Teleconcursos. ¡No le saque!

-

Los programas de concursos por televisión se realizan en situaciones cada vez más peligrosas, tanto para los participantes como para quien los produce.

-

Ya quedaron atrás esas series en las que el competidor subía al palo ensebado para obtener "vales canjeables por efectivo o por productos para el hogar", como gritaba el conductor de antaño. Ahora hay que sobrevivir en una isla desierta o nadar entre tiburones atontados, pero dientones, para ganar miles de dólares, un auto o una casa.

-

El caso es que esos programas cada día cuentan con más adeptos y, en consecuencia, con más patrocinadores. El negocio es redondo y lo saben los creadores de la televisión mundial, como algunos productores de USA Network y el realizador Bruce Nash, quienes se encuentran negociando un proyecto en el que las capas y espadas toman nuevos tintes de realidad y convierten a los concursantes en modernos Sandokan.

-

En la serie, tentativamente llamada Break In!, dos equipos deberán recuperar una obra de arte robada, el botín de un asalto o algún documento extraviado por el gobierno de equis país, los cuales ni siquiera los organismos de inteligencia más avanzados han podido encontrar. El bando que regrese primero el botín a sus verdaderos dueños, será el ganador y merecedor a una recompensa millonaria.

-

Cada grupo tendrá un determinado tiempo para idear su plan de rescate, contará con facilidades provistas por la televisora y los patrocinadores y será grabado en todo momento.

Newsletter
Ahora ve
El grupo terrorista “ISIS” se atribuye ataque al Parlamento en Londres
No te pierdas