Televisa nos necesita

&#34La familia Azcárraga debe tomar en cuenta a sus socios en Estados Unidos.&#34
Alberto Bello /

A los 58 años, Gustavo Cisneros se ha tomado un respiro. En marzo, como una estrella de rock o un escritor, recorrió el mundo hispano para presentar su biografía. “Tal vez quise dejar algún testimonio para los hijos, las nuevas generaciones, los ejecutivos que tanto han tenido que ver con esto.”

- Lo que llama “esto” es una historia empresarial nacida de la flota de autobuses fundada en Caracas por su padre, Diego Cisneros. A sus manos llegó con la televisora Venevisión y la embotelladora de Pepsi–Cola en su país. A partir de ahí se convirtió en uno de los primeros hombres de negocios latinoamericanos en atacar el mercado estadounidense. Su firma es un modelo de profesionalización de la empresa familiar en Latinoamérica y él es uno de los protagonistas de la convergencia entre la televisión e internet en la región.

- “La gran lección es cómo compaginar el hecho de hacer compañías, hacer dinero y hacer bien. Si esa mezcla se hace mal, no funciona, quiebras o no tienes éxito. Pero si resulta tienes muchas satisfacciones a lo largo de la vida”, dice el líder de 30,000 empleados en 72 países.

- Cisneros vive en Caracas. Sus medios han vivido las presiones del presidente Hugo Chávez, un hombre al que recomienda “una fuerte dosis de democracia”. Univision, DirecTV Latinoamérica y AOL son sus principales inversiones. Sus activos, que incluyen cervezas y supermercados, suman un valor de $4,600 millones de dólares, según la revista Forbes.

- El centro de su estrategia ha sido desde sus comienzos la integración vertical. Un ejemplo: en los años 60, como propietario de la cadena de supermercados CADA, en Venezuela, adquirió varias marcas de consumo, productos que se anunciaban en Venevisión y llenaban los estantes de sus establecimientos. Un círculo perfecto.

- Desde principios de los 90 aplicó la misma táctica en el mundo digital hispano. En su mercado experimental, Puerto Rico, es propietario de televisión, radio, una distribuidora de videos, supermercados, DirecTV y America On Line Latin America (AOLA). La sinergia entre compañías es total. En México tiene 700,000 usuarios en AOLA y 200,000 en DirecTV (aunque no participa de la empresa local, propiedad de MVS y Hughes Electronics, “por no competir con mi socio Televisa”, accionista de su rival, Sky).

- En Estados Unidos posee más del 10% de Univision, la principal cadena de televisión y radio hispana, y cobra 6% de los ingresos por concepto de regalías –Televisa, que provee la mayor parte de los contenidos, recibe 12%–. El capital está controlado por Jerry Perenchio, con un porcentaje similar de acciones. Junto con Cisneros y Emilio Azcárraga Milmo compró la compañía en 1992 a Hallmark por $505 millones de dólares. La empresa vale hoy $10,000 millones de dólares y tiene crecimientos anuales superiores a 20%.

- Emilio Azcárraga Jean, presidente del Consejo de Administración de Televisa, busca con su cambio de residencia a Miami obtener la nacionalidad estadounidense, prerrequisito para controlar un medio. Su intención es buscar una fórmula para combinar Televisa y Univision.

- “Tenemos que sentarnos a hablar de eso –dice Cisneros–. Yo creo en las combinaciones grandes, porque he sido arquitecto de muchas de ellas.” El empresario venezolano tiene dudas sobre si la legislación mexicana permitiría algo así. En todo caso, piensa que Azcárraga “tiene que hacerlo en conjunto, con Perenchio y nosotros”.

- La televisora de San Ángel afirma que tiene otras opciones: crear una red de estaciones propias o apoyarse en sus socios más fuertes: Carlos Slim (que controla 25% de las acciones de Televisa a través de una sociedad de inversión de Inbursa) o Bill Gates, presidente de Microsoft, que ha invertido $300 millones de dólares en la empresa de medios. Cisneros, que asegura que no ha conversado con Azcárraga Jean al respecto, piensa que estas opciones no tienen sentido. “Lo natural es que se asocie con Perenchio y con nosotros.”

- Lo cierto es que, según fuentes próximas al sudamericano, no hay motivos para pelear. El negocio es redondo: las novelas que se producen en Caracas o México se entregan sin costo adicional a Univision. Y los ingresos de todos los socios están creciendo sin cesar, en lo que se desarrolla el mercado publicitario hispano. Un factor juega a favor de Televisa: Perenchio tiene 72 años; Azcárraga Jean, 36.

- Un mercado integrado
Cisneros está convencido de que el mercado hispano no es flor de un día. No morirá con la integración de los inmigrantes a la cultura de la unión americana. “Puerto Rico es estadounidense desde 1898, y los dos idiomas sobreviven perfectamente; la gente está orgullosa del castellano aunque todos hablan inglés también.” El vecino país del norte, además, seguirá necesitando de la mano de obra latinoamericana. Algo que, según el empresario, se fortalecerá si los acuerdos migratorios se generalizan en la región.

- “En estos momentos tenemos el peor de los dos mundos, porque la gente [emigrantes ilegales] se queda aislada y sin pagar impuestos –dice Perenchio–. Creo que los  presidentes Fox y Bush ya están haciendo un arreglo, al que seguirá otro con El Salvador, Guatemala y el resto de América.”

- Pese a esto, Venevisión tiene un centro de producción en Miami “para dar al emigrante de segunda generación una experiencia más local”. Y eso que la diferencia de costos es abismal: un capítulo de novela producido en Venezuela cuesta $50,000 dólares; en Estados Unidos puede llegar a $1 millón. En la generación de contenidos Cisneros aplica un principio que es general en su grupo: el talento está en los ejecutivos, los libretos y los actores. Éstos viajan de uno a otro lugar dependiendo de las necesidades estratégicas. “Cambiamos las producciones de país a país dependiendo de los costos”, explica. Hoy tiene centros de producción en Perú, Venezuela y Miami.

- Una fusión en el aire
Cisneros decidió a principios de los 90 cambiar su esquema de negocio. Dejó de pensar en términos de flujos para apostar por el valor de las compañías y se metió de cabeza a las telecomunicaciones.

- Lo primero fue encontrar una plataforma distribuidora de contenidos en todo el continente. En 1995 se asoció con Hughes Electronics, una división de General Motors, en DirecTV, el sistema de DHT. El proyecto lo enfrentó a los Azcárraga Jean, que junto con los brasileños de O Globo se asociaron en Sky.

- El venezolano se quedó con 40% de Galaxy Latin America, la proveedora de las empresas locales de DirecTV. En México, los socios domésticos de esta organización son MVS y Hugues, al 50%.

- Años después de su lanzamiento, la compañía acaba de reestructurar sus pasivos después de un año en el Capítulo II de Estados Unidos (suspensión de pagos). Mantiene 14% de las acciones. “Hay buena voluntad para terminar bien el proceso”, comenta.

- La unión de DirecTV y News Corp, la empresa de Rupert Murdoch que controla Sky, se negoció hace dos años. El intento se frustró por una oferta rival de Echostar de $19,000 millones de dólares, en un principio aceptada por GM pero no aprobada por las autoridades estadounidenses. “En este momento no hay discusión alguna ni acuerdo establecido para fusionar o combinar las plataformas de Sky y DirecTV”, lee Cisneros.

- Hoy esta última iguala en suscriptores a Sky en Brasil, Colombia y Chile. Es fuerte en Centroamérica y Venezuela, donde es el único operador.

- La aventura de internet
En 2001 los discos de AOL llenaron miles de hogares mexicanos. Tres años después la compañía decidió permanecer en el país, con una base de usuarios de 700,000 clientes. “Estamos establecidos. Esa era la duda: si nos quedábamos o no”, afirma Cisneros.

- El empresario nunca le apostó a la especulación financiera que provocó el colapso de los mercados bursátiles. Su apuesta era la convergencia de la Red y los contenidos.

- Esta aventura global arrancó en 1998 gracias a una asociación con Steve Case en AOLA, entonces propiedad de AOL Time-Warner. Los problemas de la corporación en Estados Unidos, dice Cisneros, y la llegada a la presidencia del grupo de Richard Parsons supone que “es una compañía ahora bien estructurada”. Hoy Cisneros tiene 40% de AOLA, una firma independiente en la que AOL Time Warner posee la misma participación. El banco Itau de Brasil es el tercer socio.

- El empresario piensa que la oportunidad del grupo está en convertirse en proveedor de contenido. “Ningún carrier de telefonía ha tenido éxito en eso –comenta– y al final, internet se va a reducir a una pantalla de televisión que es un teléfono. Es un negocio que conocemos perfectamente.” La agrupación espera equilibrar gastos e ingresos en un año.

- ¿Salida a Bolsa?
La duda es, después de esta parada de reflexión, hacia dónde ir. La Organización Cisneros no cotiza en Bolsa, aunque sí lo hace Univision. El empresario no descarta la posibilidad. Cisneros reside en Caracas, aunque la mayor parte de sus operaciones están centralizadas en Miami. No teme los efectos de la inestabilidad de su país sobre sus empresas. Hace muchísimos años que decidió dirigir un grupo internacional. Ni en Venezuela ni en ningún otro país tiene más de 15% del negocio, salvo en Estados Unidos.

- “La economía venezolana es muy difícil, se respira la política desde que uno se levanta hasta que se acuesta –comenta–, pero nos hemos adaptado.” Una muestra de compromiso: hace tres años compró el equipo de beisbol de Caracas. “Fue una apuesta muy grande por el país.”

Newsletter
Ahora ve
La crisis de la carne en Brasil se extiende a lo económico y lo político
No te pierdas