismo en La tienda de los horrores, que en Platón, - el soñador navegante y Cats, entre muchas otras. Así pues, lo - menos que este dúo garantiza, y cumple en escena al interpretrar el material - de Gershwin, es el disfrute de voces, música y letra de primera.

Ahora ve
No te pierdas