Teresa García Marín. Vicepresidenta de

-
Valentín Fuentes

“La vida me ha llevado por un camino que yo de chiquita no lo veía”, dice Teresa García Marín, quien hoy tiene a su cargo a un “ejército” de publicistas enfocados a fortalecer la presencia en el mercado de nombres como Gerber, Pedigree, Novartis y 3m. Está convencida de que para alcanzar objetivos, la receta es trabajar de manera colectiva. “Diario aprendo de la gente que tengo como equipo, de mi director y de los clientes.”

-

Afirma que algo que le han enseñado sus 12 años de experiencia como publicista es no eludir barreras. “Me encantan los retos; le entro al toro en lo que se me presenta, en lo que venga”. Está convencida de que su condición femenina es una gran arma. “Me gustan la responsabilidad y el compromiso, creo que por el hecho de ser mujer, esas dos cualidades son inherentes en mí”.

-

Confiesa que nunca ha sido feminista y que jamás se ha topado con obstáculos sexistas en su ascendente carrera dentro del medio de la publicidad. “Yo nunca pensé en el hombre como un rival. Venía a trabajar y era lo mismo tener a un hombre o a una mujer al lado”, dice reflexiva.

-

Con el supersónico tren de trabajo que exige su puesto, Teresa tiene que ser muy buena administradora para aprovechar al máximo 20% de tiempo que le queda libre. Para eso tiene una solución: escaparse con su esposo a Puebla o a San Miguel Allende y olvidarse de todo a partir del viernes por la noche y hasta el domingo.

-

Hoy, después de 12 años de haber concluido la licenciatura de publicidad en la Universidad de la Comunicación, Teresa no se siente plena y piensa en el extranjero como una nueva opción de crecimiento. Por cierto, sus sueños la invitan a no tener límites: “No sé si mi próximo paso sea la presidencia de alguna agencia pero, ¡por supuesto que me encantaría!”, admite.

-

Newsletter
Ahora ve
Este es el nuevo iPhone 7 y 7 Plus edición especial de color rojo
No te pierdas